Los secretos del Aceite de Oliva. (cuarta parte)

A mediados de la década de los años “50” un médico norteamericano (Dr. Ancel Keys) llamó la atención del mundo científico al vincular la menor mortalidad cardiovascular en los países de la cuenca del mediterráneo, con su particular manera de alimentarse.
El tiempo y la investigación terminó corroborando esta afirmación, tan sólo desde hace aproximadamente 40-45 años desde que se han empezado a establecer, con fundamentos, las propiedades nutricionales y los efectos preventivos del aceite de oliva virgen (siempre que se mencione aceite de oliva se refiere a aceite de oliva virgen).
Hoy la llamada “Dieta Mediterránea” es un modelo aconsejado a personas que requieren especial cuidado de sus arterias coronarias, y la estrella de esta “Dieta” es el aceite de Oliva, consumido como grasa principal. Hay suficiente evidencia de su relación con una menor prevalencia de la enfermedad cardiovascular y una mayor esperanza de vida si se compara con la de los países del norte de Europa y los Estados Unidos

Los médicos recomendamos “a todas las personas” un equilibrio entre las grasas consumidas en una alimentación, digamos, prudente. Los ácidos grasos conocidos como monoinsaturados (omega 9), deben estar en cantidad suficiente (10 % de la grasa consumida diariamente), el problema es que no son tan abundantes en la comida habitual. La fuente más importante de este tipo de grasa es: si, el Aceite de Oliva.

Recomendaciones para la aplicación de Insulina

zonas-2-1
• Conviene mantener la insulina en uso a temperatura ambiente*
• Si la lapicera o el cartucho lleva más de un mes de iniciado y no se agotó su contenido hay que descartarlo* .
• Si acostumbra desinfectar la zona de aplicación previamente (aunque no es necesario) espere a que el alcohol se haya secado.
• Evite inyectar en el nacimiento de un pelo o vello
• Prefiera utilizar agujas cortas y finas
• No use la misma aguja indefinidamente. Cámbielas con la frecuencia que le recomiende el médico.
• Genere un pliegue con la mano libre e Inserte la aguja de forma perpendicular, con un movimiento rápido. Aplique la insulina lentamente.
• Cuente hasta 10 antes de retirar la aguja.
• Evite aplicar la insulina siempre en el mismo lugar. Rote la zona del cuerpo en sentido horario y en las regiones que se recomiendan (ver gráfico).
tecnica
 
* Estas recomendaciones no aplican para las insulinas de origen animal (bovinas y porcinas)

Las dos caras del temido colesterol

Entrevista al Doctor Ugarte por Sebastián A. Ríos De la Redacción de LA NACION
No es tan frecuente que una persona con colesterol elevado respete al pie de la letra las indicaciones de su médico. Según un estudio de la Sociedad Argentina de Cardiología, el 43% de los pacientes con hipercolesterolemia abandona la medicación recetada para combatir esta condición que afecta a alrededor del 35% de los argentinos, y que constituye uno de los principales factores de riesgo del infarto. 
Para mantener los niveles de colesterol dentro de límites saludables, siempre es bueno recordar que los medicamentos no constituyen la única herramienta de la que disponen los médicos para lograrlo, ni tampoco la primera a la que debe recurrirse. 
La mitad de las personas que tienen colesterol elevado podría beneficiarse simplemente mediante un cambio de su estilo de vida: modificar la dieta, bajar de peso y hacer ejercicio permitirían resolver buena parte de los casos de hipercolesterolemia”, dijo el doctor Alejandro Ugarte, Jefe de la Sección Nutrición y Diabetes del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas (CEMIC).
Es importante mantener al colesterol dentro de niveles aceptables (saludables, puede decirse).
 ¿Cuáles son esos niveles?
Bueno, eso depende de cuál de los distintos tipos de colesterol estemos hablando.
Como el colesterol es una molécula grasa, y por lo tanto, no es soluble en agua, para poder circular por la sangre debe estar siempre asociado a otra molécula que es la que le da, digamos, personalidad.
“Las distintas formas que adquiere el colesterol se nombran de acuerdo con la densidad de las moléculas a las que están unidas”, señala el doctor Ugarte.
Quizá la más conocida –y más temida– sea la lipoproteína de baja densidad o LDL (por Low Density Lipoprotein), a la que lo médicos apodan “colesterol malo”. Esta es la molécula encargada de transportar al colesterol que es producido en el hígado en su travesía hasta las distintas regiones del organismo.
Desgraciadamente, a veces las moléculas de LDL no llegan a destino, y ahí empieza la historia de la aterosclerosis.
Las causas no son sencillas (ver recuadro), pero la medicina ha logrado explicarlas.
De ellas se desprende que no sólo es deseable que el colesterol total se encuentre dentro de niveles aceptables: también es un signo saludable una generosa couta de colesterol bueno o HDL.
¿Cuáles son los niveles aceptables o deseables en materia de colesterol? “Cuando uno habla de colesterol total, lo deseable es que sea menos de 200 miligramos por decilitro (mg/dl) –responde el doctor Ugarte–. Los valores límites se encuentran entro los 200 y los 239 mg/dl, y hablamos de colesterol elevado cuando éste va más allá de los 240 mg/dl.”
Hilando más fino, a la hora de leer los análisis de colesterol en sangre hay que recordar que es preferible que los niveles de LDL estén por debajo de 160 mg/dl para las mujeres premenopáusicas, y menores a 130 mg/dl para todoas los varones y las mujeres que han atravesado la menopausia.
“A aquellas personas en las que se ha hallado una evidencia de lesión arterial o que tienen diabetes se les pide que sus niveles de LDL estén muy bajos, menos de 100 y en algunos casos 70 mg/dl o menos”, agrega Ugarte.
En cuanto al HDL, completa este médico nutricionista, “lo deseable (tanto para hombres como mujeres) es que esté por arriba de 40 mg/dl, y es realmente beneficioso a partir de los 60 mg/dl. En estos casos, su presencia es considerada un factor de protección cardiovascular”.
Por último, resta mencionar a otro tipo de lípidos: los triglicéridos. Estos son trasportados por una tercera molécula, la lipoproteína de muy baja densidad o VLDL (por Very Low Density Lipoprotein).
“Aunque individualmente no constituyen un factor de riesgo, si su presencia en sangre es elevada –esto es por arriba de 200 mg/dl– al mismo tiempo que los valores de HDL son reducidos, este último pierde su función protectora.”
Para poder mantener al colesterol bajo control, lo primero es tener un estado de situación de este potencial enemigo.
En los adultos sanos, la recomendación es hacerse un análisis de colesterol en sangre y, si los valores son normales, repetirlos cinco años más tarde.
Cómo combatirlo
Ahora, si los niveles resultan estar fuera de lo que se considera saludable, el control debe repetirse anualmente.
¿Cuál es el camino por seguir en este último caso?
“En primer lugar, hay que tomar en cuenta de que, si bien sólo la cuarta parte del colesterol que circula en la sangre ingresa al organismo a través de los alimentos (el resto es producido por el mismo individuo), la influencia de la alimentación sigue siendo muy importante –afirma el doctor Ugarte–. Cuando una persona consume muchas calorías y tiene cierta predisposición genética, esta gran ingesta de calorías favorece una gran producción de colesterol.”
Dicho en términos sencillos: para las personas con colesterol elevado, la primera recomendación es no consumir calorías de más.
“Cuando un paciente viene a mi consultorio con colesterol elevado, lo primero que observo es si tiene sobrepeso; casi afirmativo, la indicación es bajar de peso –cuenta Ugarte–. Si está en su peso normal, lo aconsejable es que haga una dieta con predominio vegetariano, ya que los vegetales no contienen colesterol.”
Otras medidas para colaborar en la lucha contra la hipercolesterolemia son el abandono del hábito de fumar y la actividad física, dos factores decisivos.
Pero si la modificación de las pautas alimentarias y la adopción de las medidas recién mencionadas no consigue torcerle el brazo al temido colesterol.
Sólo entonces se recurre a tratamientos medicamentosos para disminuir sus niveles en sangre.
El camino a través de la sangre
¿Qué mecanismos se activan en el organismo para que los niveles de colesterol estén por encima de los considerados normales? ¿A qué atribuye la ciencia el naufragio?
Las células que se nutren del colesterol poseen receptores que les permiten distinguirlo de otras moléculas. Cuando estos receptores empiezan a fallar, las moléculas de colesterol no pueden ser captadas por las células y vagan por la sangre; el efecto es el mismo cuando la producción de colesterol por parte del hígado supera la demanda de las células.
Aquí entra en escena el bueno de la película: las moléculas de lipoproteínas de alta densidad o HDL (por High Density Lipoprotein), popularmente conocido como “colesterol bueno”.
Cuando por alguna de esas razones el colesterol de las moléculas de LDL no es captado por las células, explica el doctor Ugarte, “puede ser transferido a otras moléculas, las HDL, que se encargan de recorrer el camino inverso, y devolver el colesterol sobrante al hígado”.

Los secretos del Aceite de Oliva

El olivo (Olea europaea) es un árbol originario de Asia Menor, donde el olivo silvestre es muy abundante y forma verdaderos bosques. Sin embargo, su cultivo para la obtención de aceite comenzó en Creta, y en el siglo VI a.C. se propagó por toda la cuenca del Mediterráneo. En España, el olivo fue introducido por los fenicios, que también aportaron el procedimiento para obtener el aceite, el cual alcanzó un notable desarrollo con la dominación romana. Los árabes introdujeron sus variedades en el sur de España e influyeron en la difusión del cultivo. El cultivo del olivo sale de la cuenca mediterránea con el descubrimiento de América, en 1492, y se extiende por México, Perú, California y Argentina.

captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-3-51-11-p-m

Composición

  • Agua: aproxim 50%
  • Aceite: alrededor de un 22%.
  • Azúcares: 19% (se originan a partir del almidón inicial).
  • Celulosa: 6%.
  • Proteínas: 1,6%.
  • Cenizas: 1,6%.
  • Colorantes: cianidina y peonidina.
  • Sustancia responsable del sabor amargo: la “oleuropeína”.
  • Elementos minerales: sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro y zinc.

Obtención del aceite de Oliva

captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-3-51-17-p-m

Para separar el aceite (fase oleosa) del resto de los componentes de la aceituna, alpechín (fase acuosa) y orujo (fase sólida), se pueden utilizar diferentes métodos:

  1. Obtención por presión o método clásico con prensas verticales, con agua caliente, se recoge el orujo bastante seco por un lado, y, por otro, una mezcla de aceite y agua que se acumula en pozos de decantación. Para separar la fase oleosa (aceite) de la fase acuosa, con restos de partículas sólidas, se deja reposar. Así, el aceite limpio flotará encima del agua y de las partículas sólidas, al tener menor densidad.
  2. Obtención por centrifugación o sistema continuo. Este sistema consiste en introducir la masa de aceituna en un cilindro horizontal y hacerla girar a gran velocidad. En ausencia de aire, y a lo largo del trayecto del cilindro, se consigue la separación, por diferencia de su densidad, del orujo, el agua y el aceite.

El Convenio de Naciones Unidas sobre aceite de oliva indica que el aceite de oliva virgen es aquel que se obtiene del fruto del olivo únicamente por procedimientos mecánicos u otros procedimientos físicos aplicados en condiciones, especialmente térmicas, que no produzcan la alteración del producto, y que no hayan tenido otro tratamiento que el lavado, la decantación, la centrifugación y el filtrado.

Sin embargo, aún cumpliendo con esta definición, se pueden encontrar distintas calidades de producto que resultan de los diferentes procesos extractivos y las características de los frutos utilizados.

Clasificación y calidad del Aceite de Oliva

captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-3-51-24-p-m

Virgen Extra: La acidez es inferior a 0,8 g por cada 100 g de Aceite de Oliva, y es el de mayor calidad porque conserva todas las características de su fruto.

Virgen:  Por efectos de la fruta o del proceso, la calidad de este aceite no es óptima. Su grado de acidez es superior a 0,8% e inferior a 2%.

Virgen Corriente: En este caso, la acidez del producto es mayor al 2%, y puede llegar a un máximo del 3,3%. Es apto para el consumo, pero su calidad es muy inferior.

Virgen Lampante: son aceites que no son aptos para el consumo. Debido a su fuerte sabor y alto índice de acidez (mayor a 3,3%), éste aceite de oliva debe ser refinado para ser consumido. El proceso genera la pérdida de casi todas las propiedades captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-3-51-33-p-mdel producto. El resultado recibe el nombre de aceite de oliva refinado.

Aceite de oliva: Lo que comúnmente se comercializa como aceite de oliva, es una mezcla del aceite de oliva virgen lampante refinado con aceitede oliva virgen cuyo nivel de acidez no debe superar el 1,0%.
Actualmente es el aceite de mayor consumo en el mercado, y una gran parte de los aceites de oliva que se importan y comercializan en la Argentina corresponden a esta categoría.

 

¿Puedo comer huevos? ¿Cuántos por semana?

1.   La Guía Alimentaria para Estadounidenses es elaborada por la Secretaría de Agricultura de los EEUU, desde 1980  y cada 5 años la actualiza con información disponible sobre todos alimentos aptos para consumo. En ella recomendaba, hasta 2014, que el consumo de colesterol se limitara a menos de 300 miligramos por día. Que equivale a la cantidad que contiene 100 gramos de manteca, dos huevos pequeños o 300 gramos de carne roja cocida.
2.   El comité formado por 14 expertos en nutrición, medicina y salud pública.,  suponía que comer mucho colesterol elevaba el riesgo de enfermedad cardíovascular y cerebrovascular, al contribuir a la formación de placas de ateroma en las arterias. Pero la versión 2015 de esta guía modifica el  límite de consumo de colesterol “porque la evidencia disponible muestra que no hay una relación apreciable entre el consumo del colesterol dietético y el colesterol en sangre”.
3.   ¿Porqué? Es que el 80% del colesterol sanguineo lo fabrica nuestro propio organismo (en el  hígado) y solo el 20% restante es aportado por los alimentos. Además el intestino tiene un límite para la absorción de colesterol
4.   Estos conceptos diluyen la polémica respecto al consumo de huevos, tienen colesterol,  pero también contienen nutrientes beneficiosos. Podemos comer huevos, ya no están entre los »acusados«. Aún así, si tu colesterol está elevado, consultá con tu médico, la cantidad que podes consumir por semana.
5.   Aunque el colesterol pueda tener un ingreso mas elástico, no ocurre lo mismo con las grasas saturadas que lo acompañan. Ahora, las calorías que provienen de las grasas saturadas (estimulantes de la producción propia de colesterol) no deberían superar el 8% del consumo calórico diario de una persona. En 2010, este porcentaje era de 10%.
Nota: ¿Cuál es la diferencia entre los huevos pardos y los blancos? El color de la gallina ponedora !

Hipoglucemia: Una complicación frecuente ¿se puede prevenir?

Cuando la concentración de glucosa en sangre es muy baja, el cuerpo lo sufre y da señales. Hablamos de Hipglucemia (HPG) cuando el valor registrado es inferior a 70 mg/dl. Claro que en personas sin diabetes, esto es rarísimo, ya que el organismo cuenta con un sistema automatico que regula los niveles glucemicos sin fallas.  Pero en presencia de diabetes las cosas cambian. Para empezar la célula que lee la cantidad de glucosa que circula, y que a su vez produce y libera la insulina (célula Beta) está enferma. Y es necesario utilizar fármacos (orales y/o aplicar insulina) para disponer de una cantidad suficiente de esta hormona, que se ocupará de hacer que la glucosa ingrese a las células que la requieren.

Ahora, en determinadas circunstancias la acción del tratamiento supera lo que se está necesitando en un momento y ocurre una HPG.

1- ¿Cuáles son los síntomas? Son variados, pueden aparecer uno o varios de los siguientes:

    1. Sudoración excesiva, con la piel fría
    2. Debilidad generalizada y/o temblores
    3. Mareos, dolor de cabeza
    4. Hambre excesiva
    5. Cambio de caracter, irritablidad, confusión

2- ¿Cuáles son la causas?

    1. Excesiva dosis de insulina o del fármaco oral
    2. Posponer o saltear una comida (los medicamentos no pueden adaptarse a nuestras decisiones)
    3. Realizar un actividad física o ejercicio, no habitual
    4. Consumir alcohol

3-¿Cómo actuar?

    1. Primero: siempre actuar, no esperes tener confirmación. Ante la sospecha de HPG hay que ingerir un líquido azucarado: una gaseosa regular, jugo de naranja (si, tiene mucho azúcar) o una infusión con azúcar.
    2. Si confirmaste que es una HPG, luego de la bebida, consumí galletitas, pan o cereales tipo desayuno, para que continuen aportando glucosa, mientras se diluye el efecto medicamentoso.
    3. Solo en el caso de perdida de la conciencia, al no poder tragar, se indica aplicar Glucagon (la hormona que libera glucosa desde los tejidos hacia la sangre y eleva la glucemia por unos minutos). Deberás consultar a tu médico sobre esto.

4- Analizá la posible causa de la HPG, para que entre vos y tu médico intenten que no se repita.

¿Qué tan importante es el Estilo de Vida en el Tratamiento de la diabetes?

Una mala noticia es que la diabetes está en niveles críticos. No es sólo una crisis sanitaria, también es un problema social. Hay en el mundo hoy 366 millones de personas con diabetes y otros 280 millones bajo riesgo de desarrollarla. De no contar con acciones efectivas para su freno, en 2030 se calcula que alcanzará a 552 millones las personas con diabetes, además de otros 398 millones en alto riesgo. Ningún país, poderoso o subdesarrollado, quedará al margen. El desafío actual es reducir la enfermedad y al mismo tiempo también desactivar los altísimos costos de su tratamiento. Las organizaciones sanitarias proponen un diagnóstico precoz, un tratamiento costo – eficaz y la prevención, en la medida de lo posible.

Y una buena noticia es que, como veremos, con pequeños logros se logran grandes recompensas. Como un buen ejemplo, bajar algo de peso.

La diabetes es una enfermedad crónica y por lo tanto no tiene curación, en cambio si es posible brindarle un buen tratamiento. Con diferencia a otros padecimientos crónicos, una persona con diabetes puede hacer mucho por mejorar su enfermedad. A través de … su estilo de vida.

Si nos fijamos en los hallazgos del estudio “The Finnish Diabetes Prevention Program” (DPP, por sus siglas en inglés). Donde se comprobó que las personas con alto riesgo pueden prevenir o retrasar la diabetes tipo 2 si modifican su Estilo De Vida. Básicamente si:

1. Pierden”unpoco”depeso.

2. Hacen 30 minutos de actividad física de intensidad moderada, como caminar cinco días a la semana.

En la figura 1 se muestran personas que compartían el riesgo de desarrollar diabetes. Fueron divididas en 3 grupos: “Metformina”, que recibió medicación; “Placebo”, que recibió un comprimido que no tenía medicación (sin saberlo el paciente) y el “Lifestyle” que recibió instrucciones para modificar sus hábitos y hacer su estilo de vida según las normas previstas para personas con diabetes. El seguimiento fue durante 4 años

 

captura-de-pantalla-2017-02-14-a-las-3-34-14-p-m

Durante estos años resultó que el grupo que modificó su estilo de vida (“Lifestyle”), fue el que menos desarrolló diabetes, incluso comparado con el medicado con Metformina. Y lo más significativo fue que el mayor beneficio es atribuido a la moderada pérdida de peso.

De manera que con acciones comprobadamente útiles. La diabetes se puede prevenir o retrasar. En todo caso mejorar su control, si ya hubo diagnóstico.

De la teoría a la Práctica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al estilo de vida como: la manera general de vivir, que se basa en la interacción entre las condiciones de vida y la conducta, que a su vez están determinados por factores socioculturales y por las características personales de los individuos.

Los estilos de vida se van determinando alrededor de las alternativas posibles con que se cuenta, a su capacidad para decidir y a las circunstancias socioeconómicas que le tocaron. Están referidos a conductas y preferencias relacionadas con el tipo de alimentación, actividad física, consumo de alcohol, tabaco u otras drogas, responsabilidad para con la propia salud, actividades recreativas, relaciones interpersonales, prácticas sexuales, actividades laborales y patrones de consumo.

Podemos afirmar que la mayoría de las personas que padecen diabetes tienden a ser desordenados, principalmente en cuanto a su alimentación, actividad física, en la toma de medicamentos y en las sistematización de las consultas médicas. Sumemos que frecuentemente presenta condiciones alteradas en el estado emocional, la situación en general empeora.

Hábitos saludables

¿Por que comemos lo que comemos?.

Un hábito es un patrón de conducta, un modo de hacer algo, que se repite de manera más o menos sistemática cada vez que se presenta una circunstancia similar. Se trata de respuestas, aprendidas en algún momento y automatizadas luego, para que su aparición no sea un acto de plena conciencia, sino simplemente una respuesta ante un estimulo, sea este visual, auditivo, etc.

Los hábitos alimentarios en los humanos son sumamente complejos y se van determinando a lo largo de la vida. Esas acciones automáticas son muy difíciles de controlar, por ejemplo: si un hombre al salir a comer a un restaurant se sienta y come absolutamente todos elementos disponibles de la panera que le acercan, puede que quiera corregir este “habito”, porque luego se arrepiente, y a pesar de ello repetirá la acción la próxima vez que se concurra al mismo sitio o uno similar. Para evitarlo debería desarrollar una estrategia consciente que le permita enfrentarse a esta situación de una manera diferente.

Los hábitos alimentarios no aparecen de un día para otro, como el comportamiento humano en general, son el resultado de influencias sociales (sistema de valores, factores económicos), culturales (elección de alimentos según la ocasión: pastas los domingos, pizza los viernes, sandwiches y torta de cumpleaños) y psicológicas (las respuestas emocionales frente al alimento, experiencias infantiles, etc. ). Los alimentos suelen tener un significado simbólico. La leche simboliza seguridad, y bienestar; la carne y el pan, son más

“masculinos”, mientras que las hortalizas y las frutas parecen más “femeninos”. Los alimentos suelen ser vinculados a las edades (la leche es para los niños o el asado para los adultos) y vinculados a “premio” (un dulce) o un “castigo” (sopa).

Los alimentos se eligen porque que bridan al acto de comer un significado que excede a la necesidad biológica de incorporar nutriente para sostener la vida.

Cambiar conductas es más complejo de lo que se imagina.

Nilda me cuenta: “cuando me diagnosticaron diabetes tipo 2, me indicaron que debía perder peso, controlar mi glucemia, hacer actividad física y tomar unos medicamentos costosos ¡Todo a la vez!. Me sentí abrumada. Para mí, era difícil tan sólo pensar en la palabra “diabetes”. Y además ahora todos me retan. Porque estoy gorda, porque como una tostada, porque hoy no hice ejercicio. Basta!!!”.

Ella sabe lo qué es una vida saludable, sin embargo como la mayoría, no es capaz de realizar cambios o sostenerlos en el largo plazo.

Le decimos a Nilda: calma, haga un cambio por vez y propóngase un plan. Por ejemplo, si no tiene tiempo o no camina porque se aburre, fraccione su caminata. Es más fácil disponer 10 minutos tres veces al día para hacer pequeños trayectos y lograr el objetivo.

Establezca horarios para comer, respetando las 4 comidas básicas. Si le indicaron un plan de alimentos, verá que puede comer muchas cosas, algunas muy ricas si las preparamos bien. Una carne vacuna en el plato no tiene que ser un churrasco a la plancha. Puede ser presentada en una brochette con cebollas y ajíes. Puede ser hecho al wok con berenjenas zucchinis cebolla de verdeo… y más

Es muy importante trabajar en la compra de los alimentos, como prestar atención en el momento de comer. y verlo como un hecho positivo. La conducta o comportamiento alimentario es todo aquello que realiza una persona para alimentarse: comprar el alimento, prepararlo, seleccionar el tamaño de la porción de la comida a consumir. Asimismo, el entorno (donde y con quién se come) influye en la selección y cantidad de alimentos consumidos.

Puede organizar comidas en reuniones donde se presente lo que los otros esperan encontrar y además otras opciones, como distintas hortalizas para armar ensaladas. Pollo frio trozado. Un matambre casero en rodajas.. y más.

Cuando estamos atentos a lo que comemos podemos registrar mejor la saciedad, es decir, podemos detener la ingesta en respuesta a señales que se hacen evidentes cuando nos permitimos captarlas. Debemos lograr que lo que comamos sea la porción servida y dejar lo que sobra para otra oportunidad. Es un cambio de actitud importantísimo, ya que crecimos estimulados a no dejar comida porque “hay quien no tiene para comer…” o “la comida no se tira”. ¿Porque no guardar lo que sobra? y un día a la semana se abren los recipientes y hace un “tapeo”. ¡Es muy creativo!.

Quién mejor se alimenta puede tener mejor salud, y si por tener diabetes cambió (para bien) su manera de alimentarse, está más que claro que su salud mejorará más allá de la diabetes.

Al comer a conciencia e incorporar el movimiento como una parte esencial de la vida, los consejos del médico que vienen con el diagnóstico de la diabetes se hacen más fáciles de cumplir. Luego irán quedando en la lista: no fumar, consultar al médico según él se lo solicite, realizar los exámenes de hemoglobina glicosilada (A1c), colesterol, presión arterial, etc.

Y créame que la diabetes no debería ya ser un fantasma en su vida, sino una realidad con la que se aprende a convivir y que de algún modo “obligará” a tomar mejores decisiones respecto a su estilo de vida, ¿resultado? un gran bien a su salud física y espiritual. Cuando abandone el enojo y mire con optimismo el futuro.

Dr. Alejandro Ugarte
Jefe de la Sección Nutrición y Diabetes del CEMIC. Prof. Asociado de Medicina. IUC

¿Cómo Detectar la Prediabetes?

La diabetes en un adulto, por lo general no aparece súbitamente sin que el organismo se lo notifique antes. Durante un tiempo, que puede prolongarse por casi diez años, puede no cumplir con los criterios para que le diagnostiquen la diabetes, pero su condición tampoco es completamente normal. Durante este período, se tiene lo que se conoce como prediabetes.

Una persona con prediabetes usualmente no desarrolla enfermedades en los ojos, los riñones o el sistema nervioso (complicaciones potenciales de la diabetes). Sin embargo, el riesgo de esta persona de padecer de enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares, es mucho mayor que el que corre una persona con niveles normales de glucosa. La prediabetes tiene mucho en común con el llamado síndrome de resistencia a la insulina, conocido también como síndrome metabólico.

Entre 1 y 2 millones de personas en la Argentina tienen prediabetes. Los exámenes para diagnosticar la prediabetes son recomendables para cualquier persona mayor de 45 años. Las personas menores de 45 años sólo deben hacerse estos exámenes si están con sobrepeso o si presentan uno o más de los siguientes factores de riesgo:

 Presión arterial alta
 Nivel bajo de colesterol HDL o colesterol “bueno”
 Triglicéridos altos
 Antecedentes de diabetes en la familia
 Mujer que tuvo diabetes gestacional o un bebe nació con más de 4 kilos

El diagnóstico de la prediabetes implica determinar su nivel de glucosa en la sangre -la cantidad de azúcar presente en la sangre-. Existe prediabetes si el nivel de glucosa en la sangre es superior al normal, aunque no tan alto como para ajustarse a la definición estándar de la diabetes mellitus. En la siguiente Tabla se muestran los niveles de glucosa que indican presencia de prediabetes.

Diagnóstico de la Prediabetes

Diagnosticar la prediabetes es crucial si se tiene en cuenta que ciertos cambios en el estilo de vida, especialmente la dieta y los ejercicios, han demostrado prevenir que personas con prediabetes lleguen a desarrollar la enfermedad.
En el caso de las personas que no responden a los cambios en el estilo de vida, se puede lograr un resultado similar a través del uso de medicamentos (metformina).

Sección Nutrición y Diabetes, CEMIC

Estado

Glucosa en Ayunas

Glucosa 2 Hrs después de comer

Normal

Inferior a 110 mg/dl

Inferior a 140 mg/dl

Prediabetes

110–126 mg/dl

140–199 mg/dl

Qué Hace la Diabetes

Cuando la prediabetes se convierte en diabetes, el nivel de glucosa en el organismo es aún más alto. Analicemos el papel de la glucosa en su organismo, las pruebas para diagnosticar la diabetes y los síntomas que puede sentir una persona si tiene diabetes.

El papel de la glucosa

En la naturaleza hay muchos tipos diferentes de azúcares, pero la glucosa es el azúcar que tiene el papel estelar en el organismo, pues es una fuente de energía instantánea para que los músculos se puedan mover y puedan tener lugar importantes reacciones químicas. El azúcar es un carbohidrato, uno de los tres nutrientes potenciales fuentes de energía en el organismo. Los otros son las proteínas y las grasas.

El azúcar común o sucrosa, está compuesta por dos tipos de azúcares unidos: glucosa y fructosa. La fructosa es el tipo de azúcar que existe en las frutas y los vegetales. Es más dulce que la glucosa, lo que significa que la sucrosa también es más dulce que la glucosa. La sed y la necesidad frecuente de orinar son los síntomas más conocidos de la diabetes, pero la diabetes mellitus no es la única enfermedad asociada con estos síntomas. Otra enfermedad en la que los líquidos se ingieren y se eliminan en cantidad se llama diabetes insípida. En este caso, la orina no es dulce. La diabetes insípida es una enfermedad completamente diferente, que no debe confundirse con la diabetes mellitus. La diabetes insípida ocurre cuando una hormona del cerebro conocida como hormona antidiurética está ausente en el organismo. Esta hormona normalmente ayuda a los riñones a impedir que el organismo pierda grandes cantidades de agua. El nombre diabetes es lo único que esta enfermedad tiene en común con la diabetes mellitus.

Como diagnosticar la diabetes

La definición clásica de la diabetes mellitus es glucosa excesiva en una muestra de sangre. El nivel estándar para considerar la glucosa normal se redefinió en 1997 porque muchas personas estaban experimentando complicaciones de diabetes incluso cuando no tenían diabetes de acuerdo con los estándares de entonces. Después de muchos debates, y las usuales deliberaciones propias a una decisión trascendental, la Asociación Americana de Diabetes (ADA) publicó el nuevo estándar para el diagnóstico, que parte de cualquiera de los tres criterios siguientes:

– Glucosa plasmática al azar superior o igual a 200 mg/dl, acompañada de síntomas de diabetes. Glucosa plasmática casual es el nivel de glucosa cuando el paciente ha comido normalmente antes del análisis.
– Glucosa plasmática en ayunas (GPA) superior o igual a 126 mg/dl. Ayunas significa que el paciente no ha consumido alimentos durante las ocho horas previas al análisis.

– Glucosa en la sangre superior o igual a 200 mg/dl, cuando el análisis se realiza dos horas (2-h post carga de glucosa) después de ingerir 75 gramos de glucosa por vía oral. Este análisis se conoce desde hace tiempo como la Prueba Oral de Tolerancia a la

Glucosa. A pesar de que toma tiempo y es engorrosa, sigue siendo el mejor método para el diagnóstico de la diabetes en personas asintomáticas.
– En 2011 se agregó oficialmente la prueba de Hemoglobina Glicosilada (A1c), que muestra retrospectivamente el nivel promedio de azúcar (glucosa) en sangre en las últimas seis a ocho semanas. La ADA incluyó los resultados de la A1c como otra forma para diagnosticar diabetes. Una A1c igual o mayor a 6.5% es ahora diabetes, mientras que una entre 5.7% y 6.4% es considerada prediabetes.

Dicho de otra forma:

  •   Una GPA inferior a 110 mg/dl indica un nivel normal de glucosa en ayunas.
  •   Una GPA superior o igual a 110 mg/dl, pero inferior a 126 mg/dl indica glucosaanormal en ayunas (lo cual indica prediabetes).
  •   Una GPA igual o superior a 126 mg/dl indica un diagnóstico provisional dediabetes, (debe repetirse).
  •   Un análisis de glucosa en la sangre dos horas después de ingerir glucosa por víaoral (2-h post carga de glucosa) cuyo resultado sea inferior a 140 mg/dl indicatolerancia normal a la glucosa.
  •   Un análisis de glucosa en la sangre dos horas después de ingerir glucosa por víaoral (2-h post carga de glucosa) cuyo resultado sea superior o igual a 140 mg/dl,pero inferior a 200 mg/dl indica intolerancia a la glucosa.
  •   Un análisis de glucosa en la sangre dos horas después de ingerir glucosa por víaoral (2-h post carga de glucosa) cuyo resultado sea igual o superior a 200 mg/dlofrece un diagnóstico provisional de diabetes.
  •   Una A1c igual o mayor a 6.5% es diabetes, mientras que una entre 5.7% y 6.4%es una prediabetesAtención: El resultado de un solo análisis no es suficiente para confirmar que el paciente tiene diabetes. Para llegar a un diagnóstico, cualquier análisis debe volver a dar positivo. Ningún paciente tendrá un diagnóstico de diabetes basado en una sola prueba, puede que en un segundo análisis se demuestre que el diagnóstico inicial había sido incorrecto.Como se regula la glucosa

    Para entender los síntomas de la diabetes, usted necesita saber un poco sobre la forma en que el organismo normalmente maneja la glucosa y qué pasa cuando las cosas fallan. La insulina es la hormona que controla con precisión los niveles de glucosa en la sangre. Una hormona es una sustancia química producida en una parte del cuerpo, que viaja (usualmente a través la sangre) hasta otra parte distante donde realiza su función. En el caso de la insulina, esa función es actuar como una llave que abre el interior de una célula (muscular, adiposa u otra célula) para que la glucosa pueda ingresar. Si la glucosa no puede entrar en la célula, no puede aportarle energía.

    La insulina es esencial para el crecimiento. Además de posibilitar la llegada de la glucosa a las células, se le considera como la hormona constructora, porque permite que la grasa y el músculo se formen, y promueve el almacenamiento de glucosa en forma de glucógeno, para usarla cuando no está llegando “combustible”. La insulina también bloquea la descomposición de las proteínas. Como ve, sin insulina no se sobrevive durante mucho tiempo.

A pesar de este delicado balance, en condiciones normales el organismo se las arregla para mantener el nivel de glucosa bastante estable, aproximadamente entre 60 y 100 mg/dl, en todo momento.

La glucosa fuera de control

La glucosa comienza a elevarse en la sangre cuando no se tiene suficiente insulina o cuando la insulina no está funcionando de forma efectiva. Así una vez que la glucosa supera los 180 mg/dl, comienza a filtrarse en la orina y la hace dulce. Hasta ese punto el riñón, era capaz de extraer la glucosa antes de que entre a la orina. La eliminación de la glucosa en la orina es lo que conduce a muchas de las complicaciones agudas de la diabetes. La siguiente lista contiene los síntomas más comunes de la diabetes en su etapa inicial, y cómo ocurren. Uno o más de los siguientes síntomas pueden estar presentes cuando se diagnostica la diabetes:

– Necesidad de orinar frecuentemente y sed intensa: La glucosa en la orina obliga extraer más agua de la sangre, por lo que se forma más orina. Como hay más orina en la vejiga, se siente la necesidad de orinar más frecuentemente durante el día y también en la noche. A medida que disminuye la cantidad de agua en la sangre, siente sed y se toman líquidos con mucha más frecuencia.

– Fatiga o Astenia: si la insulina no está funcionando, la glucosa no puede entrar a las células (como músculos o células adiposas) que requieren de la insulina para que las cosas funcionen. (La excepción más importante aquí es el cerebro, que no necesita insulina). Como resultado, la glucosa no se puede utilizar como combustible para mover músculos o facilitar muchas otras reacciones químicas que tienen que ocurrir para que se produzca energía.

Los diabéticos a menudo se quejan de cansancio, pero se sienten mucho más fuertes después de que, gracias al tratamiento médico, la glucosa vuelve a entrar en las células.
– Pérdida de peso: La pérdida de peso ocurre en algunas personas con diabetes porque no tienen insulina, que es la hormona constructora. Cuando la insulina no está presente por alguna razón, el organismo comienza a debilitarse. Pierde tejido muscular. Parte de los músculos (sus unidades estructurales o aminoacidos) se convertirán en glucosa, para ser fuente de la energía faltante, pero como ésta no puede entrar a las células. La glucosa se elimina del organismo a través de la orina. El tejido adiposo a su vez se descompone en pequeñas partículas de grasa que pueden proporcionar una fuente alternativa de energía. Mientras el organismo se resquebraja y elimina la glucosa en la orina, se evidencia un adelgazamiento patológico. No es la pérdida de peso voluntaria que ayuda en el tratamiento de la diabetes.

– Infecciones genitales: Cuando aumenta la glucosa en la sangre, todos los líquidos corporales contienen niveles más elevados de glucosa, entre ellos el sudor y las secreciones como el semen del hombre y las secreciones vaginales de las mujeres. Muchos microorganismos como las bacterias y los hongos proliferan en ambientes con alta concentración de glucosa. Las mujeres comienzan a quejarse de escozor o irritación, secreciones vaginales anormales y, algunas veces, olor desagradable. En el hombre se irrita el prepucio, así como alrededor del glande se acumulan hongos (habitualmente del genero cándida albicans).

14 de Noviembre
Día Mundial de la Diabetes

Se conmemora en homenaje a Frederik Banting, quien nació el 14 de noviembre de 1891. Este médico canadiense, junto con norteamericano Charles Best, logró aislar por primera vez la insulina en 1921. Gracias a este hallazgo la diabetes pasó de ser una enfermedad mortal a ser una enfermedad controlable.

El “Día Mundial de la Diabetes” está copatrocinado por la Federación Internacional de la Diabetes (IDF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tiene como objetivo que las personas con diabetes, el personal sanitario, las instituciones y la sociedad en general tomen conciencia, por un lado, del alcance, las características y las posibles consecuencias de esta enfermedad y, por otra parte, de los beneficios y repercusiones positivas de un tratamiento adecuado y del control y un estilo de vida sano.

La Sección Nutrición y Diabetes del CEMIC se asocia a este acontecimiento presentando un nuevo artículo de difusión sobre la importancia de saber sobre diabetes. La mejor manera de anticiparse y/o ser más eficaz en el control de esta enfermedad.

Cordialmente

Dr. Alejandro Ugarte

Médico Nutricionista Universitario (UBA)
Prof. Asociado de Medicina (IUC, Instituto Universitario CEMIC)) Jefe de la Sección Nutrición y Diabetes del CEMIC.

Comenzar las clases comiendo bien

Regresan los pibes a las aulas, más el comienzo de la rutinas extra escolares, con sus ajustados horarios y compromisos (de todo el día], El desafio es encontrar el equilibrio justo de una alimentación que logre proveer a nuestros chicos los nutrientes adecuados para un correcto desarrollo físico y mental. Hay que asegurar la energía que tanto demandan en esta etapa y vigilar, a su vez, que los nutrientes que reciben estén balanceados.

Hay nutrientes esenciales para un adecuado crecimiento. Por ejemplo calcio, hierro, proteínas de alto valor biológico, vitamina C, entre ellos. Es habitual hoy que los jóvenes pasen muchas horas fuera de casa y deban realizar comidas lejos de la mirada de sus padres. También es el tiempo donde se deben moldear los hábitos. Este es un desafío mayor donde los adultos jugamos un rol ineludible ser ejemplos a seguir.

Lo que si (estimular)

  1. Desayunar bien
  2. Hacer 4 comidas diarias
  3. Consumir lácteos para cubrir el calcio
  4. Incluir productos crudos (hortalizas y frutas)
  5. Buenas proteínas (de alto valor biológico)

Lo que no (tratar de evitar)

  1. Saltear comidas (sobre todo el desayuno)
  2. Galletitas muy dulces
  3. Alfajores
  4. Papas fritas y snacks
  5. Gaseosas azucaradas

El riesgo de una mala nutrición aparece en presencia de: una dieta rica en productos azucarados y altamente procesados, y pobre en frutas y lácteos. Aumentan las posibilidades de padecer sobrepeso y obesidad infantil, hipertensión arterial y hasta la diabetes tipo 2 infanto juvenil.

A la hora de elegir las colaciones, optemos por

  1. Frutas frescas (bananas, manzanas, uvas y otras)
  2. Yogur solo, con frutas y /o con cereales
  3. Leche chocolatada
  4. Frutas secas (almendras o nueces) y desecadas (pasas)
  5. Barritas de cereal o copos de cereales (mejor sin azúcar)

La Alimentación en el tratamiento de la Diabetes

Si su pregunta es ¿cuál es la dieta que tiene que hacer teniendo diabetes? Le simplificaría la respuesta al decirle que debe ser una dieta “normal”. Pero no es tan simple, ya que desafortunadamente los conceptos que se basan en enunciados terminan no siendo aplicables a todas las personas por igual.

En primer lugar habrá que definir que es normal. Si lo que cada uno hace cada día es “lo normal” corremos alto riesgo de equivocarnos. La indicación de un plan de alimentos por parte de un profesional tiene en cuenta múltiples aspectos, más allá de si tiene o no diabetes. Por ejemplo: si está con sobrepeso, o presenta hipertensión arterial. Si presenta constipación, colon irritable, o no consume los alimentos indicados por intolerancia o falta de hábito, como las hortalizas. Llegar a la “normalidad” para cada uno requiere de adaptación, cuando lo que se le recomienda no es lo que usted hace cotidianamente.

Aunque en esencia las indicaciones dietéticas apuntan al consumo de todos los nutrientes (proteínas, hidratos de carbono y grasas) necesarios para el mantenimiento de un buen estado de salud. Suele circular un pensamiento popular que asocia a la diabetes con una dieta en la cual se restringe severamente a los hidratos de carbono (“no comas las P: papas, pastas, pan ni postres”). Esto no es cierto, se deben comer todos los nutrientes.

Entonces le diré que una persona que padece diabetes puede (debe) comer hidratos de carbono. La singularidad de esta afirmación radica en la cantidad a ingerir. Que debe ser, la necesaria, ni más ni menos. Establecer el límite del consumo es vital para que se cumpla el cometido, comer lo que todos, pero en una porción diferente: la que se le indicó.

Así no pasará hambre y podrá comer la misma comida que quienes lo rodean, mientras defina correctamente la porción que va a consumir y, por supuesto, no la repita al terminarla.

Otro punto a tener en cuenta es el fraccionamiento de la comida diaria. Es estratégico no pasar muchas horas sin ingerir alimentos. La base de esta recomendación es hacer desayuno (en inglés breakfast -“romper” el ayuno-), almuerzo, merienda (habitualmente subvalorada) y cena. Con la posibilidad de agregar colaciones (o “extras”) en el tiempo que trascurre entre las comidas o cuando por una determinada circunstancia la hora de comer se posponga. Agreguemos la posibilidad del deseo de comer algo en cualquier momento del día. En estos casos lo oportuno contar con una fruta pequeña o un yogur, o una sopa de vegetales para estas ingestas intermedias. No conviene elegir productos que contengan harinas, ni quesos, ya que estos estimulan a la repetición de la porción.

Comer fuera de casa

O en situaciones sociales, es otro momento crítico, ya que son ideales para cometer errores en la alimentación de una persona que tiene diabetes (¡ y para el resto de los concurrentes también !).

Es normal que frente a la presencia de comida intentemos comer, no siempre por tener hambre en ese mismo momento. Hay una tendencia natural, automática, de no desaprovechar la posibilidad de consumir un producto que es biológicamente necesario para aportar energía, indispensable para mantener la vida: un mandato ancestral. Concepto que será cuestionado si quién esta estirando su mano para tomar alimentos es una persona con sobrepeso, que además no salteará ninguna comida ese día. La tentación por comer es muy fuerte y tiene puntos de análisis sumamente complejos. Como ejemplo veamos: el placer que produce comer, la vinculación emocional respecto de determinados alimentos, lo simbólico de la comida, los recuerdos infantiles, y una lista de etcéteras. No es fácil negarse a comer.

La diabetes “acompaña” a los pacientes a todas las comidas, es conveniente tener prevista la conducta a adoptar antes de encaminarnos hacia una situación donde la comida no será la habitual, y por cierto ocupará el centro de la atención de los concurrentes. ¿Qué hacer?

Veamos algunas opciones, tómelas como sugerencias creativas, luego podrá inventarse otras más. La primera y más obvia es no ir (hay veces en que nuestra presencia pasaría desapercibida), otra es comer algo en casa antes de salir de manera que al llegar no se estará hambriento y podrá seleccionar sabiamente lo que conviene ingerir. Si sabe de antemano cual será el menú, ya puede ir con la decisión tomada respecto de lo que comerá y lo que no; y de la cantidad que se auto-permitirá. Busque sus nuevas opciones y le aconsejo que no claudique ante ninguna circunstancia. Llevar adelante estas estrategias permite desarrollar una habilidad que lo beneficiará notablemente.

Cuanto Hidrato de Carbono (HC) debe comer

Serán el médico y/o la licenciada en nutrición quienes le indicarán la cantidad. Aquí solo expresaré conceptos generales y datos útiles para el manejo cotidiano. Y olvídese de esa vieja recomendación que invitaba a evitar las P.

Lo primero a considerar es que alrededor del 50 % de las calorías diarias deben corresponder a HC. Los clasificamos en simples (pocas unidades de glucosa, de absorción rápida) y complejos (muchísimas unidades de glucosa, formando conglomerados similares a ovillos). Como veremos a continuación la leche, el pan, una golosina, el arroz o el zapallo son fuentes de HC. Se distinguen en la concentración (la leche tiene menos que el arroz) y en la manera que se presentan, ya que un vaso de jugo de naranja, que contiene HC simples, liberará glucosa más rápidamente que una porción de fideos macarrones (HC complejos). La cantidad final de glucosa depende de la porción y la velocidad de absorción depende del tipo de alimento ingerido.

Hay novedades con las papas

Las papas aportan HC complejos en forma de almidón, lo que determina que la absorción de la papa tarde más tiempo y de esta manera, la glucemia suba más lentamente, comparado con un dulce .¿Cuál es el beneficio de un ascenso lento y gradual de la glucemia? Mayor saciedad y mejor adaptación del organismo para dar destino a la glucosa.

Lo mejor es cocinar la papa entera con cáscara, hasta que este cocida, luego dejar enfriar y posteriormente guardar la papa en la heladera, entera y sin cortar. En este proceso de hervido y enfriado, hace que el almidón se compacte en el interior de la papa y de esta manera será más difícil su digestión. Esto sucederá independientemente de cómo decida luego consumirla. Tanto fría en ensalada o bien re-calentada en microondas.

Tabla de contenido en gramos de Hidrato de Carbono de alimentos comunes. Cada 100 g del producto

Alimento

Carbohidratos

Azúcar

95

Arroz

86

Pasta seca

82

Harina de Trigo

80

Cereal de desayuno

80

Miel

78

Harina de maíz

76

Galletitas de agua

74

Puré Cheff

73

Pasas de uva

71

Mermeladas

70

Papas fritas

69

Chocolate con leche

58

Pan blanco

58

Garbanzos – Lentejas

55

Papa

21

Banana

20

Uvas

16

Yogur entero

15

Hortalizas: Clasificación según el contenido de Hidratos de Carbono.

Grupo A (hasta un 5% de hidratos de carbono) : acelga, apio, espinaca, berenjena, coliflor, lechuga, pimiento, rabanito, repollo, tomate, zapallito. Grupo B (hasta el 10% de hidratos de carbono):alcaucil (alcachofa), arveja fresca, cebolla, chaucha, nabo, puerro, zapallo, zanahoria, remolacha (betarraga) Grupo C (hasta el 20% de hidratos de carbono): batata, mandioca, papa, choclo (maíz).

Tenga en cuenta que la combinación de pastas o arroz con hortalizas tiene efectos beneficiosos ya que la fibra vegetal ralentiza la absorción de los hidratos de carbono.

Las frutas en promedio tienen más azúcar que las hortalizas, pero ese no es argumento para rechazarlas, por el contrario, aportan minerales y vitaminas y son dulces naturales, solo deben ser consumidas con prudencia

Por ejemplo, las porciones de fruta que contienen 15 gramos de carbohidratos, porción adecuada para un postre de alguien que tiene diabetes:

  • 1⁄2 banana.
  • 1⁄2 taza de durazno picado
  • 1 1⁄4 taza de sandía
  • 1 1⁄4 taza de frutillasEs resumen, usted puede y debe consumir carbohidratos, tanto si los mismos provienen de una manzana, pan o un plato de espaguetis (desde luego que siempre los

carbohidratos complejos son preferibles). Obviamente el tamaño de la porción terminará siendo lo más importante.

Alejandro Ugarte, MN 63.208
Médico Nutricionista (UBA)
Jefe de la Sección Nutrición y Diabetes del CEMIC
Profesor Asociado de Medicina del Instituto Universitario CEMIC. Escuela de Medicina