Hipoglucemia: Una complicación frecuente ¿se puede prevenir?

Cuando la concentración de glucosa en sangre es muy baja, el cuerpo lo sufre y da señales. Hablamos de Hipglucemia (HPG) cuando el valor registrado es inferior a 70 mg/dl. Claro que en personas sin diabetes, esto es rarísimo, ya que el organismo cuenta con un sistema automatico que regula los niveles glucemicos sin fallas.  Pero en presencia de diabetes las cosas cambian. Para empezar la célula que lee la cantidad de glucosa que circula, y que a su vez produce y libera la insulina (célula Beta) está enferma. Y es necesario utilizar fármacos (orales y/o aplicar insulina) para disponer de una cantidad suficiente de esta hormona, que se ocupará de hacer que la glucosa ingrese a las células que la requieren.

Ahora, en determinadas circunstancias la acción del tratamiento supera lo que se está necesitando en un momento y ocurre una HPG.

1- ¿Cuáles son los síntomas? Son variados, pueden aparecer uno o varios de los siguientes:

    1. Sudoración excesiva, con la piel fría
    2. Debilidad generalizada y/o temblores
    3. Mareos, dolor de cabeza
    4. Hambre excesiva
    5. Cambio de caracter, irritablidad, confusión

2- ¿Cuáles son la causas?

    1. Excesiva dosis de insulina o del fármaco oral
    2. Posponer o saltear una comida (los medicamentos no pueden adaptarse a nuestras decisiones)
    3. Realizar un actividad física o ejercicio, no habitual
    4. Consumir alcohol

3-¿Cómo actuar?

    1. Primero: siempre actuar, no esperes tener confirmación. Ante la sospecha de HPG hay que ingerir un líquido azucarado: una gaseosa regular, jugo de naranja (si, tiene mucho azúcar) o una infusión con azúcar.
    2. Si confirmaste que es una HPG, luego de la bebida, consumí galletitas, pan o cereales tipo desayuno, para que continuen aportando glucosa, mientras se diluye el efecto medicamentoso.
    3. Solo en el caso de perdida de la conciencia, al no poder tragar, se indica aplicar Glucagon (la hormona que libera glucosa desde los tejidos hacia la sangre y eleva la glucemia por unos minutos). Deberás consultar a tu médico sobre esto.

4- Analizá la posible causa de la HPG, para que entre vos y tu médico intenten que no se repita.

¿Cómo Detectar la Prediabetes?

La diabetes en un adulto, por lo general no aparece súbitamente sin que el organismo se lo notifique antes. Durante un tiempo, que puede prolongarse por casi diez años, puede no cumplir con los criterios para que le diagnostiquen la diabetes, pero su condición tampoco es completamente normal. Durante este período, se tiene lo que se conoce como prediabetes.

Una persona con prediabetes usualmente no desarrolla enfermedades en los ojos, los riñones o el sistema nervioso (complicaciones potenciales de la diabetes). Sin embargo, el riesgo de esta persona de padecer de enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares, es mucho mayor que el que corre una persona con niveles normales de glucosa. La prediabetes tiene mucho en común con el llamado síndrome de resistencia a la insulina, conocido también como síndrome metabólico.

Entre 1 y 2 millones de personas en la Argentina tienen prediabetes. Los exámenes para diagnosticar la prediabetes son recomendables para cualquier persona mayor de 45 años. Las personas menores de 45 años sólo deben hacerse estos exámenes si están con sobrepeso o si presentan uno o más de los siguientes factores de riesgo:

 Presión arterial alta
 Nivel bajo de colesterol HDL o colesterol “bueno”
 Triglicéridos altos
 Antecedentes de diabetes en la familia
 Mujer que tuvo diabetes gestacional o un bebe nació con más de 4 kilos

El diagnóstico de la prediabetes implica determinar su nivel de glucosa en la sangre -la cantidad de azúcar presente en la sangre-. Existe prediabetes si el nivel de glucosa en la sangre es superior al normal, aunque no tan alto como para ajustarse a la definición estándar de la diabetes mellitus. En la siguiente Tabla se muestran los niveles de glucosa que indican presencia de prediabetes.

Diagnóstico de la Prediabetes

Diagnosticar la prediabetes es crucial si se tiene en cuenta que ciertos cambios en el estilo de vida, especialmente la dieta y los ejercicios, han demostrado prevenir que personas con prediabetes lleguen a desarrollar la enfermedad.
En el caso de las personas que no responden a los cambios en el estilo de vida, se puede lograr un resultado similar a través del uso de medicamentos (metformina).

Sección Nutrición y Diabetes, CEMIC

Estado

Glucosa en Ayunas

Glucosa 2 Hrs después de comer

Normal

Inferior a 110 mg/dl

Inferior a 140 mg/dl

Prediabetes

110–126 mg/dl

140–199 mg/dl

Qué Hace la Diabetes

Cuando la prediabetes se convierte en diabetes, el nivel de glucosa en el organismo es aún más alto. Analicemos el papel de la glucosa en su organismo, las pruebas para diagnosticar la diabetes y los síntomas que puede sentir una persona si tiene diabetes.

El papel de la glucosa

En la naturaleza hay muchos tipos diferentes de azúcares, pero la glucosa es el azúcar que tiene el papel estelar en el organismo, pues es una fuente de energía instantánea para que los músculos se puedan mover y puedan tener lugar importantes reacciones químicas. El azúcar es un carbohidrato, uno de los tres nutrientes potenciales fuentes de energía en el organismo. Los otros son las proteínas y las grasas.

El azúcar común o sucrosa, está compuesta por dos tipos de azúcares unidos: glucosa y fructosa. La fructosa es el tipo de azúcar que existe en las frutas y los vegetales. Es más dulce que la glucosa, lo que significa que la sucrosa también es más dulce que la glucosa. La sed y la necesidad frecuente de orinar son los síntomas más conocidos de la diabetes, pero la diabetes mellitus no es la única enfermedad asociada con estos síntomas. Otra enfermedad en la que los líquidos se ingieren y se eliminan en cantidad se llama diabetes insípida. En este caso, la orina no es dulce. La diabetes insípida es una enfermedad completamente diferente, que no debe confundirse con la diabetes mellitus. La diabetes insípida ocurre cuando una hormona del cerebro conocida como hormona antidiurética está ausente en el organismo. Esta hormona normalmente ayuda a los riñones a impedir que el organismo pierda grandes cantidades de agua. El nombre diabetes es lo único que esta enfermedad tiene en común con la diabetes mellitus.

Como diagnosticar la diabetes

La definición clásica de la diabetes mellitus es glucosa excesiva en una muestra de sangre. El nivel estándar para considerar la glucosa normal se redefinió en 1997 porque muchas personas estaban experimentando complicaciones de diabetes incluso cuando no tenían diabetes de acuerdo con los estándares de entonces. Después de muchos debates, y las usuales deliberaciones propias a una decisión trascendental, la Asociación Americana de Diabetes (ADA) publicó el nuevo estándar para el diagnóstico, que parte de cualquiera de los tres criterios siguientes:

– Glucosa plasmática al azar superior o igual a 200 mg/dl, acompañada de síntomas de diabetes. Glucosa plasmática casual es el nivel de glucosa cuando el paciente ha comido normalmente antes del análisis.
– Glucosa plasmática en ayunas (GPA) superior o igual a 126 mg/dl. Ayunas significa que el paciente no ha consumido alimentos durante las ocho horas previas al análisis.

– Glucosa en la sangre superior o igual a 200 mg/dl, cuando el análisis se realiza dos horas (2-h post carga de glucosa) después de ingerir 75 gramos de glucosa por vía oral. Este análisis se conoce desde hace tiempo como la Prueba Oral de Tolerancia a la

Glucosa. A pesar de que toma tiempo y es engorrosa, sigue siendo el mejor método para el diagnóstico de la diabetes en personas asintomáticas.
– En 2011 se agregó oficialmente la prueba de Hemoglobina Glicosilada (A1c), que muestra retrospectivamente el nivel promedio de azúcar (glucosa) en sangre en las últimas seis a ocho semanas. La ADA incluyó los resultados de la A1c como otra forma para diagnosticar diabetes. Una A1c igual o mayor a 6.5% es ahora diabetes, mientras que una entre 5.7% y 6.4% es considerada prediabetes.

Dicho de otra forma:

  •   Una GPA inferior a 110 mg/dl indica un nivel normal de glucosa en ayunas.
  •   Una GPA superior o igual a 110 mg/dl, pero inferior a 126 mg/dl indica glucosaanormal en ayunas (lo cual indica prediabetes).
  •   Una GPA igual o superior a 126 mg/dl indica un diagnóstico provisional dediabetes, (debe repetirse).
  •   Un análisis de glucosa en la sangre dos horas después de ingerir glucosa por víaoral (2-h post carga de glucosa) cuyo resultado sea inferior a 140 mg/dl indicatolerancia normal a la glucosa.
  •   Un análisis de glucosa en la sangre dos horas después de ingerir glucosa por víaoral (2-h post carga de glucosa) cuyo resultado sea superior o igual a 140 mg/dl,pero inferior a 200 mg/dl indica intolerancia a la glucosa.
  •   Un análisis de glucosa en la sangre dos horas después de ingerir glucosa por víaoral (2-h post carga de glucosa) cuyo resultado sea igual o superior a 200 mg/dlofrece un diagnóstico provisional de diabetes.
  •   Una A1c igual o mayor a 6.5% es diabetes, mientras que una entre 5.7% y 6.4%es una prediabetesAtención: El resultado de un solo análisis no es suficiente para confirmar que el paciente tiene diabetes. Para llegar a un diagnóstico, cualquier análisis debe volver a dar positivo. Ningún paciente tendrá un diagnóstico de diabetes basado en una sola prueba, puede que en un segundo análisis se demuestre que el diagnóstico inicial había sido incorrecto.Como se regula la glucosa

    Para entender los síntomas de la diabetes, usted necesita saber un poco sobre la forma en que el organismo normalmente maneja la glucosa y qué pasa cuando las cosas fallan. La insulina es la hormona que controla con precisión los niveles de glucosa en la sangre. Una hormona es una sustancia química producida en una parte del cuerpo, que viaja (usualmente a través la sangre) hasta otra parte distante donde realiza su función. En el caso de la insulina, esa función es actuar como una llave que abre el interior de una célula (muscular, adiposa u otra célula) para que la glucosa pueda ingresar. Si la glucosa no puede entrar en la célula, no puede aportarle energía.

    La insulina es esencial para el crecimiento. Además de posibilitar la llegada de la glucosa a las células, se le considera como la hormona constructora, porque permite que la grasa y el músculo se formen, y promueve el almacenamiento de glucosa en forma de glucógeno, para usarla cuando no está llegando “combustible”. La insulina también bloquea la descomposición de las proteínas. Como ve, sin insulina no se sobrevive durante mucho tiempo.

A pesar de este delicado balance, en condiciones normales el organismo se las arregla para mantener el nivel de glucosa bastante estable, aproximadamente entre 60 y 100 mg/dl, en todo momento.

La glucosa fuera de control

La glucosa comienza a elevarse en la sangre cuando no se tiene suficiente insulina o cuando la insulina no está funcionando de forma efectiva. Así una vez que la glucosa supera los 180 mg/dl, comienza a filtrarse en la orina y la hace dulce. Hasta ese punto el riñón, era capaz de extraer la glucosa antes de que entre a la orina. La eliminación de la glucosa en la orina es lo que conduce a muchas de las complicaciones agudas de la diabetes. La siguiente lista contiene los síntomas más comunes de la diabetes en su etapa inicial, y cómo ocurren. Uno o más de los siguientes síntomas pueden estar presentes cuando se diagnostica la diabetes:

– Necesidad de orinar frecuentemente y sed intensa: La glucosa en la orina obliga extraer más agua de la sangre, por lo que se forma más orina. Como hay más orina en la vejiga, se siente la necesidad de orinar más frecuentemente durante el día y también en la noche. A medida que disminuye la cantidad de agua en la sangre, siente sed y se toman líquidos con mucha más frecuencia.

– Fatiga o Astenia: si la insulina no está funcionando, la glucosa no puede entrar a las células (como músculos o células adiposas) que requieren de la insulina para que las cosas funcionen. (La excepción más importante aquí es el cerebro, que no necesita insulina). Como resultado, la glucosa no se puede utilizar como combustible para mover músculos o facilitar muchas otras reacciones químicas que tienen que ocurrir para que se produzca energía.

Los diabéticos a menudo se quejan de cansancio, pero se sienten mucho más fuertes después de que, gracias al tratamiento médico, la glucosa vuelve a entrar en las células.
– Pérdida de peso: La pérdida de peso ocurre en algunas personas con diabetes porque no tienen insulina, que es la hormona constructora. Cuando la insulina no está presente por alguna razón, el organismo comienza a debilitarse. Pierde tejido muscular. Parte de los músculos (sus unidades estructurales o aminoacidos) se convertirán en glucosa, para ser fuente de la energía faltante, pero como ésta no puede entrar a las células. La glucosa se elimina del organismo a través de la orina. El tejido adiposo a su vez se descompone en pequeñas partículas de grasa que pueden proporcionar una fuente alternativa de energía. Mientras el organismo se resquebraja y elimina la glucosa en la orina, se evidencia un adelgazamiento patológico. No es la pérdida de peso voluntaria que ayuda en el tratamiento de la diabetes.

– Infecciones genitales: Cuando aumenta la glucosa en la sangre, todos los líquidos corporales contienen niveles más elevados de glucosa, entre ellos el sudor y las secreciones como el semen del hombre y las secreciones vaginales de las mujeres. Muchos microorganismos como las bacterias y los hongos proliferan en ambientes con alta concentración de glucosa. Las mujeres comienzan a quejarse de escozor o irritación, secreciones vaginales anormales y, algunas veces, olor desagradable. En el hombre se irrita el prepucio, así como alrededor del glande se acumulan hongos (habitualmente del genero cándida albicans).

14 de Noviembre
Día Mundial de la Diabetes

Se conmemora en homenaje a Frederik Banting, quien nació el 14 de noviembre de 1891. Este médico canadiense, junto con norteamericano Charles Best, logró aislar por primera vez la insulina en 1921. Gracias a este hallazgo la diabetes pasó de ser una enfermedad mortal a ser una enfermedad controlable.

El “Día Mundial de la Diabetes” está copatrocinado por la Federación Internacional de la Diabetes (IDF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tiene como objetivo que las personas con diabetes, el personal sanitario, las instituciones y la sociedad en general tomen conciencia, por un lado, del alcance, las características y las posibles consecuencias de esta enfermedad y, por otra parte, de los beneficios y repercusiones positivas de un tratamiento adecuado y del control y un estilo de vida sano.

La Sección Nutrición y Diabetes del CEMIC se asocia a este acontecimiento presentando un nuevo artículo de difusión sobre la importancia de saber sobre diabetes. La mejor manera de anticiparse y/o ser más eficaz en el control de esta enfermedad.

Cordialmente

Dr. Alejandro Ugarte

Médico Nutricionista Universitario (UBA)
Prof. Asociado de Medicina (IUC, Instituto Universitario CEMIC)) Jefe de la Sección Nutrición y Diabetes del CEMIC.

Comenzar las clases comiendo bien

Regresan los pibes a las aulas, más el comienzo de la rutinas extra escolares, con sus ajustados horarios y compromisos (de todo el día], El desafio es encontrar el equilibrio justo de una alimentación que logre proveer a nuestros chicos los nutrientes adecuados para un correcto desarrollo físico y mental. Hay que asegurar la energía que tanto demandan en esta etapa y vigilar, a su vez, que los nutrientes que reciben estén balanceados.

Hay nutrientes esenciales para un adecuado crecimiento. Por ejemplo calcio, hierro, proteínas de alto valor biológico, vitamina C, entre ellos. Es habitual hoy que los jóvenes pasen muchas horas fuera de casa y deban realizar comidas lejos de la mirada de sus padres. También es el tiempo donde se deben moldear los hábitos. Este es un desafío mayor donde los adultos jugamos un rol ineludible ser ejemplos a seguir.

Lo que si (estimular)

  1. Desayunar bien
  2. Hacer 4 comidas diarias
  3. Consumir lácteos para cubrir el calcio
  4. Incluir productos crudos (hortalizas y frutas)
  5. Buenas proteínas (de alto valor biológico)

Lo que no (tratar de evitar)

  1. Saltear comidas (sobre todo el desayuno)
  2. Galletitas muy dulces
  3. Alfajores
  4. Papas fritas y snacks
  5. Gaseosas azucaradas

El riesgo de una mala nutrición aparece en presencia de: una dieta rica en productos azucarados y altamente procesados, y pobre en frutas y lácteos. Aumentan las posibilidades de padecer sobrepeso y obesidad infantil, hipertensión arterial y hasta la diabetes tipo 2 infanto juvenil.

A la hora de elegir las colaciones, optemos por

  1. Frutas frescas (bananas, manzanas, uvas y otras)
  2. Yogur solo, con frutas y /o con cereales
  3. Leche chocolatada
  4. Frutas secas (almendras o nueces) y desecadas (pasas)
  5. Barritas de cereal o copos de cereales (mejor sin azúcar)

¿Tenés diabetes?

Una persona con diagnóstico de diabetes, es más que sus niveles de glucosa en la sangre. Tiene sentimientos y una historia personal. La manera en que respondas a los desafíos que te impone la diabetes puede determinar: si será una contrariedad moderada o una enfermedad importante.
No vivís solo/a, la diabetes no solamente te afecta a vos. Tu familia, amigos y compañeros de trabajo también se ven de algún modo afectados. Preocupados, hasta temerosos, e intentarán ayudar.

¿Sabías que también tienen o tuvieron diabetes?:
El Inventor Thomas Alva Edison
Ray Kroc, que fundó la cadena McDonald’s.
Actores de cine como Sharon Stone, Spencer Tracy, Woody Allen, Halle Berry, Jerry Lewis, Mary Tyler Moore, Ton Hanks o Elizabeth Taylor.
Pintores como Paul Cézanne.
Escritores como Ernest Hemingway, Mario Puzo, autor de El Padrino o H. G. Wells, el de la Guerra de los Mundos. George Lucas (Star Wars)
Músicos como Ella Fitzgerald, Elvis Presley, Celia Cruz, Jerry Garcia, del grupo Grateful Dead; Johnny Cash; los trompetistas Dizzy Gillespie y Miles Davis, la cantante de gospel Mahalia Jackson, Aretha Franklin, el guitarrista B.B. King, James Brown, Nick Jonas de los Jonas Brothers. El magnífico e irrepetible Giacomo Puccini, también tenía diabetes.
Además de Nachi Heguy, polista argentino con 10 de handicap. El abogado y periodista Mariano Grondona. El Papa Juan Pablo II. Y un largo etc.
Definitivamente: Son Muchos!.

La diabetes no debería impedirte hacer lo que quieras con su vida (con pocas excepciones, por ejemplo ser piloto aerocomercial).
Es cierto que la diabetes requiere un cuidado, pero hay un potencial premio, al seguir las recomendaciones suele ocurrir que su salud, en términos generales, estarás algo “mejor” que la de otras personas que no padecen de diabetes pero fuman, comen exageradamente y/o son sedentarios.

Hay personas a las que padecer diabetes las obligó a ser más fuertes, más perseverantes y, por consiguiente, más exitosas.

Si las cosas no salen como lo esperás, nunca será un fracaso, contás con profesionales que te van a ayudar. Estés donde estés. Buscalos.

DoctorUgarte
Contacto: eldoctorugarte@gmail.com

La Hemoglobina Glicosilada

¿Por qué a los médicos en general y a los diabetólogos en particular, les interesa más la Hemoglobina Glicosilada (Hb A1c) que la Glucemia en los controles realizados a pacientes con Diabetes Mellitus (DM)?

Resulta que la Hemoglobina Glicosilada, conocida familiarmente como la “A1c”, es una proteína que como cualquier otra, en contacto con glucosa, se va impregnando de esta, y al ser medida refleja la elevación de la glucosa, en un periodo retrospectivo de 3 a 4 meses (la hemoglobina se renueva aproximadamente cada 90 días, o un poco más), El valor obtenido se expresa como porcentaje (%).

Es  muy tenida en cuenta una metodología para el seguimiento y control de la diabetes en el mediano plazo. Logró Introducir el concepto de “promedio” o acumulación de glucosa en el organismo. La A1c, es hoy una determinación muy importante, y tiene una historia:

  • Identificada por primera vez en 1958.
  • Su incremento fue relacionado a la Diabetes por primera vez en 1969.
  • Las reacciones bioquímicas que llevan a su formación se describieron en 1975.
  • El uso de la A1c para el monitoreo del control del metabolismo de la glucosa en

pacientes diabéticos, se propuso en 1976.

  • Fueron los estudios: Diabetes Control and Complications Trial (DCCT), publicado en 1993 y El Estudio Prospectivo de Diabetes del Reino Unido (UKPDS) en 1998, los que mostraron la real importancia de su uso en el seguimiento y control de la DM tipo 1 y 2.
  • En 2012 se la comienza a utilizar como método diagnóstico de Diabetes y no solo de control

Su prestigio radica en que

– La A1c ha sido estandarizada internacionalmente

– Es el mejor indicador de exposición a altos niveles de glucemia, y también un buen índice del riesgo de padecer complicaciones a largo plazo.

– La toma de muestra no guarda relación con el ayuno, ni el estado de ánimo del individuo. Sus resultados no están inmediatamente influidos por los procesos agudos (fiebre por ejemplo), que habitualmente alteran las cifras de glucemia.

– La DM puede ser diagnosticada cuando los niveles de HbA1c sean iguales o mayores a 6,5 %. El diagnóstico debe ser confirmado con una segunda determinación de A1c, aunque no sería necesaria si el paciente presenta síntomas y una glucemia de 200 mg/dL o más.

– En pacientes con anemia se recomienda para el diagnóstico de DM el uso de los métodos tradicionales (glucemia en ayunas, al azar o Prueba de Tolerancia a la Glucosa).

– La utiliza el médico como guía para realizar modificaciones terapéuticas.

Cuadro 1. Correlación aproximada de A1C y niveles de glucosa

HbA1c% mg/dL
6 135
7 170
8 205
9 240
10 275
11 310
12 345

Teniendo en cuenta esto, podemos resumir que la HbA1c, es un examen de gran valor en el control glucémico de los últimos 3 a 4 meses en personas con DM, y aunque no es igual, sus niveles son equivalentes a los de glucemias realizadas en sangre, ofreciendo numerosas ventajas sobre estas últimas. Además, constituye una herramienta más a tener en cuenta dentro de las pruebas que se utilizan para realizar el diagnóstico de personas con DM y a identificar individuos con alto riesgo de padecer la enfermedad.

Fuente: American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes 2016. Diabetes Care. Suppl 1

Dr. Alejandro Ugarte

Médico Nutricionista

Profesor Asociado de Medicina y Titular de Dietoterapia del Adulto en larrera de Nutricion.  IUC (Instituto Universitario CEMIC)

Jefe de la Sección Nutrición y Diabetes del CEMIC

¿Qué nos dicen los colores de las hotalizas?

El color de las hortalizas y las frutas ofrece información sobre su composición nutricional y da pistas de los beneficios que aportan al organismo

Si te preguntaste ¿por qué los tomates son rojos y la espinaca es verde? O ¿qué relación con la salud pudieran tener los colores de las hortalizas? En la División Nutrición Humana de la Universidad de Wageningen (en Países Bajos) lo hicieron. Los colores de las hortalizas son como una etiqueta nutricional, informan sobre los beneficios que aportan.

El color se debe a sus fitoquímicos, que actúan como defensa natural, protegiéndolas de infecciones, y otorgándoles el color, el aroma o el sabor. Los fitoquímicos no se consideran sustancias esenciales para el ser humano, ya que no los necesita, pero a largo plazo son importantes. Ejercerían un efecto protector del sistema cardiovascular y ayudarían a reducir el riesgo de cáncer.

Algunos detalles, en cuanto a los distintos colores y qué beneficios aportan.

Verdes

Deben su color a la presencia de clorofila, aportan pocas calorías y tienen un valor su riqueza en vitaminas y minerales. Además de aportar fibra.

Rojas

Ricos en antocianinas y licopeno, compuestos antioxidantes. Además, contienen minerales como potasio y selenio y aportan vitaminas A, B9 y C.

Morado

En la cebolla morada, las berenjenas, la remolacha (también roja) y hasta repollo morado. Su color indica la presencia de antioxidantes, anticianina y compuestos fenólicos.

Naranjas

La zanahoria, la calabaza o zapallos son fuente de vitamina A y vitamina B.

Amarillos

Al igual que los vegetales anaranjados, su seña de identidad es la vitamina A, vitamina B, potasio y ácido fólico. Son antioxidantes. Son el pimiento amarillo, el maíz y alguna variedad de tomates.

Blancos

Como la cebolla, el ajo, los espárragos, el puerro, la coliflor, el repollo o los nabos, tienen un alto contenido de potasio y magnesio. Aportan una gran cantidad de fibra y alicina, un excelente antioxidante.  

Comer hortalizas de distinto color a diario es importante para etiquetar tu dieta como saludable.

Alimentos que podrían protegernos del cáncer

Se cree que, si se consumen con regularidad, algunos nutrientes contenidos en ellos podrían reducir el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer. Cuáles son.

El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) estima que alrededor del 34% de los cánceres se originan en los hábitos y el estilo de vida, incluyendo la dieta. Pero la buena noticia es que aparentemente hay varios alimentos que pueden ayudar a combatir la enfermedad.


1) Crucíferas (Brócoli, coliflor, repollo, etc)

Por su contenido con isotiocianatos y glucosinolatos pueden interferir con los radicales libres, vinculados entre otras cosas a distintos tipos de cáncer. Además son buena fuente de Vitamina K, potasio y magnesio.

2) Cereales y granos enteros (arroz integral, avena, legumbres, etc.)
Por su alto contenido en fibra y vitaminas del grupo B


3) Pescados grasos (o azules)
Por su contenido en ácidos grasos omega-3 como en el salmón, la caballa y el atún pueden ser anti-inflamatorios que reducirían el riesgo de sufrir cáncer.

4) Yogurt

Y las leches fermentadas con probióticos, bacterias que mejoran el funcionamiento del intestino grueso (colon) y pueden mejorar el sistema inmunológico.

5) Naranjas y zanahorias

Porque son fuentes, respectivamente, de vitamina C y antioxidantes betacarotenos. Los antioxidantes ayudan a neutralizar los radicales libres, moléculas que pueden generar cáncer. Conviene incorporarlos directamente de las frutas o verduras, ya que tomarlos en forma de suplementos no ha demostrado tener efectos protectores.


Otros que se quieren subir a la lista

– Té verde (es una hoja que no sufre oxidación durante su procesado)
– Ajo (y otras aliáceas: cebollas, echalotes, etc.)
– Tomates (en salsas o frescos contienen licopeno, que actuaría sobre radicales libres)

Dr. Alejandro Ugarte

Médico Nutricionista

Profesor Asociado de Medicina y Titular de Dietoterapia del Adulto en larrera de Nutricion.  IUC (Instituto Universitario CEMIC)

Jefe de la Sección Nutrición y Diabetes del CEMIC

doctorugarte.com