Programas para bajar de peso: 2021

Adelgazar y “estar en buena forma” es un deseo compartido por muchísimas personas que se perciben con sobrepeso y creen que es necesario corregir esa situación.   La mayoría tiene experiencia en intentarlo.

Cuando tenía unos 12 años recuerdo a mi mamá tomando unos globulitos de farmacia “homeopática”, comer tomate y huevo duro todo el día y bajar de peso de forma asombrosa; el problema era su irritación, producto, creo, de una inestabilidad emocional. Como fuera, mi observación era comprobar como re engordaba rápidamente, lo veo en fotos de aquella época: quedó documentado.

Hoy cualquiera sabe que no hay nada mágico ni milagroso y los resultados exitosos siempre irán de la mano de disciplina, cambios de elecciones alimenticias más saludables, constancia y una cuota de incomodidad permanente. Decidir a conciencia y no por impulsos. Aprender, o re-aprender, es el camino.

La mayoría de los programas para adelgazar tienen como objetivo principal llegar a un “peso ideal”, Sin embargo lo más importante es hacer una transformación  personal que te lleve a generar nuevos hábitos alimenticios y de un estilo de vida que te permita mantener en un peso ideal sin necesidad de pensar que estás “a dieta”.

Antes de que comiences cualquier sistema para adelgazar es importante y necesario consultar a un médico o nutricionista, pues un profesional te va a indicar un plan de acción y te brindará un seguimiento más allá de la balanza. Si tu situación requiere una conducta específica, tenés que contar con un profesional (o equipo) que adapte tu alimentación o medicación a esta particularidad. Ganás en seguridad, generás confianza.

La medida del “Éxito”.

Existen distintas interpretaciones de un tratamiento con “buenos resultados”.

  1. El Heroico. Gran pérdida de peso en poco tiempo. Llamativo y entusiasta  para  protagonista y entorno. Suele ser efímero, hasta frustrante, cuando recupera el peso perdido.
  2. El amor por la balanza. La medida del éxito en este caso está dada por la respuesta a ¿Cuánto bajaste esta vez?, en lugar de, ¿Cuánto peso llevas bajado?
  3. El éxito metabólico. Muy apreciado por el profesional. Pone en evidencia como la glucemia, presión arterial, triglicéridos, el colesterol bueno (HDL), muestran evidente mejoría aun con reducciones “modestas” (alrededor del 5% del peso inicial).
  4. El controvertido éxito terapéutico, fundamentado por el paso del tiempo. En aquellas/os que 5 años después de haber encarado el tratamiento sostienen un peso inferior al inicial en =>10%.  Son los que logran cambiar su estilo de vida. Admirados.
  1. Y uno más, “El éxito definitivo”. No recuperar el peso nunca más en la vida. Son los que enseñan con el ejemplo. Ídolos

DoctorUgarte “Comé Bien, Viví Mejor”

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Me escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Fijate en nuestras actividades por instagram (doctor_ugarte).

Y si buscás bajar de peso te conectamos con El Equipo ADELNUT online

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Se necesita tiempo y esfuerzo para dedicarse a la difusión de estos conocimientos  de forma independiente y buscamos apoyo para seguir produciendo contenido sin publicidad, ni adulterado por intereses comerciales. 

¿Se detuvo tu adelgazamiento?

Una nota de ADELNUT online

ADELNUT online

Cuando en un proceso de adelgazamiento te estancás, hay razones que lo explican.  

Si estás en un programa de adelgazaminto y de repente te parece que ya no estás bajando de peso, tomatelo con calma. Podés encontrar una solución

Mucha personas afirman estar “estancadas”, sin embargo no analizaron si se trata de un detenimiento real o están tan apuradas por llegar al objetivo que suponen que ya deberían haberlo logrado. Es un poco de ansiedad.

Además tené en cuenta que lo que no se mide, es difícil de evaluar y mejorar. Los adjetivos (bueno, malo, excelente, flojo, etc.) no definen metas, ni objetivos

Veamos algunos de los factores que pueden detener o lentificar un proceso de adelgazamiento.

Factores que pueden detener tu adelgazamiento

Falta de horas de sueño
  1. Dormís poco

Hay una relación entra la mala calidad del sueño y la ganancia de peso. Dormir poco o mal puede hacer que tomes malas decisiones respecto a tu comida, que pierdas tu entusiasmo por cocinar, esquives la actividad física programada. Intentá dormir entre 7 y 8 horas diarias.

No me doy cuenta

2. Comés mas de lo que suponés

En general no somos expertos en estimar calorías, peor cuando el alimento elegido invita a comer “un poco más”. Aun cuando algo que comas parece “saludable” si abusás de eso, también te suma calorías.

Camino varias cuadras, 3 veces por semana

3. Sobrestimás tu actividad física

Si no tenés medida de lo que estás haciendo, podés interpretar que estás haciendo “un montón” y puede resultar no tan importante cuando lo ponés en minutos, o en distancia o número de repeticiones, etc.

doctorugarte estresado

4. No lográs gestionar el estrés

Cuando tu cuerpo se encuentra en respuesta al estrés, no es capaz de controlar lo que come. En ese momento determinadas partes de tu cerebro estan anuladas para dar prioridad a otras. Asi, tu autocontrol entra en pausa. Recorda que el ejercicios que podés hacer y lograr desactivar la respuesta al estrés.

En Adelnut online te pueden ayudar a encontrar la mejor opción para lograr tus objetivos. Llamalos, escribiles. Funciona!

DoctorUgarte

Recordá que necesitás hacer una consulta o querés que juntos trabajemos algún tema: Me escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo superpoblado de información nutricional pseudo saludable.

Fijate en nuestras actividades por instagram (doctor_ugarte).

Y si buscás bajar de peso te conectamos con El Equipo ADELNUT online

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Cuando la Dieta es Emocional

En los últimos 50 años la comida se relacionó con la ansiedad y por supuesto con las emociones en general. A partir de este conocimiento la industria de la alimentación logró transformar al público en “consumidor” de sus productos ultraprocesados. Con etiquetas confusas, paquetes de bello diseño y publicidades diseñadas para encantar desde la tele hasta la góndola del Super. Lejos de lo que te recomendamos para mantener una buena salud (evitar las harinas refinadas, grasas procesadas, el exceso de sal y azúcar)

Por otra parte, si la vida que llevamos no nos da la felicidad que nos prometieron, ¿la comida si lo hará? Pongamos que tenés algo de dinero en tu cartera, ¿lo vas a gastar en: libros, cine, decoración, ropa, tu belleza personal, un buen gimnasio, un terapeuta que lleve a empoderarte?. O en comidas empaquetadas, fiambres, embutidos, sándwiches de miga, empanadas, golosinas, facturas, tortas, alcohol…

¿Por qué tenemos, en general, una relación tan ansiosa con la comida no saludable?

Tener dinero no nos proporciona la felicidad. Podemos vivir ciertas experiencias divertidas con dinero, sí. Estamos creando un mapa mental alrededor del cual aparece la comida como lo que necesitamos para ser felices. Ok, el dinero gastado en esos alimentos puede darnos una cierta tranquilidad y la seguridad de que todo irá bien, pero es una falsa creencia. Dura menos que lo imaginado.

Crear una mejor calidad de vida

Si todo lo que nos rodea son obligaciones, y no nos paramos a preguntarnos qué necesitamos, qué queremos y qué nos hace sentir bien. Si cuando llegás a tu casa en situación de agotamiento mental cargando mil horas de trabajo y transporte, lo que menos vas a pensar es en hacerte una tortilla de espinaca para la cena. Entonces necesitás tener un plan para que no caer en la trampa de: “estoy cansada/o”, “no tengo tiempo para…”

Somos humanos, tenemos sentimientos y necesitamos sentirnos bien. Cuando el trabajo nos supera necesitamos compensarlo con algo que nos relaje o nos tranquilice y muchas veces el modo más fácil y rápido es comerse una pizza, chocolate, fiambres, queso o papas fritas.

Comer no es solo una necesidad básica y con frecuencia es necesario para cubrir otras necesidades relacionadas con las emociones. Buscamos llenarnos con el objetivo de sentirnos bien, liberar tensiones, distendernos, distraernos, seguir una rutina, darnos placer, mimarnos, recompensarnos, premiarnos, celebrar, … Comer es una forma de lograr el bienestar, la satisfacción y … la ilusión de felicidad.

Cuando en la niñez nos han premiado, castigado o hemos celebrado cualquier clase de acto, emocionalmente importante, con algún tipo de alimento (golosinas, helados, chocolate, papas fritas, etc.), esto nos programará para toda la vida y será algo indisociable.

La comida no puede llenar cada hueco ni solucionarlo todo. Y nos culpamos por no ser capaces de hacer dieta cuando, quizá, lo que tenemos es un problema más complejo en nuestra vida, con ciertas carencias que no vemos o que no sabemos gestionar.

¿Te paraste a pensar alguna vez en qué otras cosas te llenan en tu vida? ¿Qué tenés a tu alcance que te haga sentir realmente bien? ¿Qué cosas tenías en el pasado que ahora ya no tenés? ¿Qué cosas has querido hacer siempre y nunca has hecho? ¿Alguna vez te has planteado qué es para vos la felicidad?

Probablemente la felicidad está mucho más cerca de lo que creemos; nos empeñamos en buscarla a través del bienestar, el confort, la tranquilidad, los privilegios o el éxito y no nos damos cuenta de que hay muchas pequeñas cosas a nuestro alrededor con una magia especial y que, si les dedicamos tiempo y atención y nos paramos a disfrutar de ellas, no pueden pagarse con nada en este mundo. Y es que lo espectacular está en nuestro interior, solo tenemos que aprender a apreciarlo.

Como te informás

Hoy leemos con apuro, el resultado es que recordamos muy poco de lo que leemos. Y si además sos como yo, una persona que siempre tiene mil cosas en la cabeza, te será difícil concentrarte cuando leas textos y, sobre todo, tengas que memorizar conceptos.

Sin embargo, cuando interactuás con un otro que te dedique atención, te escuche y pregunte (lo que vos no te preguntaste hasta ahora). Lográs evitar distracciones y tu plena concentración te hará conocer el mundo interior tan sabio que tenés (todos tenemos) y no exploramos.

Te pido que te dediques más tiempo, que te animes a desafiar tus barreras, que mirés con entusiasmo tu futuro. Cambiar no es fácil, es un real acto revolucionario y te lleva a un lugar mejor, uno creado por vos, despojado de lo que se te impuso o te impusiste por inercia.

Recordá que necesitás hacer una consulta o querés que juntos trabajemos algún tema: Me escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.

DoctorUgarte

También por whatsapp: 11 5907 2200

Fijate en nuestras actividades por instagram (doctor_ugarte).

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Antojos

“A mi a la noche me dan ganas de comer algo dulce, y lo tengo que comer aunque se que está mal”, me dice Silvia con mirada desafiante, como preguntándome: ¿qué vas a hacer con eso Doc?.

Y le dije:

Hay estrategias que se pueden aprender y practicar.

Primero veamos que diferencia hay entre Hambre y Antojo

El antojo esta influido por un nerotransmisor : la dopamina y se nutre de experiencias placenteras, que inducen la motivación por revivir ese recuerdo agradable.

El cerebro toma en cuenta un estímulo ( o desencadenante). Suelen ser estímulos sensoriales como: el olor de la pizza, el asado con los amigos, la llegada a casa después del trabajo, ver una medialuna, etc. El punto es que podés darte cuenta en ese momento que el disparador del antojo se presenta. Allí es donde el cerebro lo detecta y libera dopamina, así el antojo ya está encaminado hacia ese alimento específico objeto del poderoso deseo (nunca una zanahoria, un apio, un brocoli), siempre hacia algo densamente calórico (queso, galletitas, papas fritas, chocolate, facturas, etc.)

Como adaptar el cerebro para gestionar los antojos

El antojo no lo podés evitar, es un deseo. Lo que si podés es elegir y controlar el ambiente que dispara al antojo y tu comportamiento en relación al antojo.

Se puede pactar con ellos, definiendo cuando te lo vas a permitir. Buscá alternativas, comer algo que te guste, pero poco o no procesado, como banana, yogur, nueces.

Cuando sentís el deseo poné plena atención a lo que pasa, tomá conciencia, aceptá la experiencia y desidentificate de la “obligación” de comer eso que entró en tu radar.

Fijate que está ocurriendo alrededor y dentro tuyo. ¿que sentís? ¿en qué pensás? ¿de que te estás dando cuenta?. Aceptá la experiencia, no tiene que gustarte, no te escapes, es un experimento. Desidentificarse es darte cuenta de quién sos vos y que lo otro es una experiencia.

Mas profundo: Vos no sos lo que pensás, podés safarte de la atracción del momento si lo decidís. Ponele que el GPS te dice “andá por este camino”, vos podés decidir que no y doblar en la siguiente esquina. Elegís no comer eso y te mirás, que te pasa, te mantenés independiente de la situación.

Ejercicio

Frente a una irresistible tentación comestible

a- Desarrollá la habilidad de tomar conciencia: estás aquí y ahora

b- Aceptá, no luches, no huyas. Quedate allí

c- Desidentificate. Respirá bien hondo, colocate una mano en el corazón. Tomá conciencia de lo que sentís, y de que podés soportarlo. Seguí con atención el ritmo de tu profundo respirar, te irás calmando, vendrá el alivio y la satisfacción de haber vencido.

Finalmente te recuerdo que el “antojo” es una señal: el cuerpo necesita algo: descanso, afecto, una distracción, calma, algo dulce en la boca…

Manejarte frente a un Antojo requiere practicar este plan. repetirlo una otra vez, aunque a veces falles, no te vencerá si persistís. Lograrás cambiar la situación gracias a una actitud amable y curiosa.

DoctorUgarte      “Comé Bien, Viví Mejor”

Lograr que pase lo que buscás, requerirá hacer cambios. Necesitás relacionarte con la comida de una manera diferente y generar nuevas acciones para llegar al objetivo que te propusiste. Podemos facilitarte ese proceso.  ¡Podés contar con nosotros!.

En Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda. Las Heras.

Si necesitas consultarme algo o querés que trabajemos algún tema juntos:

Escribime a:  consulnutricion@hotmail.com o eldoctorugarte@gmail.com …y lo haremos.

También por whatsapp: 11 5907 2200

Fijate en nuestras actividades por instagram (doctor_ugarte).

Adelnut 2020 – Cuando Adelgazar es el Objetivo

¿Querés adelgazar? En Adelnut nos ocupamos de inspirarte para enfrentar este desafío. Nos enfocamos en tu persona y en convertirte en protagonista del proceso, fomentando tu autogestión y enseñándote a adoptar una actitud positiva. Al mismo tiempo trabajamos para destacar la importancia de tener conciencia de uno mismo, responsabilidad, confianza y motivación.

Estas son las reglas de juego, que ayudan a definir cuál es el objetivo, mejorar los hábitos, superar la propia resistencia al cambio, aprender a valorar tus fortalezas y tus puntos débiles, controlar los excesos y en definitiva, a replantear tu estilo de vida de manera permanente 

Funcionamos este año de manera virtual y seguimos siendo una pequeña comunidad. Reunidos en la aplicación Zoom, que nos conecta semanalmente.

Tu alimentación se basará en comer alimentos saludables y de tu agrado. La revisaremos individualmente.

Este modulo inicial constará de 6 semanas. Nos juntamos este viernes 10 de mayo a las 10:00 de la mañana, hora de Argentina, para la presentación del plan de trabajo.

Te esperamos Claudia Santilli, Senior Coach y Dr. Alejandro Ugarte, médico especialista en Nutrición, Coach Nutricional.

VIERNES 10 de JULIO

10 AM

ZOOM ID: 504 941 8544

Pass: 355 741

Si no supieras manejar el ZOOM envianos un Whasapp al 11 5907-2200 y te enviamos un instructivo paso a paso

Te esperamos!

DoctorUgarte      “Comé Bien, Viví Mejor”

Lograr que pase lo que buscás, requerirá hacer cambios. Necesitás relacionarte con la comida de una manera diferente y generar nuevas acciones para llegar al objetivo que te propusiste. Podemos facilitarte ese proceso.  ¡Podés contar con nosotros!.

En Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda. Las Heras.

Envianos tus consultas por mail a:  consulnutricion@hotmail.com o eldoctorugarte@gmail.com …y continuamos en contacto.

Mantenete en contacto, ahora también por whatsapp: 11 5907 2200

Fijate en nuestras actividades por instagram (doctor_ugarte).

Emociones y comida: Hoy el Miedo

El miedo es una emoción más. Sin miedo la vida corre peligro. Es que frente a una amenaza, el miedo nos alerta y nos permite reaccionar. La respuesta siempre estará del lado de la supervivencia: huir o luchar. Quien pretende vivir sin miedo está en la búsqueda de un objetivo imposible. El miedo surge para preservarnos, cuidarnos y protegernos.

Por ejemplo, estuve en el campo de Alberto, caminando entre arbustos y se nos cruzó una serpiente, por supuesto sentí miedo,  era una amenaza mucho más grande que los recursos que creí tener para manejarla. Intenté correr en otra dirección. Sin embargo Alberto no sintió miedo: ¿porqué?:  el llevaba una escopeta, conocía el lugar y sus posibilidades. Tenía recursos que yo no poseía.

El miedo es como una luz que se enciende en el tablero para anunciar que hay que enfrentarse a una situación incierta o peligrosa.

El problema reside cuando el temor paraliza.  El primer paso para ordenar esta emoción displacentera es identificar qué es lo que sentís y qué te lo genera. Una vez aceptado el miedo, podés empezar a gestionarlo para seguir avanzando.

Existe también el miedo frente a una proyección en nuestra mente, situación que inventamos, que puede o no producirse. Te puede inducir congoja, nerviosismo, estrés o bien paralizarte. Frente al temor a perder (trabajo, pareja, salud, nivel de ingresos), a no ser capaz de cumplir lo que te propusiste (hacer ejercicio físico, cumplir tu dieta, evitar los picoteos, dejar los aperitivos), el miedo a pasar hambre, a que después no haya más.

Todos estos miedos no pueden ser evitados, pero pueden gestionarse, de lo contrario pueden desencadenar conductas alimentarias que impedirían alcanzar tus objetivos nutricionales (control de la glucemia, impedir el reflujo gastroesofágico, bajar de peso…)  

Los miedos que no necesitan una respuesta física, aquellos que son internos, que aparecen como proyecciones creadas por tu cerebro, necesitan ser comprendidos, para luego ser gestionados e impedir que te lleven a ese lugar indeseado donde conviven con la tristeza, la angustia, el estrés… horrible.

Cuando estás así y querés salir al instante de esa situación, buscando protección, cobijo, bienestar, seguridad, aparece la comida como un representante de todo eso que buscabas y desfilan las galletitas, alfajores, golosinas, helado, facturas. Que te reconfortan. Salís de la emoción con comida, aunque solo dure un escaso momento de tu mal día.

¿4 galletitas pueden quitarte el miedo a perder el trabajo? ¿Te dieron seguridad?. Después aparecerá la culpa y entonces además de sentirte tan mal como antes, también te sentís culpable.

El Antídoto

El miedo tiene su antídoto y es la CONFIANZA. Confiar en que mis piernas responderán si corro para que la serpiente no me alcance; confío en que podré finalmente solucionar cualquier situación que se me presente.

Esa confianza tiene que ser trabajada para que esté disponible cuando algún mal momento que genera temor se te presente y logre ayudarte a salir de allí sin necesidad de recurrir a un alimento consolador y efímero.

¿Y si siento irrefrenables deseos de comer algo?

Está demostrado que beber algo caliente a sorbitos relaja al sistema nervioso. Sean infusiones como té verde o manzanilla, caldos de verdura, leche descremada o bebidas vegetales (de avena, de almendras, o soja), si querés saborizarlas podés usar un polvo de cacao puro, que carece del exceso de azúcar de los polvos comerciales clásicos. Olvidemos a las demoníacas galletitas, optá por un puñado de frutos secos. Así también se auyenta la culpa.

Cuando sientas miedo preguntate cuál es el peligro que estás percibiendo, que necesitás para enfrentarlo y en qué o quién podés confiar para minimizar el temor.

En este artículo te ofrezco un panorama de como hacerle frente al miedo, pero tené en cuenta que se necesita un proceso que lleve a entrenarte para hacerlo con eficiencia. Consultanos, podés pedir una entrevista on line y comenzar sin esperar más tiempo.

DoctorUgarte      “Comé Bien, Viví Mejor”

Lograr que pase lo que buscás, requerirá hacer cambios. Necesitás relacionarte con la comida de una manera diferente y generar nuevas acciones para llegar al objetivo que te propusiste. Podemos facilitarte ese proceso.  ¡Podés contar con nosotros!.

En Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda. Las Heras.

Envianos tus consultas por mail a:  consulnutricion@hotmail.com o eldoctorugarte@gmail.com …y continuamos en contacto.

Seguimos juntos a partir de los medios disponibles. Estamos aislados, pero estamos muy comunicados!!

Mitos sobre el comer emocional

Cada día leemos y escuchamos más sobre las emociones en el momento que vamos a comer. Eso está muy bien.

Por fortuna ya hay muchas personas y profesionales se han dado cuenta de que cuando te proponés  adelgazar  no basta con regular  “calorías consumidas/calorías gastadas”, que si bien en esencia es lo necesario, debemos ir un paso atrás,  para analizar por qué pasa. Y aunque parece fácil hablar de comer emocional,  no es tan sencillo.

Hoy es un asunto habitual que te encuentres con publicaciones hablando de comer emocional, a través de Instagram es el mejor ejemplo y me preocupa que se vanalicen conceptos, se confundan o se aprovechen de la gente que llega a creer en lo que se publica a del desconocimiento sobre los temas tratados. Es una estrategia “llamar la atención” para  conseguir seguidores.  Pienso que hablar de comer emocional es un asunto serio. Hay que ser un profesional y trabajar con ello. ¿Qué ocurre cuando no lo explicamos correctamente? : Se generan mitos y en este post menciono 6 mitos entorno al comer emocional.

MITOS DEL COMER EMOCIONAL

  1. Sólo ocurre con emociones negativas. Tenemos asociado al comer emocional con emociones negativas. Lejos de esta simplificación, el comer emocional es la relación entre un sentimiento y un alimento. El sentimiento no tiene porqué ser negativo y el alimento no tiene porqué ser no saludable.
  1. Es exclusivo en la población adulta. La publicidad, en su mayoría está dirigida a la población que consume “más pantallas” y los productos que se anuncian. Pero el comer emocional también se da en niños. Los premios, los castigos, los chantajes, el rechazo, etc. terminan en una relación saludable o no con la comida.
  2. Solo pasa en mujeres. Es más frecuente en mujeres, pero también la publicidad de alimentos está más dirigida a mujeres, los planes de adelgazamiento, los sentimientos en relación con la comida, etc. Aunque vos también amigo, en ese momento de tranquilidad, con tu cervecita bien fría, sin chicos a la vista, con tu partido o la peli en una gran pantalla. Ese momento de «felicidad-tranquilidad» es comer emocional.
  1. Siempre sucede en sobrepeso y obesidad. No tiene por qué suceder siempre. Puede existir sobrepeso u obesidad y no tener comer emocional (negativo) y viceversa. También se puede dar tener sobrepeso u obesidad y tener comer emocional pero emociones positivas.
  1. Es una relación negativa con la comida. Ya he mencionado en los anteriores mitos que el comer emocional se puede dar con emociones negativas pero también positivas.
  2. Solo se da con alimentos no saludables. Con alimentos saludables también se puede dar el comer emocional.

En tiempos de aislamiento las emociones se expresan de manera insospechada. Si te das cuenta de lo que te está pasando,  deja de ser un conflicto de magnitud; lo entendés y sabés que va a pasar en un rato.

Iremos tratando las emociones más comunes en particular y analizando sus detalle. Pronto…

Recordá que podés seguir contando con tus medic@s y nutricionist@s a través de telemedicina (whatsapp, mail, Skype, Zoom, etc.)  

DoctorUgarte      “Comé Bien, Viví Mejor”

Lograr que pase lo que buscás, requerirá hacer cambios. Necesitás relacionarte con la comida de una manera diferente y generar nuevas acciones para llegar al objetivo que te propusiste. Podemos facilitarte ese proceso.  ¡Podés contar con nosotros!.

En Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda. Las Heras.

Envianos tus consultas por mail a:  consulnutricion@hotmail.com o eldoctorugarte@gmail.com …y continuamos en contacto.

Seguimos juntos a partir de los medios disponibles. Estamos aislados, pero estamos muy comunicados!!

ADELNUT: ¿cómo hago una dieta adecuada, agradable y duradera?

Adelgazar: el éxito de la mayoría de los tratamientos que incluyen  una modificación de la conducta alimentaria depende, en gran medida, de tu capacidad de llevar estos cambios a la práctica diaria. Conseguirlo no es fácil y es posible que en muchas ocasiones no estemos preparados para ello. Nuestro principal adversario: la falta de adherencia al plan nutricional.

En Adelnut nos esforzamos en educar a nuestros pacientes para superar este desafío. Nos enfocamos en tu persona y en convertirte en protagonista del proceso, fomentando tu autogestión y enseñándote a adoptar una actitud positiva. Al mismo tiempo trabajamos para destacar la importancia de tener conciencia de uno mismo, responsabilidad, confianza y motivación.

Estas son las reglas de juego, que ayudan a definir cuál es el objetivo, mejorar los hábitos, superar la propia resistencia al cambio, aprender a valorar tus fortalezas y tus puntos débiles, controlar los excesos y en definitiva, a replantear tu estilo de vida de manera permanente 

  • Lo primero, lograr adherencia

Será lo mismo si estás en una hipocalórica, una baja en hidratos de carbono y alta en proteínas, o una dieta mediterránea. Independientemente del estilo, tu éxito dependerá de la facilidad que tengas para seguirla. Es decir, de lo “adherente” que se te haga una dieta, de forma que estés mucho tiempo siguiéndola. ¿Cuánto tiempo? Lo ideal sería siempre, algo que rompe con el paradigma “hacer dieta” para convertirse en un “cambio de hábitos”, que es de lo que se trata. Si afrontamos un cambio dietético, la idea es no iniciar nada a lo que no puedas comprometerte a cumplir por tiempo indefinido. En otras palabras, que hagas cosas que puedas sostener en el tiempo.

  • El cambio del peso no es lo que vas a medir.

Puede parecer un contrasentido que, si lo que querés lograr es bajar de peso, no midas el resultado pesándote. Pero no lo es. En este terreno, el éxito vas a buscarlo en el mantenimiento de nuevos buenos hábitos alimentarios. Al respecto, un elocuente documento de posicionamiento de la Academia Americana de Dietética sostiene que “las metas en el control del sobrepeso o la obesidad van más allá de lo que marque la balanza, de forma que tanto si el peso cambia como si no, el cambio de hábitos es el camino que te llevará al objetivo. En Adelnut recomendamos que te peses cuando venís a las consultas.

  • Pensá en alimentos o en grupos de alimentos.

Mejor no nos enfoquemos en gramos, calorías o nutrientes; el mensaje debe estar centrado en los alimentos que conocés. Como dice el epidemiólogo Dariush Mozaffarian,  “es conveniente rediseñar las más populares recomendaciones dietéticas y huir de aquellas basadas en agrupaciones simplistas de nutrientes que se relacionan mínimamente por una misma característica química [hipohidrocarbonada, hiperproteica, etc…]. Los postulados centrados en nutrientes son frecuentemente utilizados por la industria para crear confusión en una población completamente mediatizada y consumista. Es hora, por tanto, de dirigir los esfuerzos hacia las recomendaciones basadas en los alimentos”.

  • Que te guste, ¡fundamental!

Si pretendés buscar la máxima “adherencia”, no podés depender de la fuerza de voluntad. La alimentación, el acto de comer, incluye una serie de connotaciones que van más allá de lo meramente nutricional y que tienen mucho que ver con el disfrute y satisfacción obtenidos con esa ingesta. Tiene mucho que ver también con condicionantes socioculturales y culinarios. Y será una constante a la que nos expondremos todos los días de nuestra vida y en repetidas ocasiones cada día. Es imposible, por tanto, depender solo de esa fuerza de voluntad para perder peso, si esto implica vivir en un constante escenario de restricciones y limitaciones. Aunque no sea fácil de concretar, tendrás que llegar a un punto de encuentro entre lo que es conveniente y recomendable y que eso sea placentero.

En resumen, “hacer dieta” para adelgazar puede ser tu propósito inicial. En el transcurso del plan ADELNUT te darás cuenta de tu transformación hacia una persona consciente de cada alimento que consume. Sin renunciar al placer de comer lo que le gusta, en el momento que corresponde y en la cantidad adecuada a su plan de alimentación.

En DoctorUgarte y Adelnut  “Comé Bien, Viví Mejor”

Lograr que pase lo que buscás, requerirá hacer cambios. Necesitás relacionarte con la comida de una manera diferente y generar nuevas acciones para llegar al objetivo que te propusiste. Podemos facilitarte ese proceso.  ¡Podés contar con nosotros!.

En Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda. Las Heras.

Llamá al 011 – 4801 0063: Secretaría: los Martes, Jueves y Viernes de 9:00 a 16:00 o Miercoles de 14:00 a 19:00.

También por mail a:  consulnutricion@hotmail.com o turnosugarte@gmail.com …y listo.

Te esperamos!!

Una Gestión más Eficaz del Tiempo

El tiempo puede ser un gran aliado o un enemigo a la hora de seguir tu plan de adelgazamiento. Será un aliado si lo sabés gestionar y lo usás a tu favor, será cruel si no lo tenés en cuenta y vas “apagando incendios”, en el sentido de que vas resolviendo las cosas según las urgencias, tal y como te van viniendo.

La dificultad para la planificación alimentaria, aparece como uno de los obstáculos principales para conseguir resultados. Por lo tanto, es importante como te organizás para comprar, hacer la comida y comer, cuánto tiempo destinás y en qué momento lo hacés.

El tiempo se gestiona a conciencia, y sobretodo ese tiempo que destinás a las  actividades relacionadas con su alimentación.


Características del tiempo:

  • El tiempo es limitado.
  • No se puede detener, recuperar o devolver.
  • No se puede comprar.
  • A pesar de que habitualmente decimos que no tenemos tiempo, todo el mundo tiene el mismo, así que el tiempo es gestionable.

La gestión eficaz del tiempo se refiere a crear un equilibrio dinámico entre el tiempo que dedicamos a: La familia. El trabajo. La sociedad. A nosotros mismos.

Te hago esta preguntas, son muy efectivas en relación a la gestión que hacés de tu tiempo:

  • ¿Cuánto tiempo destinás a comer?
  • ¿Cuánto tiempo destinás a la preparación de las comidas?
  • ¿Planificás los menús? ¿Con qué frecuencia? ¿Rara vez? ¿Diariamente? ¿Semanalmente?
  • ¿Cuándo vas a comprar los alimentos para realizar los menús? ¿Cómo te organizás para tener siempre los alimentos que vas a necesitar?
  • ¿En qué momento del día te sientís mejor para cumplir con tu plan?
  • ¿En qué momento del día te cuesta más? Una vez identificado, ¿qué opciones tenés para cambiar ese momento?

Según el Principio de Pareto, el 20% de nuestro esfuerzo, produce el 80% de los resultados. Esto quiere decir que muchas de las cosas que hacemos no son realmente productivas, ni tienen un resultado positivo y provechoso para nosotros. Por eso, si tenés poco tiempo, centrate en realizar aquello que produce el mayor resultado.

Existen determinados factores que influyen en la mala gestión del tiempo que realizamos en cualquier trabajo. Son los llamados “ladrones del tiempo”.

Estos son algunos de ellos:

  • Ausencia de objetivos.
  • Falta de planificación.
  • Dejar las cosas para después.
  • Intentar hacer muchas cosas a la vez.
  • No saber decir NO.
  • Interrupciones innecesarias.
  • El desorden.
  • No saber delegar.
  • No disponer de los medios y recursos adecuados para conseguir los objetivos.

Reflexioná

Después de leer la lista de los “ladrones del tiempo”, ¿cuántos de estos factores están presentes en tu día a día?¿De qué manera te afectan?¿Cómo podrías eliminarlos de tu vida?

Distinguí tu área de influencia de tu área de preocupación.

Diferenciar el área de influencia del área de interés es una herramienta muy poderosa. La toma de decisiones que has creado y la relevancia que tenés a tu alrededor sobre un tema hace que sea tu área de influencia.

El área de interés engloba otros temas que te resultan relevantes pero que a día de hoy no contas con ningún medio para cambiarlos.

Menos preocupación, más influencia

Por ejemplo: Los incendios en Australia entrarían en tu área de preocupación, aunque cuidarte de no encender fuego cerca de un árbol  aparece en tu área de influencia.

Enfocate en tu área de influencia para hacer cada vez más grande ese circulo, verás como tu tiempo comienza a ser bien aprovechado para resolver situaciones importantes de tu vida.

Espero ayudarte a mejorar la gestión de tu tiempo, comenzando por lo personal y llegando a la alimentación. Es una de las claves para llegar a lograr lo que te propusiste como objetivo.

DoctorUgarte      “Comé Bien, Viví Mejor”

Lograr que pase lo que buscás, requerirá hacer cambios. Necesitás relacionarte con la comida de una manera diferente y generar nuevas acciones para llegar al objetivo que te propusiste. Podemos facilitarte ese proceso.  ¡Podés contar con nosotros!.

En Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda. Las Heras.

Llamá al 011 – 4801 0063: Secretaría: los Martes, Jueves y Viernes de 9:00 a 16:00 o Miercoles de 14:00 a 19:00.

También por mail a:  consulnutricion@hotmail.com o turnosugarte@gmail.com …y listo.

Te esperamos!!

Si la vas a hacer, hacela bien

¿Empezar una dieta y después, al poco tiempo, abandonarla? Es una historia que se repite y se repite. ¿Escuchás la frase: “Sé lo qué tengo que comer, pero a la hora de la verdad hago otra cosa”? Modificar un estilo de alimentación puede suponer un reto difícil de afrontar. Convertir propósitos en hechos que serán positivos para tu salud es uno de los objetivos de nuestro trabajo.  Superar la resistencia al cambio e ir por tus metas, más allá de los obstáculos a los que enfrentarás de una manera diferente. 

Las claves para conseguir con éxito una modificación de hábitos alimenticios:

1. ELIMINÁ LAS EXCUSAS DEL TIPO: “MAÑANA EMPIEZO”. Tener la intención de hacer algo, no es lo mismo que hacerlo. Seguro que decidirte a cambiar te resultará incómodo y será más fácil quedarse como estás, en la zona de confortesa en la que no estás a gusto con misma/o o con lo que tenés, pero a la que te aferras porque te resulta más costoso salir de ella que quedarte. Lo habitual es tener pensamientos del tipo: “debería bajar unos kilos”, “estoy harta de verme así”, “como no ponga en serio pronto a tener una enfermedad”… Y esos pensamientos precisamente, en lugar de ayudar, lo que hacen es dificultar el cambio, porque lo que consiguen es que te sientas mal vos misma/o y pierdas capacidad para tomar las riendas del cambio.

2. COACHING NUTRICIONAL, UN NUEVO ALIADO. ¿Cómo conseguir objetivos relacionados con la alimentación?. En el ámbito de la salud el Coaching complementa la labor de asesoramiento (técnico) nutricional que realizamos los Nutricionistas.  Consiste en acompañarte en el proceso de mejorar su alimentación o controlar su peso. Busca que aumente tu motivación, confianza y capacidad para llevar a cabo el cambio. Vos ya sabés qué tenés que comer, pero después no te ves capaz de hacerlo o de mantenerlo en el tiempo, y ahí es donde interviene el coaching nutricional.

3. SUPERÁ LA RESISTENCIA AL CAMBIO. Con convicción y planificación. Primero necesitás estar convencido de lo que querés cambiar. ¿El cambio va a ser fácil? Seguramente no, pero si lo elijo, me va a costar mucho menos que si lo hago sin la convicción necesaria. No es lo mismo hacer algo porque quiero, a porque me obligan. El deseo tiene que ser tuyo, no de otro. Por eso es importante que antes de llevar a cabo la decisión de cambiar tu alimentación, pienses detenidamente en qué hace que valga la pena realmente ese cambio. La resistencia al cambio se supera teniendo la percepción de que el cambio no te va a resultar tan difícil y de que además vale la pena. Si creés que algo te va a costar mucho esfuerzo o lo que vas a conseguir con el cambio tampoco es tan importante para vos, es difícil que te movilice.

4. CAMBIÁ ALGUNOS HÁBITOS. Hay que comprender que un hábito es una conducta que el cerebro ha convertido en automática después de repetirla muchas veces. De esta manera, el cerebro se ahorra energía para poderla invertir en otras actividades que sí requieren de su completa atención. Por eso, lo primero que debemos hacer es desautomatizar la conducta aprendida, por ejemplo servirte porciones muy abundantes, o picar algo antes de cenar. Para ello se requiere que estar muy presentes y conscientes para impedir la inercia del hábito. Y trabajar para generar el nuevo hábito saludable que deseas. Es simple, pero no fácil.  Para crear un nuevo hábito tiene que haber una creencia potenciadora que lo sostenga. Como por ejemplo alguien dice… “Si adelgazo, tendré mejor salud”. Si se parte de ese pensamiento, es que el valor de la salud es importante para esa persona. Por lo tanto, lo primero que necesitamos es conectarla con los beneficios concretos en su salud que conseguirá cuando adelgace. ¿Qué mejorará concretamente? ¿Le dolerán menos sus rodillas? ¿Tendrá menos riesgo de sufrir un infarto u alguna de las demás enfermedades vinculadas al sobrepeso como hipertensión, diabetes, colesterol…? Después es cuestión de repetir la conducta saludable hasta que nuestro cerebro la aprenda y la integre como automática.

5. ENTRENÁ TU VOLUNTAD. Es difícil confiar en alguien si cada vez que te ha dicho que haría una cosa, luego no la hace. Eso también pasa con nosotros mismos, pero si te colgás la etiqueta o creencia “no tengo fuerza de voluntad” te vas a condicionar negativamente y vas a estar a punto de tirar la toalla a la mínima dificultad.    Entonces, para entrenar la fuerza de voluntad, lo primero que debés hacer es cambiar tu creencia limitante: “Aunque hasta ahora no tuve fuerza de voluntad para hacer xx, a partir de ahora voy a ser perseverante con…”. Se trata de elegir una pequeña acción por la que empezar, como por ejemplo caminar 30 minutos al día. Al ver que sos capaz de comprometerte con esos 30 minutos, recuperás la confianza y a comenzás a sentirte diferente. Te gusta y “creés” que vas lograrlo.

6. ELEGI TUS OPCIONES SALUDABLES EN REUNIONES SOCIALES.  Se puede trabajar con anticipación ese evento para que estés más preparado para hacer elecciones saludables. Si vas al casamiento de tu prima este fin de semana, y no quierés echar por la borda todo lo que has conseguido en esa semana, podés programar como te vas a manejar ese día. Más que otra cosa vas a comer conscientemente, ya que en ese tipo de fiestas uno pierde el control de lo que come.  Ensayalo, lo preparas mentalmente y lo visualizas. Siempre podés elegir qué hacer y qué no. Una buena estrategia es mantener algo en la mano, como una copa con agua mineral y una rodajita de limón, por ejemplo, para no tener la sensación de no hacer nada con las manos y, sobretodo, pasarlo bien, disfrutar de la compañía de las personas que hay en la fiesta.

7. HACELO POR ELECCIÓN, NO POR OBLIGACIÓN.

Nadie debe pensar que la la dieta que hace es por obligación, sino para lograr un cambio positivo en su alimentación que se elige para mejorar en algún aspecto de su persona o de su vida y que va a poder disfrutar. Se mantiene en el tiempo algo que produce satisfacción. Si no estás a gusto con tu plan de alimentación tarde o temprano lo vas a dejar. Así que es importante que cuentes con un nutricionista que te asesore para elaborar un plan de alimentos con el que estés cómoda/o, que te permita comer sano y controlar tu peso, si eso es lo que deseás, y que además comas alimentos que te gusten de veras. De esa manera tu sensación de esfuerzo será mínima y mayor tu sensación de satisfacción.

DoctorUgarte      “Comé Bien, Viví Mejor”

Lograr que pase lo que buscás, requerirá hacer cambios. Necesitás relacionarte con la comida de una manera diferente y generar nuevas acciones para llegar al objetivo que te propusiste. Podemos facilitarte ese proceso.  ¡Podés contar con nosotros!.

En Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda. Las Heras.

Llamá al 011 – 4801 0063: Secretaría: los Martes, Jueves y Viernes de 9:00 a 16:00 o Miercoles de 14:00 a 19:00.

También por mail a:  consulnutricion@hotmail.com o turnosugarte@gmail.com …y listo.

Te esperamos!!