El poder de una creencia

Un cuentito clásico describe las penurias psicológicas de un hombre que está convencido de que es un cadáver. No come, ni va a trabajar. Todo lo que hace es permanecer sentado, repitiendo que «soy un cadáver».

El psiquiatra trata de convencerlo de que en realidad no está muerto. Después de estar un buen rato discutiendo, finalmente el psiquiatra le pregunta: «¿Los cadáveres sangran?».

Tras pensarlo un momento nuestro hombre responde: «No, en un cadáver todas las funciones corporales han quedado ya interrumpidas, por lo cual no puede sangrar». Entonces el psiquiatra le dice, «Bien, vamos a hacer un experimento, voy a tomar una aguja y te voy a pinchar el dedo para ver si sangrás». Como el paciente es un cadáver no puede hacer gran cosa para evitarlo, de modo que el psiquiatra lo pincha con una aguja y la sangre brota al instante. El hombre la mira muy sorprendido y exclama: «Vaya! ¡Ahora resulta que los cadáveres sí sangran!».

El asunto es que cuando tenés una creencia, ninguna evidencia ambiental o conductual la cambiará, pues las creencias no están basadas en la realidad. Tiene mas valor la creencia que un conocimiento demostrado. Las creencias tratan de cosas que nadie puede saber realmente.

Creés solo la verdad (¿cuál verdad?)

Por ejemplo, alguien cree que un alimento reduce el riesgo de enfermedades, fortalece el sistema inmune, actúa como antioxidante, ayuda a reducir la grasa corporal, incluso, a prevenir lagunas mentales. Y lo consume, pero además sale a convencer a otros de tales bondades. Pensás que si le dijéramos que no existe ningún aval científico ni investigaciones que comprueben realmente todas estas ventajas ¿cambiaría de opinión?. Seguramente no, te llenaría de teorías y razones, ejemplos de personas que se beneficiaron con el producto. Y hasta publicaciones que avalan su creencia.

A modo de ejemplo, en las redes y con mucha popularidad aparece un jugo «detox», promovido entre otros por deportistas como Novak Djokovic y celebridades internacionales, como Gwyneth Paltrow, quienes hablan y comparten con sus seguidores (millones) las maravillas de sus virtudes. Lo que sabemos es que se trata de un jugo a base de apio, una simple bebida verde de bajas calorías que cobró relevancia en los últimos tres años. Es una importante fuente de agua –el 95% de su composición- y por contener vitaminas K, A y C, y minerales, entre ellos potasio, magnesio y ácido fólico que son beneficiosos para la salud.

Sin embargo, no existe ningún aval científico, ni investigaciones que comprueben realmente todas estas ventajas. 

En medicina tenemos una muy interesante demostración del poder de las creencias: los placebos.
El efecto placebo se refiere al hecho de que algunas personas que creen que
están recibiendo medicación para su enfermedad mejoran o incluso se curan,
cuando en realidad lo que están tomando no es ninguna medicina ni tiene efecto
terapéutico alguno sobre su dolencia.

¿Y si adelgazan?

Un conocido científico en EEUU decidió hacer una investigación sobre los programas de adelgazamiento o pérdida de peso. Allí como en el resto del mundo hay muchas de las dietas y programas, que son radicalmente diferentes unos de otros. Unos dicen: «Podés comer todo lo que quieras, con tal que hagas ejercicio físico». Mientras otros aseguran: «No importa el tipo ni la cantidad de ejercicio que hagas, pues básicamente se trata de un problema nutritivo». Algunos tan sólo regulan en el tipo de alimentos que se pueden tomar, mientras que otros incluyen suplementos nutritivos.

Pero lo más sorprendente es que todos ellos funcionan en muchos casos. Es decir, todos son efectivos para algunas personas. Así, este investigador en lugar de dedicarse a analizar los diferentes programas se centró en las personas. ¿Qué ocurrió? ¿Por qué funcionaron?. Descubrió que todas esas personas tenían dos características comunes, independientemente de cual fuera el plan o la dieta que hubieran utilizado.

La primera de ellas es que el inicio de dicha dieta estuvo acompañado por otro cambio importante en sus vidas, ya se tratara de un cambio en el trabajo, en sus relaciones o en su entorno. Es decir, que la dieta se siguió junto con otro cambio importante.

La segunda cosa que todos ellos manifestaron fue algo así como: «Esta vez realmente estaba preparad@ para cambiar». Estaban listos para adelgazar y yo creo que la cualidad de ese estar listo es muy importante, especialmente en relación con las creencias. Cuando un paciente que llega a tu consulta sueleestá listo para cambiar, le puedes soplar y seguro que cambiará. Cualquier cosa que le hagas servirá, pues prácticamente está esperando que alguien le de permiso para cambiar. Hay un chiste que pregunta cuántos psicoanalistas hacen falta para cambiar una lamparita. Sólo uno, pero se necesita mucho tiempo, es un proceso caro y además la bombilla debe estar preparada y lista para cambiar. Entonces aquí la pregunta importante es: ¿ Cómo hacemos para que alguien esté listo para cambiar?

Si alguien cree que  puede cambiar, cambiará.

Y también

Si alguién cree en los jugos Detox no habrá evidencia que lo haga cambiar de opinión. Como si dijeran «por supuesto que los cadáveres sangran».

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

En Tik Tok doctorugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y comenzás tu camino.

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Autor: Doctor Ugarte

doctorugarte es Alejandro Ugarte, Médico especializado en Nutrición y Diabetes. Profesor del Instituto Universitario CEMIC,, en la carreras de Medicina y de Nutrición. Aplica técnicas de Coaching Nutricional. Trabaja para difundir temas nutricionales por un especialista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: