Dieta Escandinava. Sus secretos revelados.

Esta dieta se parece a la dieta mediterránea. Promueve el consumo de productos de temporada, dando valor a las verduras y frutas. La principal diferencia es el tipo de aceite: la dieta nórdica utiliza el aceite de canola mientras que en la mediterránea domina el de oliva. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que  ambas tienen cualidades saludables.

En qué consiste la dieta nórdica

La dieta escandinava se practica por supuesto el norte de Europa: Suecia, Noruega, Dinamarca, Islandia y Finlandia. Se caracteriza por fomentar el consumo de frutas, verduras, cereales integrales, bayas silvestres, legumbres, pescados grasos y huevos. También procura reducir el consumo de carne roja y aconseja eliminar en lo posible los alimentos grasos, procesados y dulces.

A las virtudes de la dieta nórdica se suman recientemente datos obtenidos en un estudio. Asegura que cumplir con las pautas indicadas en el modelo nórdico (con unos ligeros ajustes) es especialmente beneficioso para los niños, ya que ayuda a instaurar patrones alimentarios saludables, claves para la edad adulta.

Dieta nórdica: beneficios y alimentos recomendados

Lo que en la conocemos hoy como dieta nórdica es una interpretación gastronómica del régimen de comidas tradicional que se sigue desde hace años en los países del norte de Europa. Fue redescubierta en 2004 por un grupo de chefs locales deseosos de impulsar y dar a conocer las cualidades de esta forma de alimentación. Con el fin de hacer la dieta más atractiva, estos cocineros readaptaron ingredientes y recetas a los gustos internacionales.

En 2012 el Ministerio de Alimentación, Agricultura y Pesca de Dinamarca publicó una guía general sobre los principios que inspiran la dieta nórdica. Son estos:

  • Comer más frutas y vegetales a diario.
  • Consumir cereales enteros.
  • Ingerir más alimentos de pesca.
  • Comer carne de mayor calidad, pero en menor cantidad.
  • Escoger alimentos naturales (sin procesar).
  • Evitar los aditivos en las comidas.
  • Preferir los productos de temporada.
  • Dar prioridad a la comida casera.
  • Generar menos desperdicios.

¿Por qué la OMS recomienda la dieta nórdica?

Hace unos años la Organización Mundial de la Salud incluyó la dieta nórdica entre las más saludables del mundo, otorgándole propiedades tan beneficiosas como las que tiene la dieta mediterránea. Para ello, se apoyaron en varios estudios que vinculaban ciertas mejorías en los factores de riesgo determinantes de ciertas enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Dieta nórdica vs. dieta mediterránea

Aunque puedan parecer iguales e incluso la OMS las ponga a niveles similares, en realidad, la dieta escandinava y la dieta mediterránea son algo diferentes. Se distinguen en que hay un mayor consumo de alimentos vegetales que animales. En la mediterránea también se fomenta el consumo de verduras, hortalizas, cereales integrales, legumbres y frutas, pero quizá un poco menos porque hay un mayor consumo de carne, pescado y huevos. Incluir bayas y diferentes verduras típicas de la zona escandinava le da también un plus en alimentos no animales en la nórdica.

El aceite. 

En la dieta vikinga, es el de colza (canola para nosotros). En la mediterránea, el de oliva que, debido a su contenido en grasas saludables, es un aceite con mayores propiedades nutritivas. El aceite de canola también tiene propiedades que lo hacen útil para utilizar en cocina, siempre que no se pueda recurrir al aceite de oliva.

Ambos patrones alimentarios pueden servir para mejorar los hábitos alimentarios de una determinada población y ser una herramienta eficaz para prevenir diferentes enfermedades relacionadas con la alimentación.

Inculcar hábitos saludables desde la infancia

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Umea (Suecia), el Centro de Epidemiología del Consejo del Condado de Estocolmo (Suecia) y la Universidad de California (EE. UU.), la dieta nórdica puede resultar en una herramienta para transmitir hábitos saludables a los bebés y niños.

La educación alimentaria desde el nacimiento es fundamental para un cambio de hábitos a largo plazo, en la edad adulta. El estudio también revela que, es gracias a la implicación de los padres, que los niños adquieren mejores hábitos alimentarios. Y esto es importante, ya que debemos reflexionar sobre la educación desde los adultos como ejemplo y guía familiar.

Secretitos Nórdicos

La tradicional dieta escandinava se basaba en un consumo de frutas, semillas, verduras, hongos, tubérculos y legumbres, productos de la zona y de temporada. Incluía además cereales integrales,  pescado y huevos, poca carne, así como un consumo mínimo de otros alimentos como lácteos, derivados cárnicos y dulces.

Asimismo, el consumo de proteínas era entre un 17-29 % menor que la dieta occidental,  aunque no es inferior a  la ingesta proteica recomendada por las autoridades sanitarias.

Fuente Eroski Consumer. Editado por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

HACER AYUNO INTERMITENTE POR TU CUENTA PUEDE SER UNA MALA IDEA

Es cada vez más popular, sin embargo no hay suficiente evidencia científica que nos demuestre sus supuestos beneficios.

“¿Por qué no probás con el ayuno intermitente? A mí me está yendo genial”. Las maravillas de este método de adelgazamiento y mejora de la salud ya son conversaciones de ascensor, gimnasio o en los chats de madres del colegio. Con los testimonios en primera persona que siguen pareciendo argumentos válidos, y no dejan de ser puras anécdotas sin valor científico ni estadístico.

¡Por favor, que decís!, si mi cuñada, “que sabe muchísimo” de nutrición y lo sigue. Además hay famosos de buena figura que están confesando que su secreto para lucir así es el ayuno intermitente. Pareciera que si querés tener una salud de hierro, mejorar tu rendimiento en el trabajo  o terminar con tu sobrepeso, tenés que probarlo.

Agreguemos que Instagram y Google están allí para hablarte insistentemente de los prodigios del ayuno intermitente.    

¿Me preguntás a mi? Lo siento no hay evidencias sólidas —por ahora— de esos atractivos beneficios

Los estudios de largo plazo, están pendientes.

El ayuno intermitente se ha propuesto como estrategia para ayudar al control de la diabetes,  mejorar la salud cardiovascular y las enfermedades metabólicas; también para aumentar el rendimiento deportivo.  La mayoría de los estudios se hacen a corto plazo y solo miden indicadores —como la presión arterial—, pero no evalúan si esto se refleja en que haya finalmente menos enfermedad cardiovascular o diabetes. Los resultados son heterogéneos y no concluyentes.

Probar no cuesta nada, ¿o sí?

Puede pasar. El problema es que no sabemos con certeza a quién le puede resultar perjudicial, porque, igual que ocurre con la investigación sobre sus beneficios, todavía no hay suficientes estudios sobre sus potenciales riesgos. Hay casos en los que está claramente   contraindicado   -al menos con lo que sabemos hasta ahora-. Olvidate de experimentar con el ayuno intermitente si estás embarazada, ya que se desconocen los posibles riesgos para el feto. Igual que si das la teta, o estás inmunodeprimido/a: de proponérselo a niños pequeños, ni hablamos.

Es posible que tengas diabetes y hayas oído maravillas sobre los efectos del ayuno intermitente sobre tu enfermedad. En la Escuela de Salud Pública de Harvard directamente la desaconsejan, ¿por qué? …y la realidad es que hay estrategias dietéticas mucho más seguras.

Pero a veces cuando se nos mete una idea en la cabeza no la soltamos, así que si tenés diabetes y a pesar de todo querés probarlo es absolutamente imprescindible que haya un seguimiento por parte del médico para ajustar la medicación y evitar hipoglucemias y/o hiperglucemias, y de un/a  nutricionista para ajustar la dieta.

El ayuno intermitente consiste en un ciclo de restricción de ingesta,  lo que ha despertado preocupación sobre su uso en personas que son susceptibles de presentar trastornos de la conducta alimentaria (TCA).

Aunque algunas investigaciones encuentran resultados positivos sobre la conducta alimentaria o sobre la imagen corporal, hay indicios de que pasar muchas horas sin comer puede incrementar el riesgo de sufrir un episodio de sobreingesta o de atracón e incrementar los pensamientos relacionados con la comida y el miedo a perder el control, por eso es crucial que el consejo dietético-nutricional lo dé un profesional tras una evaluación clínica, y no tu prima Naty o un influencer de Instagram. Y habiendo alternativas dietéticas seguras, no parece buena idea recomendar esta pauta a personas al voleo.

Una cuestión de peso

Una de las motivaciones principales para seguir esta pauta dietética es la promesa de la pérdida de peso, especialmente cuando el abordaje habitual —cambio de hábitos alimentarios y actividad física— ha fallado. Sin embargo, a pesar de que una amiga asegure que ha adelgazado cuatro kilos dejando de comer a las seis de la tarde, la ciencia se encuentra con resultados variables y menos espectaculares.

Hay varios ensayos clínicos donde la efectividad del ayuno intermitente para reducir el peso corporal y la glucosa se efectuaron  con mayor duración e implicando a más participantes y se ha encontrado que el ayuno intermitente en personas con sobrepeso y obesidad supone una pérdida de peso similar a la que se obtiene con una dieta hipocalórica convencional.

Además debe tenerse en cuenta a qué se debe la pérdida de peso. El objetivo debe ser reducir el porcentaje de grasa corporal; si perdés agua o masa muscular, no es algo para festejar: empeorás tu composición corporal y es más probable que recuperes el peso perdido en poco tiempo.

Es posible que la del 8C haya bajado de peso, pero el secreto no está en CUÁNDO come, sino que que probablemente también ha cambiado LO QUE come, CUÁNTO come o cuánto y qué ejercicio físico hace. Por no hablar de que haya habido modificaciones en otros cientos de posibles factores que podían estar afectando a su peso.

Juntos para siempre

Por último, un aspecto que importa tener en cuenta: la adherencia a la dieta. Cambiar el chip, porque una dieta no debe tener fecha de caducidad, no es un plan que debas seguir un mes para perder kilos y luego volver a ponerte como un globo. La idea es que sea un patrón alimentario que te permita mantener la salud y prevenir enfermedades, y que puedas mantener en el tiempo. Y esto último depende factores individuales: educación nutricional, motivación, manejo emocional, condiciones socioeconómicas, accesibilidad a alimentos saludables, situación familiar…

El mantenimiento siempre es un reto, el seguimiento a largo plazo muestra un abandono significativamente superior al que ocurre en las dietas de restricción calórica. Que tampoco son una maravilla, pero el ayuno intermitente suma algunos aspectos obvios que pueden resultar demasiado desafiantes para algunas personas: puede afectar también a las relaciones sociales.

Tu vecina  “sabrá mucho” de nutrición  pero es más que probable que sepa poco de vos. Que no tenga ni idea de tu estado nutricional, de la medicación que tomás, de si estás en riesgo de sufrir un trastorno de la conducta alimentaria (o lo has padecido), de cuáles son tus rutinas y tus preferencias o de tu estado fisiológico. Un especialista en Nutrición si lo sabrá y tendrá todos estos factores en cuenta.

Los beneficios y los riesgos del ayuno intermitente son inciertos: quizá a vos te va genial o puede ser un grave error. Algo importante y bien claro, si tenés algún problema de salud como diabetes, vas a consultar con su médica/o antes; pero Incluso si no tenés ninguna afección y querés experimentar, lo mejor es que te acompañe quien tenga el conocimiento para hacerlo bien.

Fuente: Beatriz Robles, tecnóloga de alimentos, dietista-nutricionista y autora de «Come seguro comiendo de todo».

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés un programa de adelgazamiento: Me escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  … y empezamos.  

También te comunicás por whatsapp al 11-5907-2200 o al consultorio 4801-0063

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Albóndigas Estelares “Alla Norma”

En Italia la polenta es como el puré de papas para nosotros. Cuando está bien hecha, no hay comparación (para mi gana la polenta), combina perfectamente con muchas opciones, entre las cuales se destaca este acompañamiento con albóndigas de carne vacuna. Un plato que suele tener aceptación en todas las edades.

Ingredientes

Para 4 porciones

  • 1 berenjena
  • Hojas de perejil fresco
  • 400 gr de carne picada magra
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • Aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 2 cucharaditas de aceto balsámico
  • 400 gr de tomate en lata cubeteado o trozado
  • 200 gr de polenta instantánea
  • 1 cucharada de manteca
  • 30 gr de queso rallado

Preparación

Cortá la berenjena en dados de 1 cm, espolvoreala con sal y dejala reposar 15 min, mientras tanto picás el perejil (hojas y tallos), resérvate unas hojas para decorar. Colocá el perejil en un bol, junto a la carme picada. Mezclalo a mano, bien apretado. Dividí la mezcla en unas 16 pociones y armá bolitas. Hacelas rodar en un plato, donde tengas las semillas de sésamo. Luego las llevás a la heladera para que tomen consistencia.

Tomá la berenjena con tu mano y presionala para que pierda el exceso de líquido salado. En una cacerola vas a saltearla en oliva unos 10 minutos o hasta que se dore, removiendo de vez en cuando. Luego vas colocando: el ajo machacado, el pimentón, el aceto, el tomate y un chorrito de agua. Dejalo cocinar unos 10 minutos o hasta que la salsa se espese.

Mientras tanto, pone las albóndigas en otra cacerola, con un chorro de oliva, a fuego medio, las freís unos 10 minutos, o hasta que estén completamente doradas.

Cociná la polenta según indique el envase, hasta que adquiera una consistencia media, agregale la manteca, revolviendo.

Condimentá la salsa a tu gusto, volcá allí las albóndigas y luego las servís sobre la polenta. Decorás con hojitas de perejil y queso rallado.

Listo!  

Tutti a tavola a mangiare!

Por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar tu transformación: Me escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  … y empezamos.  

También te comunicás por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Hay gente que baja de peso y jamás lo recupera (parte 2 de 2).

El secreto

Mucho cuidado con eso de “sólo por hoy”

Solo por hoy

Mantener el peso ideal requiere tener siempre conciencia de las calorías que ingerís. Un estudio de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, demostró que una ingesta accidental puede ser suficiente para provocar un aumento de peso. De hecho, hay evidencias de que esos kilitos de más que se acumulan porque nos hemos relajado durante el fin de semana, las vacaciones o en Navidad,  se mantendrán en vos durante mucho tiempo.

Otro trabajo, en Dinamarca, sugiere que el cuerpo se estabiliza aproximadamente a los 12 meses de haber seguido el protocolo de mantenimiento, tras la dieta (es cuando los niveles de grelina disminuyen y se incrementan los de las hormonas inhibidora del hambre, y la saciedad). Pero en algunos casos la elevación de la grelina y los cambios en las hormonas reguladoras del apetito, que incrementan la sensación de hambre, se mantienen durante años tras la intervención dietética.

Por ello los cambios en el estilo de vida deben ser mantenidos de forma prolongada, al menos durante más un año como señala el estudio danés, y deben acompañarse de una dieta equilibrada y ejercicio físico para aumentar el gasto energético y evitar la recuperación del peso.

¿El secreto?

Es que no te engañen. Deberás cuidarte toda la vida, y eso incluye un ejercicio físico diario acompañado de una adecuada alimentación. Incorporados a tu vida como vestirte o cepillarte los dientes. Algunos hábitos son difíciles de adquirir, pero también hay muchos pequeños gestos que uno puede hacer para comer bien sin hacer sacrificios.

¿Cómo funciona el efecto rebote?

Antes, Ahora y Después

Lo que les ocurrió a los concursantes de The Bigger Loser es algo que casi todos los que han hecho dieta ya conocen por experiencia: el temido efecto rebote. Algunos estudios aseguran que después de haber realizado una dieta, el efecto yo-yo aparece hasta en un 95% de las ocasiones, una estadística que no aporta mucha confianza… ¿Por qué sucede?

El organismo está programado para mantener las reservas de grasa corporal, lo que ayuda al ser humano a sobrevivir en periodos de escasez de alimentos. Al reducir la ingesta, se ponen en marcha una serie de mecanismos hormonales y del metabolismo energético para que, al aumentar aunque solo sea un poco las calorías iniciales, volver a recuperar el peso perdido. Por eso cuando nos sometemos a una pérdida de peso prolongada, el metabolismo disminuye y, cuando volvemos a comer como antes, asimilamos mayor cantidad de calorías.

Cambiar es el Camino Correcto

Hacen falta nuevas e inteligentes rutinas que puedas seguir de por vida.

Fuente: Ana Moreno. Nutrición. El Pais (España)

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar tu transformación: Me escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  … y empezamos.  

También te comunicás por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Hay gente que baja de peso y jamás lo recupera (parte 1 de 2)

Cuesta: son privaciones y un cambio de hábitos, pero se puede vencer al poderoso “efecto rebote”, esa amenaza que acecha a quienes desean evitar el regreso de los kilos.

En un programa de la cadena estadounidense NBC: The Biggest Loser, los participantes con obesidad competían por ver quien adelgazaba más. Un grupo de médicos siguió la vida de 11 concursantes durante los 6 años posteriores a su pérdida de peso televisada.

Uno de los participantes, quien había comenzado el programa con 195 kilos y lo había terminado con 86, ganó 47 kilos en poco tiempo tras volver a su vida normal. Lo que detectaron es que su metabolismo, se enlenteció durante el proceso de adelgazamiento, y ahora era incapaz de quemar más de 800 calorías al día. Vivía con hambre, sufriendo para no seguir engordando… El estudio concluyó lo que perece tan claro: es complicado, por no decir imposible, mantener el peso después de adelgazar con un cambio de dieta drástico y fugaz. Por lo que es polémico recurrir a las dietas relámpago.

Bajó 109 kilos y ya recuperó 47

¿Entonces no hay esperanza para quienes quieren adelgazar?

Claro que se puede. Solo que hay que enfrentarse a un complejo proceso donde un circuito hormonal te lo pone difícil, cuando se reducen las calorías consumidas (estás a dieta) aumenta la concentración de hormonas como la grelina (se produce en el estómago y le avisa a tu cerebro que hace falta comida), que te impulsa a  comer. Además hay una reducción de las concentraciones de hormonas como la PYY, la CCK, la leptina y la insulina. Así, disminuye la necesidad de calorías del cuerpo, de manera que el organismo emplea menos energía para mantener sus procesos biológicos. La suma del aumento del apetito y la reducción del gasto, arma un combo muy difícil para el mantenimiento del peso a largo plazo,

¿Qué onda una dieta baja en carbohidratos?

Por ejemplo, con una dieta cetogénica. En una  publicación del departamento de Nutrición de la Universidad de Harvard, el Dr.  David Ludwig especialista en el cruce de comida y hormonas. Sugiere que el tipo de calorías que ingerimos es más importante que su número. Para él, una dieta baja en hidratos de carbono funciona a la hora de mantener el peso a largo plazo «porque la reducción de los carbohidratos aumenta el gasto de energía». Sin embargo surgieron otras opiniones como la Academia Española de Nutrición y Dietética, que advierte,  si vas a seguir este plan alimenticio debería ser de manera individualizada, no para cualquiera.

KETO

Hay estudios muy rigurosos que advierten de los peligros de no ingerir carbohidratos, como falta de algunas vitaminas, minerales y fibra dietética, y que en algunos casos produce estreñimiento y halitosis, síntomas típicos de la cetosis. Además, no es una dieta fácil de mantener en el tiempo y puede ser bastante agresiva. Se consumen las reservas de grasa, que son limitadas y también cumplen funciones biológicas.

Para muchos investigadores, la alimentación que hará que no volvamos a recuperar el peso bajado depende más que de una dieta, de haber aprendido a comer, haber desarrollado nuevos hábitos de vida. Hacen falta rutinas que podamos seguir de por vida.

Finalmente: si querés adelgazar, contar calorías puede que no sea la estrategia más exitosa.

Por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar tu transformación: Me escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  … y empezamos.  

También te comunicás por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Coaching nutricional  y  cambio de conducta alimentaria.

Tradicionalmente la consulta nutricional es un encuentro de enseñanza-aprendizaje, y por ello supone un gran valor tanto para el profesional como para la persona que recurre a ella, ya que busca herramientas y apoyo para solucionar su problema.

Cuando se busca conseguir un cambio de conducta en un proceso de enseñanza clásica, el centro es el “Profesional Experto”, transmisor de contenidos hacia el alumno o “paciente”.

Hoy nos damos cuenta que este sistema habitual de enseñanza no logra transformar al otro, y su esfuerzo se centra en transmitir un discurso científico de salud y nutrición. No está mal, pero pocas veces cumple con las expectativas.

Asi las cosas, los resultados durante décadas vienen siendo decepcionantes. La mayoría de los asistentes a este tipo de entrevistas/consultas, no siguen las instrucciones del profesional experto.

Queremos transformar este sistema de intervención ¿terapéutica?

Los nutricionistas debemos conocer los aspectos técnicos ligados a la salud, así como los que refieren a la psicología del aprendizaje, en sus fundamentos, en la forma de educar, en el lenguaje utilizado (verbal y no verbal), en el reconocer al otro en toda su naturaleza humana e invitarlo a ser protagonista de su cambio.

Según la Academia Americana de Nutrición y Dietética, no se conoce aún la mejor combinación de estrategias de cambio de comportamiento y técnicas para aplicar en el tratamiento contra la obesidad. En cambio, se cree que se pueden aplicar una variedad de estrategias (de diferentes teorías de cambio de conducta) para ayudar a cambiar los comportamientos. En este sentido, la incorporación de las herramientas y metodologías del Coaching aplicadas a los tratamientos en salud, pueden ser una oportunidad para favorecer los cambios de conducta.

Sin embargo, en la actualidad, en muchas ocasiones a la transmisión del conocimiento sigue siendo unidireccional, hacia un sujeto pasivo a cargo de seguir indicaciones. Por el contrario, el Coaching Nutricional (CN), es un proceso a través del cual esa persona es totalmente activa en su cambio, identifica y vence sus obstáculos, adapta su entorno, toma una actitud y determinación adecuadas para conseguir transformar su alimentación, además de lograr una mejora en otros aspectos de su persona y de su estilo de vida.

Lo primero y necesario es que el profesional entrenado en esta práctica, antes de iniciar el proceso  evalúe el grado de motivación del paciente, luego podrá trabajar las estrategias específicas de acuerdo a los intereses y factores que motivan al paciente. Es para lograr una mejor adherencia al cambio real.  

¿Qué es el Coaching?

Coaching es el arte de empoderar a las personas en su capacidad para alcanzar sus objetivos, desarrollando autoconfianza y derribando temores o barreras muchas veces autoimpuestas, que impiden su crecimiento.

La persona se transforma, realiza su propio cambio de conducta, desarrollando habilidades o competencias que no pueden ser obtenidas a través de otro método .

Por esto, es un proceso individual y personalizado, en el que el centro del aprendizaje es el sujeto que desea realizar el cambio o “alumno”. Requiere tiempo, el que se necesite. Tené en cuenta que es una relación profesional que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Profundizan en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida.

El concepto central es que las personas en su interior tienen desde ya conocimientos previos que sirven de base para construir nuevos caminos.

Resumiendo

La posibilidad de conectarse con el otro en un escenario que propicie el cambio efectivo de conducta, es lo que ha alentado a buscar nuevas técnicas o formas de realizar la consulta con resultados más exitosos.

Cuando el/la nutricionista abandona su rol protagónico en “la consulta”, para transformarse en un facilitador y guía del aprendizaje, entrega las herramientas que el otro necesita y le enseña a usarlas, pero sin hacer el trabajo por su paciente.

De este modo  el paciente pasará a ser (como corresponde) el protagonista (activo) en su proceso de aprendizaje, responsable de sus decisiones y del ritmo que lleva su proceso de cambio, asumiendo tareas orientadas a generar nuevos hábitos en la medida que se sienta capacitado para cumplirlas. El cambio es un proceso y no un hecho puntual, ya que frecuentemente las personas acuden a la consulta esperando cambios rápidos o por el contrario, el profesional asume erróneamente que el cambio de hábitos puede lograrse luego de la primera (¿única?) sesión.

Debido a que las personas que concurren a consultorios de Nutrición suelen traer ideas clásicas de: dieta mágica, adelgazamiento rápido y curación.   El CN debe aplicarse siempre en un contexto acordado, el paciente debe conocer de qué se trata o nos arriesgamos a un rechazo.

Hay mejores formas para lograr los objetivos que te propongas (no solo la alimentación) mejores relaciones, trabajos, logros deportivos, etc.

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar tu transformación: Me escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  … y empezamos.  

También te comunicás por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Términos Básicos de Cocina

Cuando encuentres expresiones o palabras en recetas que no reconozcas, podrás recurrir a este mini diccionario de términos básicos de cocina. Que conste, yo aprendí algunos en la confección de este listado. Por eso es que si estás empezando a cocinar, como yo, o te decidiste a meter manos entre las hornallas, como yo, guardate este listado con términos básicos de cocina. Te ayudará cuando no sepas qué significa alguna palabra o cómo se hace alguna técnica de cocina. Creo que también le será muy útil a aquellas personas que, aunque tengan experiencia culinaria, a quién no se le hace una laguna o se le escapa el recuerdo de una definición. En cualquier caso sólo necesitás consultar aquí algún término.

Diccionario Básico de Términos de Cocina

A

A punto de nieve: Esta expresión hace referencia al resultado de batir las claras de los huevos, de forma que consigamos una «crema» con cierta consistencia. Consiste en batir las claras de forma enérgica y durante un tiempo hasta que consigamos el «punto de nieve». Momento en el cual las claras tendrán una consistencia que al volcar en un bol no caigan.

Acaramelar / Caramelizar: Consiste en untar un molde o algún ingrediente con azúcar caramelizado.

Aderezar: Es la acción de agregar sal, aceite, vinagre, jugos, especias… a ensaladas u otras preparaciones frías. Dar su justo sabor a una comida.

Adobar: Se trata de dejar reposar un alimento en crudo (entero o trozado) dentro de un preparado llamado «adobo» durante un tiempo determinado (desde horas, hasta días) con objeto de darle un aroma y sabor especial, ablandarlo o simplemente conservarlo en buen estado durante más tiempo.

Adobo: Es la mezcla con la que se adoban los alimentos. Generalmente se trata de una mezcla de salsas, aceites, especias, condimentos… Existen multitud de recetas diferentes de adobos, incluso solemos utilizar yogur natural en nuestros adobos.

Agarrarse: Significa que nuestro guiso o preparación «se pega» al fondo del recipiente donde se está cocinando. Cuando esto ocurre decimos que «se nos ha pegado la comida». Esto hace que la parte pegada al recipiente donde cocinamos se queme, dando mal sabor a nuestra receta.

Agridulce: Se dice cuando algún alimento, elaboración o salsa combina sabores tanto agrios como dulces.

Ahumado: El ahumado es una técnica de conservación a base de desecar el alimento a través del humo de leña, lo cual, además proporciona un sabor muy particular.

Ajillo, Al Ajillo: Se trata de una forma de guisar cocinando en aceite con abundante ajo y en ocasiones, un punto picante por ejemplo de una cayena o un ají (de “esos” que pican).

Aliñar: Muy similar a Aderezar, condimentar algún plato generalmente con aceite, vinagre o algún jugo de cítricos y sal. Aunque este término de cocina también puede utilizarse para referirse a condimentar o dar sabor a otras preparaciones.

Amasar: Trabajar con las manos una mezcla a base de harina hasta formar una masa fina y elástica, consiguiendo así darle la textura deseada.

Aprovechar: Nos referimos a utilizar los restos de otras comidas para nuevos preparados, elaborando así diferentes platos y evitando tirar comida (también conocido como “ropa vieja”)

Aromatizar: Añadir especias, hierbas aromáticas, jugos o esencias a una preparación con el objetivo de darle aromas y más sabor.

Aromatizar

Asar: Técnica de cocción que consiste en aplicar al producto una fuente intensa de calor con muy poca grasa, de forma que quede dorado por la parte exterior y muy jugoso por la interior. Se puede asar al horno, a la parrilla o a la plancha.

Asustar: Consiste en añadir un liquido frío (agua o caldo) a un guiso en ebullición para que, momentáneamente, deje de hervir.

Atemperar: Igualar o regular la temperatura de un producto.

Azúcar glas: Se trata de azúcar pulverizado o molido. El azúcar glas tiene una textura muy fina, en polvo. Es muy utilizado en repostería.

B

Baño María (o de María): Se trata de un método de cocción que consiste en cocinar los alimentos en una pequeña olla, la cual se introduce en otra de mayor tamaño que contiene agua. Todo el conjunto ha de ponerse al fuego o en el horno, de forma que el alimento introducido en la primera olla, no recibe el calor directamente, sino a través del agua de la segunda olla.

Baño de María

Batir: Consiste en agitar los ingredientes con ayuda de una batidora eléctrica o con unas varillas, de forma que consigamos una mezcla homogénea o darle a nuestra preparación la consistencia o densidad deseada.

Blanquear: dar un hervor o cocer a medias, para quitar el mal gusto, mal sabor o mal color.

Bolear: Trabajar una masa hasta darle forma redondeada. Obtenemos así panes redondos, albóndigas, trufas de chocolate, entre otros.

Bol: Se trata de un recipiente semiesférico, sin asas.

Boquilla: Las boquillas son un pequeño embudo de plástico o metal, las cuales se acoplan a las mangas pasteleras. Existen multitud de tipos de boquillas que dan diferentes formas y tienen diferentes usos.

Brasear: Es una técnica de cocina en dos pasos, consiste en cocinar primero con calor seco, y posteriormente con calor húmedo en una olla cubierta con agua o caldo, en compañía de elementos de condimentación, hortalizas, vino, caldo, especias

Bridar: Atar aves, carnes o pescado mediante un cordel (bramante) para evitar que pierdan su forma durante la cocción.

C

Cacerola: Se trata de un recipiente poco profundo, y normalmente cuenta con dos asas.

Cachear: Se dice de la forma de trozar las papas. Esta técnica de cortado consistente en clavar el cuchillo y arrancar o romper los trozos, sin hacer cortes limpios. Con esta técnica conseguimos que la papa suelte más almidón durante la preparación, lo que hará que la salsa ligue más.

Caldo: Es el líquido que resulta de cocer diferentes ingredientes como verduras, hierbas, carne, pescado o huesos. Se utiliza para dar más sabor en otras elaboraciones o recetas.

Caramelo: Es el azúcar tostado. Tiene un color dorado o marrón claro y un sabor muy dulce; se utiliza para decorar en la repostería o para incluir en diferentes recetas. Por ejemplo, es la base para elaborar flanes.

Carcasa: Es el caparazón o esqueleto de las aves , y se utiliza para preparar caldos.

Cazo: Nos referimos con este nombre a las vasijas metálica, con forma semiesférica y mango. Tienen diversas utilidades en cocina.

Chantilly: Se trata de una crema batida, con azúcar y ligeramente perfumada con vainilla. Es muy utilizada en postres y tartas.

Clarificar: Es un término de cocina que hace referencia a la técnica que se aplica a los caldos, y consiste en retirar sus impurezas y así aclararlos, lo cual aporta a nuestro caldo limpieza o transparencia.

Clarificar

Cocinar al Vapor: Se trata de cocer un preparado en recipiente (normalmente una rejilla) puesto dentro de otro con agua, sin que el alimento entre en contacto con el agua; de esta forma, se cocina únicamente con el vapor de agua que se forma. Es una técnica de cocina muy ligera, lo que la hace perfecta para elaborar recetas con muy poca grasa, y que además potencia el sabor natural de los alimentos.

Corregir: Hace referencia a modificar un sabor dominante en una preparación añadiendo otro ingrediente, agua o caldo para quitarle intensidad.

Crocante: Se llama así a los alimentos o preparaciones crujientes.

Cuajar: Por acción de calor o frío, coagular o aportar una forma más o menos compacta a elaboraciones culinarias o reposteras.

D

Dados: Dentro de los términos de cocina referentes al corte de los alimentos. Es una forma de cortar o picar los alimentos en forma de pequeños cubitos o dados.

Desalar: Sumergir un género salado en agua, fría por lo general, para que pierda la sal.

Dorar: Cocinar de cualquier manera hasta conseguir un tono dorado

Desglasar: Añadir vino a una asadura recién utilizada para recuperar la grasa o jugo que contenga.

Desgrasar: Retirar la grasa de un preparado.

E

Encamisar, camisar o forrar: Cubrir las paredes interiores de un molde con un género, dejando un hueco central para rellenar con otro preparado distinto.

Escabechar: Poner un alimento cocinado en un preparado líquido llamado escabeche para su conservación y toma de sabor característico.

Escabeche

Escarchar: Cocinar fruta en azúcar. Cuando se seca la fruta queda recubierta por una fina capa brillante parecida a la escarcha.

Escudillar: Hacer dibujos o trabajar con la manga pastelera.

Empanar: Consiste en pasar por harina, huevo batido y pan rallado un alimento para luego cocinarlo normalmente, en el horno o frito, lo cual aporta al preparado una crujiente textura por fuera quedando muy jugoso por dentro.

Emplatar: Este término de cocina hace referencia a servir el guiso o la receta en un plato o fuente para llevarlo a la mesa.

Engrasar: Consiste en untar con manteca u otra grasa el interior de un molde o recipiente. De esta forma, conseguiremos que al desmoldar, al sacar nuestra elaboración del molde, no se rompa ni se pegue al mismo.

Enharinar: Cubrir de harina la superficie de un recipiente o un alimento.

Escaldar: Es un método de cocción que consiste en sumergir en agua hirviendo un alimento durante unos pocos minutos.

En papillote: Cocinar un alimento recubriéndolo con papel de aluminio o papel de horno para conservar todo su sabor y mantener todos sus jugos.

Escalfar: Mantener en un punto próximo a la ebullición del líquido un alimento sumergido en él. Es una cocción de pocos minutos.

Escamar: Hace referencia a quitar las escamas de un pescado.

Especias: Son unas sustancias aromática que se obtienen de hojas, raíces, frutos, semillas, cortezas… Y que se utilizan para potenciar el sabor de los alimentos. Las especias son condimentos, y aportan a las recetas un aroma y sabor muy buenos si se saben utilizar correctamente.

Espumar o Desespumar: Cuando cocinás legumbres o elaborás guisos, se crea en la superficie del mismo una espuma la cual está formada por las impurezas que estos alimentos desprenden. Desespumar consiste en retirar estas impurezas. Con la ayuda de una espumadera.

Estirar: Trabajar una masa con rodillo para dejarla fina y elástica.

Estofar: Es un método de cocción de los alimentos el cual consiste en cocinarlos en un recipiente tapado, añadiendo todos los ingredientes en crudo y dejando que se cocinen juntos para que se mezclen los sabores.

F

Fermentar: Propiciar el crecimiento de microorganismos como mohos, bacterias o levaduras, para la obtención de alimentos como yogures, miso, kéfir, entre otros.

Flamear: Hacer arder una bebida alcohólica en un preparado (flambear).

Fondear: adaptar una masa a un molde con ayuda de una porción de masa o con las propias manos.

Filetear: Método de corte, y consiste en cortar un alimento en filetes o lonjas.

Finas Hierbas: Término de Cocina que hace referencia a una mezcla de hierbas aromáticas cortadas muy finas.

Freír: Consiste en cocinar un alimento o preparación introduciéndolo en una sartén con una grasa (normalmente aceite) a alta temperatura.

Fumet: Palabra de origen francés. Se trata de un caldo concentrado que se obtiene con la cocción de diferentes ingredientes como pescados, carnes, aves o verduras, y que posteriormente se utiliza para dar sabor a otras recetas.

G

Gourmet: Es una expresión francesa referente al gastrónomo. Hace referencia a la persona aficionada a comer bien y la cual aprecia la buena cocina. También se utiliza para designar ciertos platos y ciertas preparaciones exclusivas o de gran calidad.

Gratinar: Hacer tostar en el horno, a alta temperatura, la capa superior de una preparación, de forma que quede dorada y ligeramente crujiente.

Coliflor Gratinado

Guarnición: Son los diferentes ingredientes o preparaciones que acompañan y completan el plato principal. Lo que de pequeños llamábamos el adorno del plato.

Guisar: Consiste en cocinar alimentos sometiéndolos a la acción del fuego mediante grasa, agua o caldo.

H

Helar: Congelar por medio de temperaturas por debajo de los cero grados una comida, preparación…

Hervir: Consiste en cocinar por inmersión en un líquido en ebullición. Este término también hace referencia a hacer que un líquido entre en ebullición por la acción del calor.

Hierbas Aromáticas: Son un condimento fundamental en la cocina, ya que aportan aromas y sabores naturales. Están incluidas dentro de las especias.

J

Juliana: Se trata de un método de cortar los alimentos, consiste en cortes en tiras.

L

Ligar: consiste en añadir a un preparado un elemento de ligazón para espesar; fécula, harina,….. También es utilizado este término cuando nos referimos a mezclar diversos ingredientes de forma homogénea.

Levantar: Hervir de nuevo un preparado para evitar una posible fermentación o deterioro.

M

Macerar: Poner en remojo alimentos durante un tiempo en diferentes salsas, jugos y especias, para que adquieran aroma y sabor. Es muy utilizado para las frutas, las cuales se maceran bañándolas en vino, licor, azúcar, etc.

Maicena: Harina fina de maíz.

Majar: Quebrar de forma grosera, machacar de forma imperfecta, normalmente con un mortero.

Marcar: Freír en muy poco aceite todos los lados de un alimento, antes de cocinarlo, de forma que quede sellado por fuera pero crudo por dentro. También preparar un plato al que le falta cocción

Marinada: Adobo, maceración.

Marinada

Marinar o Enmarinar: Poner alimentos, generalmente carnes o pescados, en salsas, jugos, hierbas aromáticas… para conservarlos, aromatizados o ablandarlos. La palabra hace referencia al agua marina, que era lo que se utilizaba antiguamente para conservar ciertos alimentos.

Montar: Consiste en colocar los alimentos, una vez cocinados, sobre un plato. Pero también es utilizado en cocina como sinónimo de batir, sobre todo al hacer referencia a las claras de los huevos. «Montar las claras de huevo», que quiere decir batir a punto de Nieve.

Marchar: Empezar la cocción de un plato, previamente preparado o marcado.

Masa madre: Masa formada por harina y agua. En la propia harina se encuentran las levaduras y bacterias necesarias para la fermentación de las masas. Gracias a la masa madre se obtiene un sabor y olor muy específico en los alimentos elaborados con esta masa madre.

Mechar: Introducir a una carne cruda, con ayuda de una mechadora o cortes. Agregás ajos, ciruelas deshidratadas, panceta…

Moldear: Poner un preparado dentro de un molde para que tome las forma de este.

O

Olla: Es un recipiente para guisar o cocinar los alimentos, redondo y alto, con boca ancha y con asas. Y en cocina es utilizado en un sinfín de preparaciones y recetas.

P

Panko: El panko es un tipo de pan rallado japonés, el cual se ha popularizado mucho para rebozar los alimentos. Se hace con la miga del pan.

Parrigas: Parrilla circular con campana enlozada que se usa sobre la hornalla de la cocina (cocción húmeda)

Perfumar: Aromatizar un plato o un guiso

Plancha: La plancha es una placa de metal, la cual se calienta normalmente con electricidad. Cocinar a la plancha es una manera muy saludable de hacer los alimentos puesto que, normalmente, cuando nos referimos a cocinar algún alimento a la plancha, se elabora sin ningún tipo de grasa ni aceite, lo cual potencia el sabor natural del alimento que estemos cocinando.

Pochar: Es una técnica de cocción la cual consiste en cocer un alimento en un líquido a una temperatura inferior al punto de ebullición, de esta manera conseguimos que el alimento se cocine en su propio jugo.

Puchero: El puchero es un guiso formado, principalmente por caldo y el cual va acompañado con vegetales como garbanzos y papa. El término también hace referencia al puchero, similar a la olla.

Pinchar: Dar pequeñas punzadas a una masa para evitar que se hinche o se encoja.

Punto: Cuando un alimento alcanza un grado justo de cocción, se dice que está a punto para su utilización.

R

Rebozar: Cubrir un género con una ligera capa de harina y otra posterior de huevo batido, antes de cocinarlo, normalmente mediante una fritura o al horno.

Reducir: Este término hace referencia a espesar un líquido mediante evaporación o ebullición. La mayoría de las veces se hace a fuego intenso durante unos minutos de forma que la salsa que obtenemos, tiene un sabor más intenso y concentrado.

Rehogar: Freír los alimentos en una sartén o cacerola a fuego lento hasta obtener el punto deseado de ternura y sabor.

Rehogado

Roux: Es una mezcla de harina y grasa (normalmente manteca) que se utiliza para espesar preparaciones. También es la base de muchas salsas, como la bechamel. Es fundamental hacer el Roux en un fuego lento y suave.

S

Salazón: Se trata de una técnica de conservación que consiste en la deshidratación parcial de los alimentos a través de la sal, de manera que se inhiben algunas bacterias y se refuerza su sabor.

Salmuera: La salmuera es agua con una alta concentración de sal disuelta. Popularmente, también es utilizado para hacer referencia a un plato o una preparación que está tan salado que no se puede comer.

Salpimentar: Agregar la sal y la pimienta requerida a un plato.

Salsa: Líquido más o menos denso y sustancioso que acompaña a los alimentos aportándole sabor.

Saltear: Cocinar total o parcial mente, con grasa o  aceite y a fuego violento para que no pierda su jugo un preparado que debe salir dorado.

Sofreír: Rehogar

T

Tamizar: Consiste en pasar por un tamiz o colador muy fino ingredientes sólidos como la harina, el cacao o el azúcar, con el fin de eliminar las partes más gruesas y conseguir una textura más fina. Evitando así que en la preparación se apelmace formando grumos.

Tostar: Dar color tostado a los alimentos. Dorar, dar calor a un alimento mediante una tostadora.

V

Volcán: Recopilar una montaña de harina haciendo un agujero en el centro para derramar los diferentes alimentos necesarios y proceder al amasado.

________________________________________

Hasta aquí nuestro Glosario de Términos de Cocina. Podrás guardarlo y usarlo como  consulta cuando te atravieses con algún término de cocina extraño y tu receta ingrese en la incertidumbre. Enviame todos aquellos términos que consides  que  se deberían  incluir. Así, entre todos, conseguimos el más espectacular Diccionario de Términos de Cocina.

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar tu transformación: Me escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  … y empezamos.  

También te comunicás por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Diabetes: Como manejar la alimentación en la Post Pandemia

Uno de los efectos principales de la pandemia de Covid-19 en las personas fue causado por el sedentarismo, que afectó el peso y creó modificaciones en la composición corporal (más grasa, menos músculo). No solo se trató de comer mucho o peor, hubo un cambio de estilo de vida  que alteró la salud de la población y en especial a las personas con diabetes, cuyo tratamiento depende casi en un 50% de su alimentación, peso corporal y ejercicio físico.

Las claves

Como el estilo de vida también incluye a las emociones, y depende de como se gestionen habrá consecuencias y/o soluciones. En un contexto de aislamiento, en donde se ven alterados los hábitos, en general para peor, el primer gran consejo es re-establecer rutinas con horarios bien definidos que permitan generar orden y compromiso.   

Personas encerradas y  aisladas de sus seres queridos durante tantos meses, presentaron angustia, ansiedad, temor por la incertidumbre y no saber cómo manejarse.

Dame Fibra

Algo esencial para un paciente con diabetes: como dije es el manejo de los horarios, el respeto de las porciones – para evitar desbordes -. Y otro factor crucial es la elección de alimentos.

Evitá creer los mitos que rodean la alimentación en la diabetes, te lo anuncio ya: se puede  “comer de todo”, sólo necesitás administrar los alimentos, los carbohidratos en particular.  Si la comida tiene carbohidratos -en forma de pan, galletita o una masa-, debe ser solo una parte de la comida. Es decir que cuando vas a incluir papa, arroz, choclo, pasta, etc., tendrás que diseñar el plato en base a hortalizas, proteína y un poco de carbohidratos, fíjate en el gráfico.

El plato saludable -o plato Harvard- se basa en la división de un plato de comida en dos mitades, cuyo 50% deberá ser de vegetales y la otra mitad deberá dividirse, a la vez, en otras dos mitades: un 25% del plato total podrá contar con los carbohidratos y otro 25% con las proteínas.

Pero, ¿cuál es la razón por la se señala esta distribución? Es muy importante que las comidas tengan vegetales, ya que aportan fibra, y esta fibra vegetal no es absorbida, no pasa a la sangre, pero mejora el tránsito intestinal, aportan minerales y, muy importante, tiene un efecto dinámico en la dieta: cuando los almidones se digieren, la fibra vegetal se une a la glucosa liberada y hace que no se pueda absorber inmediatamente: así la glucosa pasa a la sangre de manera  intermitente, con menor requerimiento de insulina,  un alivio para la Diabetes.

Otro dato: ¡Cená temprano! Lográs  completar la digestión estando despierta/o y a no seguís trabajando los alimentos cuando estás durmiendo. Además por lo general, sentimos hambre alrededor de las 19, y lo que interpreta nuestro cuerpo es que hay que cenar, no de picotear.

Doctor Ugarte

Seguinos en Instagram: en @doctor_ugarte y también en @adelnutonline 

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís por WhatsApp al 11-5907-2200  

También por mail a eldoctorugarte@gmail.com  …y empezamos a cambiar las cosas 

Aquí te aportamos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

El mejor uso de las frutas

La fruta es un alimento saludable, por supuesto,  sin embargo vas a encontrar muchos productos elaborados a partir de ella que no gozan de la misma consideración.  Y el azúcar es el eje del problema.

Escuchamos docenas de comentarios respecto a las frutas, que por repetidos se disfrazan de verdaderos y no lo son. Por ejemplo:

  • Que no se debe tomar después de las comidas,
  • Que algunas frutas engordan,
  • Que otras te constipan
  • Que te desintoxican
  • Que hay comerlas al despertar
  • Que deben evitarse a partir de las seis de la tarde,
  • Que no se debe mezclar sandía con vino…

Nada de esto tiene fundamento científico

Si algo contiene fruta no quiere decir que siempre sea saludable

Cierto, es rica en fibra, tiene gran contenido en vitaminas o minerales, contiene antioxidantes… Todo es verdadero, pero podemos caer en el error de conceder beneficios extraordinarios a los alimentos que no los tienen. Por ejemplo, a algunas frutas se le atribuyen supuestos efectos curativos, como cuando comemos naranjas pensando que su contenido en vitamina C puede curar los resfríos. Otros alimentos se consumen para intentar compensar los efectos adversos de una mala alimentación; por ejemplo, cuando se toman jugos  “para desintoxicar el hígado”.

Para peor podríamos  caer en el error de pensar que unas galletitas enriquecidas con vitamina C son equivalentes a una naranja. ¡Que disparate!.

Desinformándonos  para vender más.

La publicidad, el precio, la disponibilidad, la falta de conocimientos y un largo etcétera.  Pueden hacer que creas que una botella de jugo es igual a una fruta natural.

Cuando una  fruta ha sido procesada o transformada de algún modo, como cuando se elabora un jugo o se encuentra como ingrediente en un alimento. ¿Sigue siendo saludable? La lógica podría decirnos que sí, porque si la fruta es saludable, debería serlo en cualquiera de sus formas. Por eso caemos en el error de pensar que un jugo de naranja recién exprimido es tan saludable como una naranja. No es así.

Beber y comer. No son lo mismo

Cuando comés una naranja, los azúcares se encuentran dentro de la matriz del alimento, en el interior de las células y acompañados de fibra. Esto hace que estén menos disponibles. En cambio cuando te tomás un jugo, el azúcar se encuentra libre. Por eso los azúcares de una naranja se metabolizan de manera más lenta que los de un juguito, aunque se trate aparentemente de lo mismo.

Por otro lado, cuando masticás tardás mucho más tiempo en ingerir el azúcar  que cuando bebés jugos. Y  la velocidad de absorción es muy importante, porque determina la forma en que se elevará la glucosa en sangre, lo que obliga al páncreas a esforzarse más para producir insulina que “administre” ese azúcar y mantenga los niveles de glucemia normales.

Más argumentos

La masticación da más saciedad y las cantidades son importantes,  es que comer una naranja o tomar el jugo de 3 naranjas es muuuuy diferente. Por eso cuando usás tus dientes comés  menos que cuando lo tomás en forma líquida. Y así es que ingerís menos azúcares y calorías. Una naranja aporta aproximadamente 45 kcal y 10 g de azúcar y un jugo, 120 kcal y 25 g de azúcar.

Mastica la fruta, es lo mas natural

¿Qué onda con otros formatos como licuados o batidos? En estos casos, aunque la fruta conserve todas sus partes –como la piel o la pulpa–, pierde su integridad estructural: los azúcares del interior de las células pasan a encontrarse en forma libre. Es cierto que estos productos conservan mayor cantidad de fibra, que enlentece la metabolización de los azúcares y es saciante, pero sigue sin ser equiparable a comer una pieza de fruta.

En resumen

Consumír jugos de fruta  puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, obesidad y caries, por eso te recomiendo  limitar su consumo y preferir la fruta entera.

Fuente: Miguel A. Lurueña Martínez (Eroski)

Editado por Doctor Ugarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Respiración Consciente ¿Para qué te sirve?

Cuando nos sentimos solos o ansiosos, la mayoría de nosotros buscamos distracciones, lo cual nos suele llevar a consumir de manera poco saludable —puede que comás fuera de horario o sin tener hambre, leer sin mucha conciencia de lo que estás haciendo, perder tiempo con el celular sin un propósito.  La respiración consciente es una buena manera de brindarle al cuerpo y la mente espacio para tener plena conciencia. Después de una o dos respiraciones, es posible que sientas menos deseos de llenar el vacío o distraerte. Tu cuerpo y tu mente vuelven juntos hacia vos y ambos son nutridos por la atención plena a la respiración. De manera natural, tu respiración se volverá más relajada ayudando a tu cuerpo a soltar la tensión.

Practicar la respiración consciente te ofrece una pausa sanadora. También hará que tu plena conciencia se haga más estable, de manera que cuando explores tu ansiedad u otras emociones tendrás la calma y la concentración para ser capaz de hacerlo.

La meditación guiada se ha practicado desde los tiempos del Buda. Podemos practicar el siguiente ejercicio estando sentados o caminando. En la meditación sentada, es importante estar cómodo y que tu columna esté derecha y relajada. Podés sentarte en un almoadón con las piernas cruzadas o en una silla con los pies en contacto con el piso. Con la primera inspiración, pronunciá silenciosamente y para vos mismo la primera línea de la meditación de más abajo, y en la exhalación pronunciá la segunda línea. En las respiraciones siguientes, podés utilizar simplemente las palabras entre paréntesis.

Al inspirar, sé que estoy inspirando.

Al espirar, sé que estoy expirando.

(Inspiro. Espiro.)

Al inspirar, mi respiración se hace profunda.

Al espirar, mi respiración se hace lenta.

(Profunda. Lenta.)

Al inspirar, estoy consciente de mi cuerpo.

Al espirar, calmo mi cuerpo.

(Consciente del cuerpo. Calma.)

Al inspirar, sonrío.

Al espirar, suelto.

(Sonrío. Suelto.)

Al inspirar, habito el momento presente.

Al espirar, disfruto el momento presente.

(Momento presente. Disfruto.)

Este texto es un extracto de «Silence: The Power of Quiet in a World Full of Noise» by Thich Nhat Hanh

Thich Nhat Hanh es un monje budista vietnamita, autor de varios libros sobre meditación (y algunos sobre alimentación). Vive en Plum Village, un centro de meditación en el sur de Francia.

por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.