Frases Nutricionales Dudosas en la Sabiduría Popular

Se dicen todo el tiempo y en cualquier ámbito, tienen un sentido lógico y hasta, a veces, riman. Pero muchos de los refranes y frases hechas de la alimentación carecen de sentido, contradicen lo que sostiene la ciencia o con el tiempo se ha retorcido su significado.

Es un recurso dialéctico sumamente eficaz: completar una reflexión o discurso que una frase hecha. Sucede en la vida diaria y el mundo de la nutrición. Sin embargo, la mayoría macanas marketineras, vetustas, populares, etc.  Si además las dicen en inglés o en latín, el efecto redobla y la credibilidad de los interlocutores se vuelve mucho mayor. Aún gana más “prestigio” cuando la frase tiene verso; ya sabes, cosas como “una manzana al día mantiene al médico en la lejanía” (en realidad, proviene de un aforismo anglosajón: ‘one apple a day takes the doctor away’). Una estrategia, la de la rima, que suele ser el terreno perfecto para los refranes.

 En cualquier caso, son apreciadas como fruto de “la sabiduría popular”, lo de sabiduría está por verse.

Elegís lo que te interesa, descartás el resto.

Muchas veces caigo en el error confundiendo lo accesorio con lo fundamental. Veamos ejemplos con algunas de las frases sobre nutrición más conocidas.

Somos lo que comemos

Fuera de contexto, esta expresión, que suele usarse para defender y proponer una alimentación saludable -si comés bien estarás sano, y si comés mal, enfermo-, está desconextualizada.

Proviene del antropólogo alemán Feuerbach quien escribió: “Si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come”. Así pues, a la hora de usar estos argumentos a mediados del siglo XIX, Feuerbach hacía referencia a cuestiones de derechos humanos -relativas al acceso de cualquier persona a suficientes alimentos de calidad- y no a los aspectos nutricionales. En su contexto, habla de reivindicaciones sociales.  

Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo

En realidad, es una forma muy monárquica -y demodé- de pretender definir al desayuno como la comida más importante del día. Una idea que, por sí sola, da como para escribir un artículo De hecho,  la evidencia científica disponible  no le otorga la virtud de “indispendable” al hecho de desayunar. La clave no es desayunar o no: la clave es que, si decidís abrir la boca para hacerlo, elijas bien los ingredientes, porque la mayor parte de la oferta comercial de productos ‘para desayunar’ están cargados de azúcar, grasas de dudoso origen y, por tanto, de calorías y además cosas poco recomendables que características de los ultraprocesados.

Hay que beber ocho vasos de agua al día

Pouring water from bottle into glass on blue background

Ahogarte en ocho vasos, dos litros o cualquier otro volumen similar al día, carece de todo sentido lógico. Es probable que el origen de esta recomendación provenga de la interpretación sesgada que en 1945 se hizo de las recomendaciones halladas en el Food and Nutrition Board of the National Research Council que citaba textualmente: “Se podría establecer una asignación diaria de agua para un adulto en unos 2,5 litros de agua…”.

Palabras que podrían hacer bueno el consejo, si no fuera porque el mismo texto continuaba diciendo que “… la mayor parte de esa cantidad está contenida en los alimentos que se consumen habitualmente”.  Se sospecha que su popularidad actual  proviene, con pocas  dudas, de la presión de la industria embotelladora de agua. Es un  genio el que se hizo rico vendiendo agua.

Hay que comer de todo con moderación

Este concepto también adopta otros formatos como el “comer un poco de todo y un mucho de nada”, “de todo y en plato de postre”, etc. Pero no, no tenemos que comer de todo, ni hacerlo así está relacionado con mejores patrones dietéticos. Al contrario: hoy en día el catálogo y la variedad de alimentos ultraprocesados de peor perfil nutricional es tan abrumador en su oferta, que en estas circunstancias, el “comer de todo” sería más un defecto que una virtud. En tiempos de nuestras abuelas podría ser diferente, ya que solo había lo que ahora se conoce como “comida real”.

Es que en aquel entonces la variedad podría ser una virtud, ya que con ella, se podría hacer acopio de todos los nutrientes, y por tanto minimizar el riesgo de enfermedades carenciales o deficitarias, un verdadero problema en aquellos años.

En la actualidad, lo único que se consigue al promover que se coma ‘de todo’ es por un lado hacer el caldo gordo a los productores de propuestas ultraprocesadas y, no a cuidar nuestra salud.  

Hay que hacer cinco (o seis) comidas al día

Otro dogma de los comunicadores nutricionales, todavía suena como slogan publicitario

Aunque por motivos metabólicos y para evitar el riesgo de que nos entre la tentación del nefasto picoteo entre comidas.

Es que ni dos, ni tres, ni cinco, ni ochenta; recomendar al conjunto de la población un número concreto de ingestas sin tener en cuenta la variabilidad personal, los gustos, la naturaleza de las opciones escogidas y las circunstancias es, directamente, un absurdo que solo beneficia a la industria que pone en el mercado aquello que vayas a comer.

Se atribuye a Hipócrates la paternidad de esta frase. Hace 25 siglos la sentencia estaba cargada de significado. Es cierto, y no seré yo quien lo niegue, que nuestros hábitos de vida en general y los dietéticos en particular tienen un papel importantísimo en nuestro pronóstico de salud; sobre todo en materia de prevención más que de curación. Pero de ahí a pensar que alguien puede curarse de un cáncer con brócoli orgánico, o de la diabetes con lentejas verdes… claro que no.

La frase en cuestión, siendo perfectamente válida en los tiempos que se enunció, hoy, tristemente, suele ser la puerta de entrada a peligrosas falacias naturalistas -“lo natural es bueno y, si es bueno, es natural”- de cualquier índole. En ocasiones incluso causas valiosas, como el comer de forma saludable, se defienden con argumentos absurdos.

Prestemos atención a lo que comemos

Hay ocasiones en que los refranes carecen de toda lógica, tanto en su intención como en su sentido práctico. Un ejemplo claro sería el de el melón, que “por la mañana oro, por la tarde plata y por la noche mata”.

Una tontería que dice que por la noche el melón es indigesto e incluso fermenta en el estómago. Sin pretender ponernos a su altura, ante este tipo de argumentaciones “cuñadistas” solo cabe responder que en el estómago siempre es de noche. En resumen, no existe razón alguna que justifique que un mismo alimento tenga diferentes efectos en una misma persona en virtud de la hora del día y dentro de unas circunstancias razonables.

En fin…

Tené  en cuenta que ni las frases hechas ni los refranes nutricionales son ciencia, y que si nuestas tatara-tatara-tatara-abuelas fuesen infalibles, no haría falta seguir investigando prácticamente sobre nada.

Basado en un texto del Dietísta-Nutricionista  Juan Revenga

Editado por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Autor: Doctor Ugarte

doctorugarte es Alejandro Ugarte, Médico especializado en Nutrición y Diabetes. Profesor del Instituto Universitario CEMIC,, en la carreras de Medicina y de Nutrición. Aplica técnicas de Coaching Nutricional. Trabaja para difundir temas nutricionales por un especialista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: