Vamos las Legumbres

En el universo vegetariano, las legumbres gozan de su merecido reconocimiento. Su porcentaje de proteínas es el mas alto del reino vegetal. Además son fuente de fibra, almidón y grasa saludable. Te comparto esta receta de Mónica Escudero.

LENTEJAS CON BERENJENAS Y YOGUR

Si necesitás ponerle algo de proteína animal porque para vos es “como si no comieras”, pensá en pechuga de pollo, o un poco de cuadril. Pero, la verdad, está buenísimo comerlas así: podés hacer el sabor aún más intenso añadiendo un chorrito de vino blanco seco al caldo y hacerlo subir o bajar de picante a tu gusto.

Podés usar cualquier tipo de lenteja, para esta receta no necesitan remojo. El tiempo de cocción suele rondar los 40 minutos. Aunque no necesitan, si tenés apuro estará bien tenerlas remojadas para acortar el tiempo de cocción.

Ingredientes

Para 4 o 6 personas

  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 2 berenjenas medianas
  • 2 zanahorias
  • 200 g de tomates cherry (pueden ser peritas)
  • 250 g de lentejas no necesitan remojo
  • 1 litro -aprox- de agua o caldo (o mitad y mitad agua)
  • 1 yogur natural
  • Picante al gusto, si te gusta
  • Unas hojas de albahaca y de perejil
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Quitale el pedúnculo, lavá y cortá la berenjena en dados grandes. Lava los tomates cherry. Pelá las zanahorias y cortarlas en rodajas anchas. Salpimentá generosamente ambas hotalizas y ponelas en una cacerola u olla a fuego medio-alto con la mitad del aceite, removiendo de vez en cuando durante unos ocho minutos (o hasta que empiecen a tomar color).

2. Pelá y picá el ajo y la cebolla, y añadilos a la olla junto al resto del aceite y seis hojas de albahaca. Bajá un poco el fuego y terminá de dorar todo junto durante tres o cuatro minutos más.

3. Añadile 750 ml del agua o caldo a temperatura ambiente, las lentejas -lavadas en un bol con agua que cambiarás dos veces y luego las escurrís- ,y a la cacerola junto a las berenjenas, los tomates, las zanahorias y un poco de sal, si hace falta.

4. Llevalo a ebullición durante unos 40 minutos a fuego medio y sin tapa, vigilando a partir de los 20 min por si hubiera que añadir algo de líquido. Estarán listas cuando estén blandas, pero enteras y con una cierta resistencia al mordisco. Servlas calientes o templadas con una cucharada de yogur, picante al gusto y más hojas de albahaca o perejil.

Falta la cucharada de yogur natural

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Dale protagonismo al pescado en tu dieta

Come pescado que es saludable, lo decía mi abuela y no era especialista en nutrición (¿o si?). Como todas las semanas hoy fuimos a la feria del barrio. Estuvimos en animada charla con el puestero de pescado, que nos ilustró sobre las virtudes de la mercadería que presentaba esta mañana.

Veamos como superar las supuestas dificultades que se presentan para incrementar el consumo de este alimento “bíblico” en la dieta habitual de los argentinos.

Sin espinas

Las espinas del pescado pueden ser peligrosas para los más pequeños, y generan miedo en aquellos ya mayorcitos que se imaginan como se les clavan en la faringe.  La solución parece sencilla: elegir el pescado en filetes o lomos sin espinas, en lugar de enteros o trozos, esto hasta que seas más consciente de lo que estás comiendo (un entrenamiento). La oferta de estas presentaciones sin espina es muy grande: merluza,  lenguado, pollo de mar, brótola, lomos de atún o salmón blanco…, aunque también se puede pedir otros y que te los limpien en la pescadería.

No aburras con el filet de merluza

A muchos resulta monótono y aburrido comer pescado porque se prepara o se condimenta siempre de la misma manera (frito, rebozado o empanado). La alternativa para que ésta no sea la razón de su rechazo también es sencilla: cambiar la preparación, la condimentación y la guarnición que acompaña al pescado; cocinalo de forma que resulte más atractivo. En croquetas, buñuelos, albóndigas,  estofado, en tortilla, con salsas diversas, con papas, acompañado de verduras, a la plancha, al horno, a la parrilla, relleno… Con una pizca de imaginación, un pescado se puede convertir en un plato muy apetitoso.

Disimulá  el sabor del pescado

A los que no les gusta el pescado se los puede “engañar”. Algunos lo rechazan porque lo encuentran insípido, comparado con otros alimentos, mientras que a otros es por el sabor y el olor de algunos pescados, sobre todo los más grasos; les resulta muy fuerte.

Hay trucos que pueden solucionar este inconveniente. Por ejemplo, macerarlos con limón, aceite y hierbas aromáticas, acompañarlos de salsas diversas y de guarniciones de hortalizas, papas o arroz, son maneras prácticas y sencillas de cambiar el sabor del plato.

Si se cocina hervido o a la plancha, el sabor y olor a pescado está más marcado, por lo que se puede atenuar o disimular su sabor sin ocultarlo del todo. Con el acompañamiento de distintas salsas (bechamel, salsa rosa, salsa verde…) y las diferentes formas de preparación (horno, papillote, escabeche, rebozado,…) se suaviza su sabor.

Que el pescado “no me llena”

El tipo de proteína característica de los pescados, distinta a la de otras carnes, hace que los primeros sean, en general, más fáciles de digerir. Eso es lo que provoca que noten el estómago “vacío” a las pocas horas de comer pescado. Aunque esta sensación depende del contenido en grasa del pescado (los azules tienen más grasa y su digestión es más lenta), de la forma de cocinado y de cuál sea su acompañamiento.

Un pescado al horno o en  guiso y acompañado de papas, garbanzos  o arroz, “llena” tanto o más que un bife de cuadril con papas.

¿Pescado fresco, congelado o en conserva?

Hoy en día, gracias a los avances tecnológicos, los alimentos congelados son muy nutritivos porque la congelación en rápida, posterior a la pesca, así no se alteran sus cualidades. De manera que el pescado congelado se conserva en perfecto estado durante más tiempo que el fresco, que tiende a estropearse en pocas horas. Por tanto, si no vas a consumir el pescado de inmediato, mejor compralo congelado o congelalo vos, si lo llevás fresco. Además, por lo general el pescado congelado es más barato que el fresco y no tiene desperdicio, está limpio de espinas y sin piel.

Las conservas de pescado son otra opción para añadir a ensaladas, pizzas, empanadas. También sirven para elaborar bocaditos (de atún, de anchoas o de sardinas), o como ingrediente de platos de arroz o pasta (macarrones, lasaña). Mantienen muchos nutrientes del pescado fresco como las proteínas de alto valor biológico y las grasas (las famosas omega 3). Hay que tener en cuenta el tipo de conserva; si es  “al natural”, ya que “en aceite” se  modifica su valor energético.

Secretito

Cuando estás en una pescadería y no te invade el olor a pescado, comprá allí. El pescado fresco casi no hule a pescado.

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Las Grasas y nosotros

Primero lo primero:  la grasa de la alimentación y la de nuestro cuerpo no son iguales.

Hay una creencia popular, “la grasa es diabólica, fuente de todos los males de la humanidad”. “es decir…si como grasa, almaceno grasa”.  Creo que hoy deberíamos desconfiar de estos dichos.

Peor y más confuso es en inglés , ya que “grasa” y “gordo” son la misma palabra: “FAT”

¿Por que almacenamos grasa en el cuerpo?

  • Cuando sobran calorías, las guardamos como grasa
  • Reservamos esa fuente de energía para contingencias, para la supervivencia, en cantidad ilimitada.
  • En cambio, sólo  podemos guardar cantidades “limitadas” de glucógeno
  • Y además, podemos hacer grasa desde cualquier fuente de energía (carbohidratos, proteínas y alcohol)

¿Y porqué se recomienda disminuir la grasa en las dietas de adelgazamiento?

A la primera vista 1 g de grasa aporta 9 calorías (o Kcal, que es lo mismo), en tanto que 1 g de carbohidrato o de proteína son  4 Kcal para cada uno. Las grasas nacen estigmatizadas. Durante años su limitación fue la base de tratamientos para adelgazar. “Evitá las grasas”, repetíamos las/os nutricionistas. Es como culpar al marcador de punta derecha por una mala campaña. Se trata de un equipo el que pierde los partidos.

¿Habría que hacer una dieta sin grasa para adelgazar?

Comparando dietas para adelgazar restringidas en… Grasa,  Carbo Hidratos (CH) o altas en Proteínas. Lográs el objetivo, sin embargo en el largo plazo, el peso que alcanzaste es muy difícil de sostener con todas.

Si por ejemplo, cambiás grasa por azúcar siempre es peor. Los CH son mas adictivos y pensando en que sacaste las grasa, subestimás las calorías,  es una trampa. Lo que debemos desaconsejar son:

  • Los alimentos con muchas calorías por porción (como un alfajor)
  • Los poco saciantes (como las gaseosas con azúcar o las galletitas)
  • Los que tiene poco valor nutritivo (bebidas alcoholicas)
  • Los que carecen de fibra o proteínas (pan, jugos de fruta)

Alimentos grasos que son “saludables”

  • El aceite de oliva
  • Los frutos secos
  • Algunas semillas
  • Los huevos
  • Pescados grasos
  • Las paltas

Productos que aún teniendo un valor calórico importante. Dan saciedad, buen sabor, nutrientes valiosos, mejoran tus recetas.

En adelante cuando veas un alimento empaquetado que diga “Bajo en grasa” (Low Fat), prestá mucha atención a lo que contiene, puede ser una versión comestible del “Caballo de Troya”

Un Informe británico reciente dice “comé grasa, cortala con los carbohidratos y evita los snaks (colaciones) para revertir la Obesidad y la Diabetes Tipo 2″.

En resumen

Se puede llevar una dieta tanto moderada como alta en grasas; el hecho de que sea saludable o no, dependerá de la calidad concreta de tus alimentos.

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Pastas: ¿Amigas o Enemigas?

La pasta no es tu enemiga, a pesar de esas torcidas teorías de que el gluten es un veneno. Las generalizaciones suelen conducir a creencias extremas y allí no caben los grises (“nada me importa y como lo que se me antoja” o “no pruebes eso por que vas a morir de xxx en 2 meses” -ramatando en este caso: me lo dijo Fulana o el Dr. Mengano)

Aquí en DoctorUgarte nos complace referirnos a las evidencias (hoy que las vacunas frente al Covid nos diplomaron en Fase 3 de investigación). Las hipotesis o teorias necesitan comprobación y no casos aislados o testigos de lo que no vieron (pero creen).

La pasta es una buenísima base para preparar platos sencillos y rápidos. Si te fijas que en tu menú semanal tenga su espacio bien definido, y sabés cada cuando y cuanta cantidad vas a comer, todo en orden.

Secretito: siempre al dente y acompañada de vegetales.

Y aunque cuando pensamos en pasta la primera opción que se nos ocurre es la italiana,  hay otras culturas que la preparan las suyas con la misma maestría. Desde el cuscús de Medio Oriente o los bocaditos de arroz Asiáticos, hasta nuestros sorrentinos, etc.

Como muchas personas tienen  intolerancia al gluten y otras celiaquía. Podés optar por variantes de fideos hechos a base de arroz o legumbres  -normalmente aptos para celíacos, siempre que lo indique el envoltorio-, y variedades de trigo: candeal, con huevo, con morrón o espinaca, y hasta coloreados.

Cualquiera de estas opciones servirá para preparar este plato, igual que también podemos añadir o quitar ingredientes vegetales según el gusto y la temporada, tal cual o ajustando algunos puntos de la cocción en algunos casos. Por ejemplo, si en lugar de berenjena vas a cocinar otra hortaliza que requiera de una cocción corta como zucchini, champiñones o morrones, te recomiendo cocinarlos poco tiempo y a fuego fuerte para que conserven la textura crujiente.

Respecto al uso de picante, en ambos casos opcional. Yo le añadí el picante al final porque así es como me gusta.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 350 g de fideos al gusto (yo usé spaghettis integrales)
  • 2 berenjenas medianas
  • 8 dientes de ajo
  • 2 cebollitas de verdeo (con sus tallos)
  • 2 cucharadas de maníes picados
  • 1 cucharada rasa de semillas de sésamo
  • Salsa de soja al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Picante al gusto o Pimienta negra recién molida

Preparación

Sacale la capa exterior de la cebollita y cortala en tiras. Sacá la capa exterior de los ajos y cortalos en trozos de un centímetro.

Quitale el pedúnculo a la berenjena y cortala en dados; si tiene muchas semillas, salala un poco y dejala un rato sobre un colador.

Poné tus vegetaless en una sartén -grande, tienen que caber las verduras y los fideos ya que terminarás la cocción allí- con un poco de aceite y cocinalas a fuego medio hasta que estén a punto y doradas.

Cociná los fideos en agua hirviendo con sal según las instrucciones del fabricante, intentando que el final de la cocción coincida con el momento en el que estén listas las verduras. Añadí la pasta cocida a la sartén con las verduras, condimentá con salsa de soja y removés bien durante un minuto para que todo se integre bien.

Serví los fideos con los vegetales, decorá con el tallo del verdeo picado, sésamo, los maníes picados gruesos y picante o pimienta al gusto.

Para la polémica: ¿le agregás queso rallado? Para mí, si hay picante sobra el queso. Que además le suma calorías y sal a la preparación.

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Ideas para optimizar la (auto) motivación

Todos los días se acercan a verme personas que desean bajar de peso, corregir su colesterol o mejorar el control de su diabetes. En todos los casos esas personas deberán participar activamente del proceso o tratamiento. No siempre están listas para iniciar acciones, que cambiarán poco o mucho su “estilo de vida”. Si estás en esa situación. ¿Cómo motivarte?

Auto-Motivación

La motivación es una palabra compuesta (“motivo” para la “acción”)  La automotivación es básica, aunque haya también un impulso externo que te anime a la acción, sos vos quien acepta el desafío y se pone en movimiento.

La motivación es intangible, en ella aparecen retazos de nuestra infancia, educación, experiencias personales y cercanas,  elementos de nuestra vida que fijan las creencias que nos llevarán a decidir a qué le damos importancia y a qué no.

La automotivación se puede definir como el proceso que inicia, conduce y sostiene las conductas orientadas a lograr un objetivo. Aporta la energía, orientación y persistencia, necesarias para avanzar cuando el escenario de nuestras acciones es, digamos: incómodo.

La capacidad de automotivarse es fundamental para vivir el día a día con ganas, intensidad y actitud positiva.

Ideas para potenciar la automotivación

Fijate metas: diarias y semanales. Los objetivos importantes, conviene dividirlos en pequeñas metas que al alcanzarlas, te animen a continuar.

Tené conciencia de tus fortalezas, apoyate en ellas siempre que lo necesites.

Si no tenés ganas, hacelo igual. Así de simple. No procrastines, si hay que hacerlo porque es bueno para vos, para cumplir tus objetivos, etc., lo hiciste y luego te felicitás por haberlo completado.

¿Con quién te relacionás? Escapá de la gente tóxica y vinculate con aquellas que te potencien y empoderen. Las personas que viven para quejarse te quitan energía.

Creá hábitos que te aporten cosas positivas. Practicá ejercicios, comé bien (saludablemente) , meditá sobre tus logros, escuchá música que te ponga para arriba… En definitiva, practicá rutinas que te entrenen en la tareas necesarias a tus objetivos. “La práctica hace al experto”.

Prestá mucha atención a como te hablás.  Sos la persona con quién más hablarás en tu vida. El dialogo interno, esa voz interior, puede ser tu mejor consejera o tu peor enemigo. Los pensamientos que tengas te llevarán a los emociones y sentimientos que vivas. Fijate cómo te hablas en cada momento y si esa voz, tono, etc., es adecuado para alcanzar tus objetivos. En caso de no serlo, cambialo porque podés.

Premiate. Es una forma de reconocerte el trabajo bien hecho, los logros conseguidos o los pequeños hitos que te acercan a ellos. Es un modo de ponerte en valor. Con cuidado, el premio debe ir en el sentido de tus objetivos, no debe alejarte de tus metas.

Finalmente, dejate ayudar, de lo contrario te quedás encerrada/o en creencias del tipo: “esto no es para mí”, “yo no voy a poder” “en estos momentos me es imposible” etc. etc. Siempre se encuentra el camino cuando hay una buena motivación.

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

TORTILLITAS DE LENTEJA CON TOMATES SECOS Y ALBAHACA

Son fáciles de hacer, requieren de pocos ingredientes y son aptas para celíacos 

Si nunca se te había ocurrido la idea de utilizar las legumbres para hacer este tipo de preparaciones, más allá de usar la harina de garbanzo para hacer la típica tortilla de vegana, puede que este sea el momento de probarlas.

Tiene la ventaja de necesitar pocos ingredientes: las lentejas, agua y algo más que le aporte un poco de sabor. No lleva huevo, ni gluten (para los celíacos y otros temerosos de esa proteína). Otra ventaja es que no necesitas harina, con tener en casa un procesador de alimentos o una batidora o potente es suficiente, ya que con remojar la legumbre y triturarla, tenés lo necesario. Al igual que cualquier tipo de tortita o crepe, podés adaptarlas a tu gusto y añadir diferentes ingredientes para aportar sabor. En este caso, combiné albahaca fresca con tomates secos, pero quedan muy bien también con verdeo picadito, diferentes especias -con curry y jengibre queda de rechupete- o con hierbas aromáticas.

INGREDIENTES

  • 300 g de lentejas
  • 3-4 tomates secos en aceite bien escurridos
  • Un manojo generoso de albahaca fresca
  • 3 cucharadas soperas de jugo de limón
  • 1 cucharada de postre de polvo para hornear (tipo Royal)
  • 1 cucharada de postre (al ras) de sal
  • Aceite de oliva
  • Para servir: rúcula, espinacas picadas, cebolla de verdeo, tomate fresco, mozzarella

Preparación

  1. Pones las lentejas en remojo con 450 ml de agua durante tres horas.
  2. Pasado el tiempo, las lentejas habrán absorbido casi toda el agua. Pasalas a un procesador de alimentos o batidora de vaso potente, junto con el jugo de limón, el polvo de hornear y la sal, y procesalo hasta que te quede una masa fina semilíquida.
  3. Picá los tomates secos y la albahaca muy finita y añadilo a la masa de lenteja. Removes bien para que se distribuyan homogéneamente.
  4. Calentá una sartén antiadherente con un poco de aceite de oliva y colocá unos 100 ml de masa (el equivalente a un cucharón de servir). Lo cocinás a fuego medio-alto unos dos minutos, hasta observar que se hayan formado burbujas en la superficie y ésta se vea opaca en lugar de brillante y húmeda. Dale la vuelta con ayuda de una espátula y cociná otros dos o tres minutos más, bajando un poco la temperatura para que no se queme. Las tortitas tienen que quedar doradas por fuera, así que se les puede ir dando la vuelta de vez en cuando hasta que tengan ese color dorado.
  5. Servilas con vegetales frescos por encima, como rúcula, tomate y verdeo picado. Condimentá con sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra. También se pueden utilizar para rellenarlas con tus ingredientes favoritos.

A comeeer!

La receta original es de Raquel Bernácer. Editada y adaptada por Doctor Ugarte para vos.

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Cómo se detecta y diagnostica la enfermedad celíaca

Cada vez más escuchamos hablar de la enfermedad celíaca o “celiaquía”. Si no sabés de que se trata, hoy te lo cuento.

Afecta a quienes son genéticamente susceptibles.   Muchas personas tienen enfermedad celíaca sin saber que la padecen. ¿Por qué?,  te lo voy a explicar a continuación, y en qué consisten las pruebas para detectar la celiaquía

Hay dos análisis de sangre que pueden ayudar a diagnosticarla:

  • Las pruebas serológicas buscan anticuerpos en la sangre. La presencia de esos anticuerpos indican una reacción inmunitaria al gluten (una proteína presente en algunos cereales: trigo, avena, cebada y centeno. De ellos surge la leyenda “SIN TACC”).
  • Para descartar la enfermedad celíaca también pueden usarse pruebas genéticas para antígenos (menos utilizadas).

Es importante que antes de hacerte una prueba para detectar enfermedad celíaca no estés haciendo una dieta sin gluten. Si eliminas el gluten de tu dieta, los resultados de los análisis de sangre podrían parecer normales.

Si los resultados de las pruebas indican enfermedad celíaca, es posible que tu médica/o indique más exámenes.  

La enfermedad celíaca (EC) es una enfermedad que afecta a alrededor del 1 % de la población y es más frecuente (el doble) entre las mujeres.

Para que exista un diagnóstico, tiene que haber una sospecha de enfermedad. Y esta sospecha muchas veces no se da.  Hay quienes que continúan pensando en la celiaquía como en una enfermedad de niños con diarreas. Hay que ir más allá, porque se trata de una enfermedad que puede ser vinculada con otras patologías metabólicas, óseas, dermatológicas, etc.  Porque los celíacos adultos pueden estar siendo tratados de enfermedades que no tienen, y peregrinan por los consultorios médicos.

Pruebas para diagnosticar la celiaquía

Una vez existe esa sospecha, hay un proceso de pruebas para hacer el diagnóstico:

  • Pruebas serológicas

En ellas se buscan anticuerpos específicos en sangre: anticuerpos antigliadina (AGA), anticuerpos antiendomisio (EMA), anticuerpos antitransglutaminasa tisular (AAtTG) y deamidada (DGP). Estos marcadores son muy útiles para el diagnóstico, especialmente cuando no hay síntomas digestivos. No obstante, que los resultados sean negativos no excluye que haya enfermedad celíaca, y se necesitan otras pruebas.

  • Pruebas genéticas

Casi la totalidad de los pacientes celíacos son positivos en los genes HLA-DQ2 o HLA-DQ8. Por eso, el estudio genético tiene un alto valor predictivo negativo: si el paciente no es positivo, casi con toda certeza no será celíaco.

  • Pruebas de anatomía patológica

Todos los celíacos tienen atrofia en las vellosidades intestinales. Por tanto, la biopsia intestinal es la prueba de oro para la certeza en el diagnóstico y, además, medir el grado de la afección. Como se trata de una prueba invasiva y molesta, se suele omitir en aquellos niños en los que las pruebas serológicas y genéticas han resultado positivas.

Vellosidades normales vs Vellosidades planas (atrofiadas)

El seguimiento

Iniciado el tratamiento el profesional debe asegurarse de que tus síntomas hayan respondido a una alimentación sin gluten. Controlará tu respuesta con análisis de sangre.

Para la mayoría de las personas con enfermedad celíaca, una alimentación sin gluten permitirá que el intestino delgado sane. En el caso de los niños, esto suele llevar de tres a seis meses. Para los adultos, la curación completa puede tomar varios años.

Si continúas teniendo síntomas o si los síntomas reaparecen, podrías necesitar una endoscopia con biopsias para determinar si el intestino ha sanado.

Si te diagnosticaron enfermedad celíaca, deberás evitar todos los alimentos que contengan gluten. El médico te derivará a un/a  Nutricionista que ayudará a planear una dieta saludable sin gluten.

Mirá bien las etiquetas

Evita los alimentos empaquetados, a menos que estén etiquetados como sin gluten o que no tengan ingredientes que contengan gluten. Además de cereales, pastas y productos horneados, otros alimentos envasados que pueden contener gluten incluyen los siguientes:

  • Cervezas
  • Aceto balsámico
  • Dulces
  • Salsa en sachet
  • Salchichas
  • Mezclas de arroz
  • Aderezos para ensaladas y salsas, incluida la salsa de soja
  • Snacks, como nachos y papitas fritas
  • Seitán
  • Sopas

La avena pura no es dañina para la mayoría de las personas con enfermedad celíaca, pero la avena puede estar contaminada por el trigo durante el cultivo y el procesamiento. Deberás preguntar a tu medica/o si podés intentar comer pequeñas cantidades de productos de avena pura.

Alimentos permitidos

Muchos alimentos básicos están permitidos en una dieta sin gluten, incluidos los siguientes:

  • Huevos
  • Carnes frescas, pescado y pollo que no estén empanadas, rebozadas ni marinadas
  • Frutas
  • Lentejas, garbanzos
  • La mayoría de los productos lácteos, a menos que empeoren tus síntomas
  • Nueces
  • Papas
  • Hortalizas
  • Vino y licores destilados, sidras y bebidas alcohólicas
  • Los granos y almidones permitidos en una dieta sin gluten incluyen los siguientes:
  • Amaranto
  • Harina de maíz
  • Harinas sin gluten (arroz, soja, maíz, papa, porotos)
  • Quinoa
  • Arroz
  • Tapioca

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Puede ser difícil y estresante seguir una dieta completamente libre de gluten. Aquí hay algunas maneras para ayudarte a afrontar la situación y sentirte con más confianza.

Educate y enseñá a tu familia y a tus amigos. Ellos pueden apoyar tus esfuerzos para lidiar con la enfermedad.

Seguí las recomendaciones de tu médico. Es fundamental eliminar todo el gluten de tu dieta.

Unite a un grupo de apoyo. Puede que te resulte cómodo compartir tus desafíos con personas que enfrentan retos similares. Hay Organizaciones en todos los países. Buscalas por Internet,  te pueden ayudar a enfrentar tu vida “lejos del gluten”.

Nota Editada por Doctor Ugarte

Fuentes: Eroski Consumer/Clinica Mayo

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

El Polvo Mágico insiste

En la Argentina (según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2019) el 61% de la población presenta  exceso de peso (sobrepeso / obesidad). La Salud de este grupo de personas está en  posibilidad de desarrollar alteraciones metabólicas que pueden conducir a Diabetes tipo 2, hipertensión arterial, enfermedad cardiovascular y hasta algunos tipos de cáncer. 

Al mismo tiempo existe un “deseo” mayoritario de ADELGAZAR. Vaya paradoja. El punto crítico es que para lograr el objetivo se deben realizar cambios en la alimentación y la actividad física. Entonces el deseo se pospone, por motivos tan validos como cuestionables.

Atentos a esta encrucijada “los visionarios” de los buenos negocios tienen ideas espectaculares que proponen e ilusionan a un público tan numeroso como susceptible al engaño. Un ejemplo de solución ideal: “comer lo que se me antoja y perder peso”.

Sumemos el confinamiento pandémico de 2020 y tendremos “La tormenta perfecta”.

La forma de alimentarnos que en el actual contexto empeoró. El encierro y el estrés o la ansiedad sumaron para que el impulso de comer sea intenso y en exceso. La ropa holgada ocultó esos “kilos emocionales” (por miedo, enojo, tristeza, aburrimiento, etc.).

La compulsión a comer no es una conducta “natural” ni “normal”, sino aprendida –un hábito–. La comida se convierte en el elemento al que muchos recurren, de manera a menudo inconsciente y casi automática, cuando te sentís mal o atravesás algún problema; perdés registro de lo que estás comiendo.

Lo que te hará bien:

  • Gestionar de una manera eficaz y saludable tus emociones
  • Cambiar hábitos, y actuar con mayor conciencia
  • Entrenarte para detectar tus emociones y desviar la compulsión por los alimentos
  • Diferenciar el hambre fisiológica del hambre emocional, y responder adecuadamente
  • Asumir la responsabilidad con respecto a tu salud y bienestar.

Lo que te van a ofrecer

  • Chicles,
  • “Comida” en  polvos para preparar
  • Dietas basadas en jugos o evitando alimentos específicos
  • Batidos, viandas de todo tipo
  • Y un polvo para rociar a tus comidas preferidas. Promete evitar que absorbas el hidrato de carbono (glucosa) y… a comer sin culpa. 

Con mucha publicidad, en boca de artistas, periodistas, comunicadores y hasta (insólitamente) algún médico aparece en la insistente campaña publicitaria del “polvo mágico”.

¿Te ilusionaste?

Hay quién necesita eso de vos, alentar tu pensamiento mágico, alejado del esfuerzo de cambiar tu estilo de vida y buscar una alimentación saludable. Te promueven un supuesto camino simple, de entregarte al placer del producto muy calórico. Y si no llegás al resultado deseado, será una nueva frustración (una mas). Los visionarios de oportunidades de negocios tienen un plan que está funcionando. Venderte un producto que promete, sin explicar suficientemente su funcionamiento.

El polvo es obtenido de legumbres (porotos) y es una fibra dietética. En la mezcla digestiva se unirá a la glucosa, haciendo más lenta la absorción de la misma, con claras ventajas metabólicas. El punto ciego es definir la dosis, tanto la del producto como de la porción. Si comés un plato de ravioles bien completo, ¿cuanto producto es necesario espolvorear?. ¿Está probado en estudios de “fase 3”?

Comete una ensalada

La fibra dietética es una parte de los alimentos de origen vegetal que nuestro intestino no dejará pasar a la sangre, sin importar cuanto esfuerzo hagan las enzimas gastrointestinales por digerirlas. No obstante es excelente comer fibra. Además de su ligazón temporal con la glucosa, ayuda a que la materia fecal sea mas fácil de eliminar, a hacer que las comidas tengan mas volumen con menos calorías, algunas actúan como prebióticos (mejoran la composición bacteriana del intestino grueso), hoy conocido como microbioma.

Si acompañaras por ejemplo tus ravioles (la mitad de los que comerías), con un plato de ensalada mixta, obtendrías el mismo efecto que con el polvo, o aún mejor, ya que también incorporás minerales y vitaminas de las hortalizas. Sin olvidarte de la importancia de las porciones.

Un dato no menos significativo, es que invertís mejor tu dinero.

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Un Locro Alternativo

Ayer recibí un whatsapp de Juan Carlos, preguntándome si me gustaba comer Locro, pensé un minuto antes de contestar. Me decidí por la verdad: No, la verdad es que no me gusta (y no agregué “esa sopa grasosa”). Suponía que me estaba tentando para enviarme a casa una parte del locro que venía preparando. En casa no soy el único que pasa del Locro. Pero las tradiciones son fuertes en Argentina, de manera que nos pusimos a buscar otra forma de hacer este plato “patrio y otoñal”, asimilado a los colores celeste y blanco.

Encontramos esta receta de Gimena Pepe. La modificamos un poco, para que todos los ingredientes estén a disposición. Algunas buenas recetas, para ser mas originales, se te complican con productos “difíciles”, sin real necesidad.

Aquí va la versión simplificada de la receta de este Locro Vegetariano, protector de la Patria, de las arterias coronarias y antioxidante de ley.

Ingredientes (para 5)

  • 400 gramos de porotos blancos remojados por 8hs
  • 800 gramos de calabaza
  • 400 gramos de batata
  • 2 choclos
  • 1 cebolla grande
  • 2 puerros medianos
  • 2 cebollas de verdeo medianas
  • 1 penca de apio
  • 4 cucharadas aceite de oliva
  • 2 cucharadas de pimentón dulce
  • Sal y pimienta negra, a gusto
  • Opcional: 1 cucharada de té de comino molido 

Preparación:

En una olla grande cociná los porotos con 2 partes de agua y la penca de apio. A mitad de la cocción agregá la batata y la calabaza peladas y cortadas en cubos pequeños, y el choclo crudo desgranado. Si fuera necesario agregá más agua.

Cocinalo de una hora a una hora y media, hasta que todos los ingredientes estén tiernos y comiencen a desarmarse las calabazas. Esto le dará la cremosidad característica del locro.

Para la salsa: Ponés en una sartén el aceite y agregás la cebolla picada, la parte blanca del puerro y el verdeo, un poco de sal y los salteás. Luego le agregás las especias y la parte verde del puerro y del verdeo. Mezclalo bien e incorporá todo dentro de la olla con los porotos y los vegetales. Integrá toda la preparación, salpimentalo a gusto y apagá el fuego, dejalo reposar por 10 minutos con la olla tapada para que se integren bien los sabores.

Luego ya podés servir tu locro alternativo. 

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

La Dieta Mediterránea y sus méritos

¿Es una coincidencia puramente geográfica que tantas personas habitantes del área que rodea el Mar Mediterráneo vivan más que el resto de los humanos de Europa y los EEUU?

Parece que no. Y que la causa sería que a lo largo de las costas de España, Francia, Italia y Grecia se  tiende a comer una dieta con abundancia en frutas y vegetales frescos, pescado, legumbres, nueces, yogur, aceite de oliva y … vino tinto. Alimentos que aportan a su dieta saludables ácidos grasos y antioxidantes.

Esta dieta también minimiza los no saludables, como pastelitos y postres envasados, además de los ultraprocesados.

Hay estudios que han vinculado la dieta mediterránea con una serie de beneficios para la salud, incluyendo una reducción del colesterol “malo” (LDL). También se ha demostrado que reduce el riesgo de cáncer, la enfermedad de Parkinson y muerte prematura.

Es una dieta que tiene algunos componentes clave, como el aceite de oliva y las nueces.

Para adoptar un estilo mediterráneo probá estos consejos:

• Reemplazá la carne roja por pescado, especialmente pescados grasos como salmón, abadejo, caballa, sardina y atún fresco o claro enlatado, que tienen un alto contenido de ácidos grasos omega-3, al menos dos veces a la semana.

• Cociná con una grasa insaturada como girasol alto oleico o aceite de oliva.

• Que la mitad de lo que comas sean frutas y hortalizas.

Cuanto más colorido sea el producto que elijas, más antioxidantes y micronutrientes consumirás. Zanahorias, brócoli, morrones rojos, naranjas y espinacas son todas buenas opciones.

• Podés beber vino tinto (con moderación). Un vaso al día si sos mujer, uno o dos si sos hombre. Si tenés alguna condición de salud crónica, consultá antes con tu médico para asegurarte de que sea seguro.

• Hacé que sus granos sean integrales. Asegurate de que las pastas, panes y cereales que compres contengan lo más cercano al 100% de granos integrales. Avena, quinoa, cebada y centeno son algunos de los cereales integrales que podrías elegir.

• Nueces, almendras y otras frutos secos son excelentes bocaditos porque contienen proteína y abundante grasa insaturada (la más saludable)

• Comé fruta de postre. Un cuenco de pasas dará tus comidas un final dulce, sin añadir grasa y calorías. Además, las pasas de uva son antioxidantes.

Secretito

La Palta entraría conceptualmente en esta dieta, sin embargo no se la menciona por no ser un autóctono “alimento mediterráneo”

Hablando de sardinas. Receta fácil de pastelitos de sardina

  • Estiras uno cuadrados de masa tipo tarta (casera es lo mejor);
  •  Cubrilos con hojas de espinaca cortadas en juliana; 
  • Agregás una cucharada de cebolla picada y salteada; 
  • Colocás encima una sardina de lata, trocitos de pulpa de limón, aceitunas negras picadas y huevo duro picado; 
  • Lo cerrás como un paquete rectangular, pincelalo con huevo y al horno hasta que se te doren un poco.

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.