Frases Nutricionales Dudosas en la Sabiduría Popular

Se dicen todo el tiempo y en cualquier ámbito, tienen un sentido lógico y hasta, a veces, riman. Pero muchos de los refranes y frases hechas de la alimentación carecen de sentido, contradicen lo que sostiene la ciencia o con el tiempo se ha retorcido su significado.

Es un recurso dialéctico sumamente eficaz: completar una reflexión o discurso que una frase hecha. Sucede en la vida diaria y el mundo de la nutrición. Sin embargo, la mayoría macanas marketineras, vetustas, populares, etc.  Si además las dicen en inglés o en latín, el efecto redobla y la credibilidad de los interlocutores se vuelve mucho mayor. Aún gana más “prestigio” cuando la frase tiene verso; ya sabes, cosas como “una manzana al día mantiene al médico en la lejanía” (en realidad, proviene de un aforismo anglosajón: ‘one apple a day takes the doctor away’). Una estrategia, la de la rima, que suele ser el terreno perfecto para los refranes.

 En cualquier caso, son apreciadas como fruto de “la sabiduría popular”, lo de sabiduría está por verse.

Elegís lo que te interesa, descartás el resto.

Muchas veces caigo en el error confundiendo lo accesorio con lo fundamental. Veamos ejemplos con algunas de las frases sobre nutrición más conocidas.

Somos lo que comemos

Fuera de contexto, esta expresión, que suele usarse para defender y proponer una alimentación saludable -si comés bien estarás sano, y si comés mal, enfermo-, está desconextualizada.

Proviene del antropólogo alemán Feuerbach quien escribió: “Si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come”. Así pues, a la hora de usar estos argumentos a mediados del siglo XIX, Feuerbach hacía referencia a cuestiones de derechos humanos -relativas al acceso de cualquier persona a suficientes alimentos de calidad- y no a los aspectos nutricionales. En su contexto, habla de reivindicaciones sociales.  

Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo

En realidad, es una forma muy monárquica -y demodé- de pretender definir al desayuno como la comida más importante del día. Una idea que, por sí sola, da como para escribir un artículo De hecho,  la evidencia científica disponible  no le otorga la virtud de “indispendable” al hecho de desayunar. La clave no es desayunar o no: la clave es que, si decidís abrir la boca para hacerlo, elijas bien los ingredientes, porque la mayor parte de la oferta comercial de productos ‘para desayunar’ están cargados de azúcar, grasas de dudoso origen y, por tanto, de calorías y además cosas poco recomendables que características de los ultraprocesados.

Hay que beber ocho vasos de agua al día

Pouring water from bottle into glass on blue background

Ahogarte en ocho vasos, dos litros o cualquier otro volumen similar al día, carece de todo sentido lógico. Es probable que el origen de esta recomendación provenga de la interpretación sesgada que en 1945 se hizo de las recomendaciones halladas en el Food and Nutrition Board of the National Research Council que citaba textualmente: “Se podría establecer una asignación diaria de agua para un adulto en unos 2,5 litros de agua…”.

Palabras que podrían hacer bueno el consejo, si no fuera porque el mismo texto continuaba diciendo que “… la mayor parte de esa cantidad está contenida en los alimentos que se consumen habitualmente”.  Se sospecha que su popularidad actual  proviene, con pocas  dudas, de la presión de la industria embotelladora de agua. Es un  genio el que se hizo rico vendiendo agua.

Hay que comer de todo con moderación

Este concepto también adopta otros formatos como el “comer un poco de todo y un mucho de nada”, “de todo y en plato de postre”, etc. Pero no, no tenemos que comer de todo, ni hacerlo así está relacionado con mejores patrones dietéticos. Al contrario: hoy en día el catálogo y la variedad de alimentos ultraprocesados de peor perfil nutricional es tan abrumador en su oferta, que en estas circunstancias, el “comer de todo” sería más un defecto que una virtud. En tiempos de nuestras abuelas podría ser diferente, ya que solo había lo que ahora se conoce como “comida real”.

Es que en aquel entonces la variedad podría ser una virtud, ya que con ella, se podría hacer acopio de todos los nutrientes, y por tanto minimizar el riesgo de enfermedades carenciales o deficitarias, un verdadero problema en aquellos años.

En la actualidad, lo único que se consigue al promover que se coma ‘de todo’ es por un lado hacer el caldo gordo a los productores de propuestas ultraprocesadas y, no a cuidar nuestra salud.  

Hay que hacer cinco (o seis) comidas al día

Otro dogma de los comunicadores nutricionales, todavía suena como slogan publicitario

Aunque por motivos metabólicos y para evitar el riesgo de que nos entre la tentación del nefasto picoteo entre comidas.

Es que ni dos, ni tres, ni cinco, ni ochenta; recomendar al conjunto de la población un número concreto de ingestas sin tener en cuenta la variabilidad personal, los gustos, la naturaleza de las opciones escogidas y las circunstancias es, directamente, un absurdo que solo beneficia a la industria que pone en el mercado aquello que vayas a comer.

Se atribuye a Hipócrates la paternidad de esta frase. Hace 25 siglos la sentencia estaba cargada de significado. Es cierto, y no seré yo quien lo niegue, que nuestros hábitos de vida en general y los dietéticos en particular tienen un papel importantísimo en nuestro pronóstico de salud; sobre todo en materia de prevención más que de curación. Pero de ahí a pensar que alguien puede curarse de un cáncer con brócoli orgánico, o de la diabetes con lentejas verdes… claro que no.

La frase en cuestión, siendo perfectamente válida en los tiempos que se enunció, hoy, tristemente, suele ser la puerta de entrada a peligrosas falacias naturalistas -“lo natural es bueno y, si es bueno, es natural”- de cualquier índole. En ocasiones incluso causas valiosas, como el comer de forma saludable, se defienden con argumentos absurdos.

Prestemos atención a lo que comemos

Hay ocasiones en que los refranes carecen de toda lógica, tanto en su intención como en su sentido práctico. Un ejemplo claro sería el de el melón, que “por la mañana oro, por la tarde plata y por la noche mata”.

Una tontería que dice que por la noche el melón es indigesto e incluso fermenta en el estómago. Sin pretender ponernos a su altura, ante este tipo de argumentaciones “cuñadistas” solo cabe responder que en el estómago siempre es de noche. En resumen, no existe razón alguna que justifique que un mismo alimento tenga diferentes efectos en una misma persona en virtud de la hora del día y dentro de unas circunstancias razonables.

En fin…

Tené  en cuenta que ni las frases hechas ni los refranes nutricionales son ciencia, y que si nuestas tatara-tatara-tatara-abuelas fuesen infalibles, no haría falta seguir investigando prácticamente sobre nada.

Basado en un texto del Dietísta-Nutricionista  Juan Revenga

Editado por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

ALBÓNDIGAS CON SALSA DE YOGUR Y PEPINO

Típicas en los Balcanes, el norte de África, Oriente Próximo, Oriente Medio e incluso la India y Paquistán.  La versión más habitual de estos pinchos/albóndigas se prepara con carne de cordero, vacuno, pollo o una combinación de ellas, que se moldea de diversas maneras, la forma clásica que conocemos como una albóndiga, que con frecuencia se ensartan en brochetas, al modo kebab, y se preparan a la parrilla.

El especiado es lo que aporta el sabor característico y también es costumbre mezclar algún tipo de grano o cereal que pueden ser arroz, bulgur o incluso pan, como en las albóndigas más conocidas por aquí. Las albóndigas de hoy están hechas de carne vacuna; una recomendación habitual es que la carne esté finamente picada, si es posible pasada dos veces por la máquina en la carnicería; lo que ayuda a que la mezcla se amalgame mejor y no se abra ni desarme al cocinarla.

Acompañás estas suculentas albóndigas con una salsa refrescante,  mezcla de yogur, pepino fresco y condimentos, te lo comerás sin anestesia mojando un buen pan árabe.

Ingredientes

Para 4 personas

Albóndigas

  • 1 kg de carne, picada dos veces
  • 1 cebolla rallada
  • 2 dientes de ajo
  • 1 rebanada de pan de molde o de miga remojada en leche
  • 1 cdta. de pimienta recién molida
  • 1 cdta. de romero
  • 1 cdta. de comino molido
  • 1 cdta. de orégano
  • ½ cdta. de canela molida
  • Sal al gusto
  • Un poco de aceite de oliva para la plancha

Salsa

  • 200 g de yogur griego ( o natural)
  • ½ pepino fresco
  • 1 diente de ajo
  • 1-2 cdas. de menta/hierbabuena fresca
  • El jugo de ½ limón
  • Aceite de oliva virgen extra

Y además

Ensalada a tu gusto,  para acompañar.

Preparación

Para la salsa (el tzatziki), pelá el pepino y rallalo o picalo muy fino. Salalo y ponelo sobre un colador para que suelte agua, por lo menos 15 minutos.

Mezclá el yogur con el diente de ajo aplastado, el zumo de limón y la menta. Añadile aceite de oliva al gusto y mezclalo.

Escurrí bien el pepino; aplastalo con una cuchara sobre el colador para que suelte más agua.

Agregá el pepino a la mezcla del bol y corregí de sal. Reserva en la heladera mientras se preparan las albóndigas.

Para las albóndigas, poneé la carne picada en un bol. Quitá la corteza a la rebanada de pan y ponela en un bol a remojar con la leche que sea necesaria, hasta que se pueda hacer casi un puré con el pan. Dejá que empape unos minutos y lo aplastás (desmenuzalo) con un tenedor.

Rallá o picá la cebolla muy finamente, y aplastá bien los ajos pelados.

Añadi el pan mojado en leche, la cebolla y los ajos al bol de la carne junto con todas las especias. Amasalo a mano hasta que la mezcla esté perfectamente homogénea.

Formá pelotitas de carne del tamaño de una mandarina y moldearlas en forma de chorizo. Las vas poniéndo sobre una bandeja engrasada.

Cuando se hayan formado todas las albóndigas, ensartarlas en brochetas

Calentá una plancha o parrilla, caliente como el sol, pintá con aceite de oliva las albóndigas y doralas por todos los lados unos minutos, sin pasarse porque deben quedar tiernas y jugosas por dentro (por ello, es imprescindible que la plancha esté muy, muy caliente).

Cuando estén hechas, servirlas de inmediato con una ensalada y el tzatziki, que les va “como piña”.

Secretito

Sazoná bien la carne y hacela en un fuego intenso que la deje tierna por dentro y tostada por fuera sin que le des tiempo a que pierda jugos.

Receta sugerida por MIRIAM GARCÍA

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

COACHING Nutricional: ¿ Moda o la Solución que esperabas?

Hace ya unos años que el término coaching y coach circulan en los medios de comunicación, pero ¿sabés qué es el coaching?  Yo veo que todavía  hay mucha confusión.

El coaching

Es un proceso de cambio y aprendizaje, donde persona  (un deportista, por ejemplo) trabajando con un coach, logra identificar “el objetivo” que quiere conseguir (mejorar su saque, ganar un torneo, completar una maratón, etc), visualiza y atraviesa barreras. Se hace cargo, asume responsabilidad y aprende a usar nuevas herramientas para conseguir sus objetivos.

Y también se puede aplicar en problemas de salud. Sabemos que “el informar y dar consejo por parte del profesional, ya no es suficiente para conseguir cambios de comportamiento a largo plazo”.  Nos lo dijo la Organización Mundial de la Salud en 2003.

Mejorar con Coaching.

Un coach facilita, acompaña y empodera a una persona que  busca lograr sus objetivos.

El Coaching Nutricional

La alimentación es determinante en la salud. El coaching aquí se usa para mejorar la adherencia a una adecuada nutrición y estilo de vida que te lleve a mejores resultados.

Un sueño solo puede triunfar sobre la realidad si se le da la oportunidad.

STANISLAW LEM

Buscar soluciones con coaching nutricional

El coach no decide, no te impone, no te va a decir lo que tenés que hacer o no.  Te acompaña y facilita a que identifiques el objetivo (u objetivos), y guía para formulado correctamente:

Positivo – Realista – Acordado – Medible – Personal – Específico.

Al definir el objetivo en positivo, ponés el foco y tu empeño en conseguir  lo que querés, en lugar de hablar de lo que “no podés”.

Te fijás metas y definís objetivos nutricionales, por ejemplo cuanto peso querés bajar y en cuanto tiempo. Cuanto más específico y detallado sea tu objetivo, más probabilidades tenés de cumplir tus compromisos con él. Te será más fácil conseguir lo si lo descomponés en metas más pequeñas, que no te supongan un esfuerzo tremendo. Los objetivos a corto plazo te hacen ganar confianza y motivación conforme los vas alcanzando.

En el proceso, identificarás debilidades y obstáculos, al tiempo que aparecerán las herramientas para enfrentarlos.

Por lo tanto: ¡planteate algo “grande”, y da un paso “pequeño” hacia delante! Sos la persona que está llevando a cabo este proceso de cambio.

Consejito

Escribí los beneficios de vas conseguir con las metas propuestas. Cuantos más tengas en tu lista, mas fuerte tu motivación para iniciar los cambios que necesitás incorporar a tu vida.

Iniciá un proceso de Coaching Nutricional

  • Tomá conciencia.  Identificá lo que querés cambiar o mejorar. Tus objetivos nutricionales y lo que es más importante para vos.
  • Asumí la responsabilidad. El éxito depende de vos, que sos protagonista del “cambio”.
  • Ganá confianza: solemos actuar según lo que “creemos” que somos capaces de hacer. El coaching te permite a descubrir tus creencias limitantes y desafiarlas, adoptando una nueva actitud hacia el cambio.
  • Animate a salir de tu zona de confort: si hay algo que no te gusta, poné el foco en buscar soluciones. Puede ser incómodo, sin embargo, el resultado lo va a justificar ampliamente.

Te ofrecemos una metodología de trabajo que gira a tu alrededor, a tu ritmo, donde vos elegís hacia donde tenés dirigir tu vida y tus recursos. El Coaching Nutricional le abre las puertas a tus objetivos.

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Garbanzo: la legumbre más apreciada

El título de esta nota es una opinión personal. Ya sabés que no tenemos patrocinadores, de manera que me puedo tomar estas licencias y jugar con los títulos.

Sin embargo, creo que las personas (bien informadas) que han incorporado a esta página como parte de su vida sabrán apreciar a los garbanzos, que al decir del gran Mikel López Iturriaga (El Comidista) “…lo tiene todo para triunfar en estos tiempos de confinamiento y dudas sobre el futuro de la economía. Es barato, diez veces más nutritivo que muchas tonteras que se denominan “superalimentos”, se combina bien con un montón de ingredientes y no tenés que hacer un curso para saber cocinarlos. Aunque los paladines de la oscuridad  los tilden de sosos, pesados y flatulentos, son un producto tan delicioso como saludable”.

Ni siquiera es imprescindible la necesidad de cocinarlos en casa: aunque sea una noble tarea. Porque hay garbanzos ya cocidos bastante dignos, enlatados, en frascos o en “tetra”.

Legumbres caballero

Una de las formas más fáciles y satisfactorias de preparar esta divina legumbre: es en guiso.

¿Cómo hacer un guiso con garbanzos?

Tendrías que rehogar unos cuantos ingredientes que hagan de sofrito, añadir un poco de caldo, sumar los garbanzos cocidos, dar un hervor corto y rematar, si se quiere, con algún ingrediente más. Ése sería, en líneas muy generales, el patrón que siguen los guisos con esta legumbre.

Ingredientes (Para dos o tres personas)

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 6 cucharadas de tomate triturado
  • 1 cebolla picada
  • 1 zanahoria grande picada fina
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 250 ml de caldo de verduras (o de los garbanzos si los cocinaste vos)
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1/2 cucharadita rasa de comino en polvo (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación

  • Rehogá en una olla a fuego suave con un chorro de aceite la cebolla, la zanahoria, el ajo, el pimentón, un poco de sal y pimienta y el comino.
  • Cuando la cebolla esté transparente y la zanahoria haya cambiado de color y esté un poco blanda, añadís el tomate.
  • Cuando se convierta en un sofrito espeso, añadí el caldo y los garbanzos, y dejalos que hiervan un rato hasta que el caldo espese un poco, añadiendo un poco más de caldo o agua si se quedan demasiado secos.
  • Corregí sal y añadí el perejil picado.
  • Dejar cocinar  un minuto más y serví.

Secretito

Si has cocinaste tus propio garbanzos con algunas verduras, puedés triturarlas y añadirlas al guiso para hacerlo más cremoso.

Como cocinar bien tus garbanzos

Según los consejos de Mikel. Lo primero que debés hacer es ponerlos en remojo en agua con sal el día anterior: así la cocción será más rápida y serán más fáciles de digerir. Luego los debés poner al fuego en una cazuela con agua entre templada y caliente y una pizca de sal. El fuego debe estar fuerte los 10 primeros minutos de cocción; luego hay que bajar a muy suave para que se hagan lentamente. Si te quedás corto de agua, tenés que añadirla caliente. Si usás una olla a presión, los garbanzos tardan unos 40 minutos (o menos, dependiendo de la olla que uses y la clase de garbanzo); en una normal, entre dos horas y media y tres horas y media.

Lógicamente, si querés obtener un caldo más sabroso, podés dejar que los garbanzos viajen hacia su destino con una cebolla cortada en cuartos, una zanahoria, un puerro, unos dientes de ajo, laurel, pimienta en grano o lo que te venga en gana (recordá que esas verduras trituradas se pueden añadir al guiso)

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Budín de calabaza y zanahoria sin azúcar

De los muchos platos que podés  hacer con calabaza, tenés un grupo de postres. Hoy te traigo este “budincito” que tiene puntos a destacar, como la ausencia de azúcar y la harina integral. A pesar de contar con menos calorías que cualquier producto de panadería, las porciones definen el valor calórico final y su categoría de “saludable” (todo lo que es MUCHO, amenaza con dejar de serlo).

INGREDIENTES

  • 100 gr de calabaza limpia
  • 100 gr de zanahorias
  • 100 gr de harina integral
  • 75 gr de harina 000
  • 3 huevos
  • 50 ml de leche
  • 1 cucharada rasa de stevia (o 2 de sucralosa)
  • 16 gr de levadura en polvo

PREPARACION

En una cacerola a fuego medio-alto, herví la calabaza y las zanahorias cortadas.  A  más pequeños los trozos, antes los tendrás hervidos.

Escurrí y triturá hasta conseguir un puré lo más fino posible. Reservalos.

En un bol, batí los ingredientes húmedos: huevos, leche y puré de calabaza y zanahoria.

Añadiles poco a poco la harina integral junto con la levadura. Agregás también la harina 000 y el edulcorante.

Engrasá el molde con un papel de cocina embebido de aceite de girasol, volcá la mezcla con cuidado, dejalo tapado en lugar tibio por 30 minutos, para que eleve, y entonces hornealo durante unos 40 min a 180º, con el horno previamente precalentado.

Al retirarlo del horno, dejalo tomar temperatura ambiente  unos minutos, y luego lo desmoldás , permití que se enfríe por completo sobre una rejilla durante unos 15-20 min.

Listo para el corte y servir!

Notita

La harina integral es la mas recomendable para personas con diabetes o quienes desean limitar (enlentecer) la absorción de glucosa (azúcar). Su defecto es que no “panifica” como las harinas refinadas y sus prestaciones no suelen ser tan esponjosas.

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Cómo hacer puré de zapallo casero

Hay una “legión” de amantes del zapallo. Para ellos van a publicarse una serie de preparaciones que van a apreciar especialmente.

Con este puré de zapallo o calabaza vas a poder hacer un montón de recetas. Aquí va la recetita.

Precalentás el horno a 200ºC y forra una bandeja de horno con papel  de aluminio. Lavá tus calabazas para que tengan una superficie impecable. Desechá los extremos. Cuidadosamente cortá cada calabaza en dos mitades, mediante un corte longitudinal. Retirale las semillas con una cuchara (y guardalas). Se pueden en otras preparaciones.

Colocá las mitades de calabaza boca abajo en la bandeja y volcales un vaso de agua. Hornealas durante unos 25-30 minutos, hasta que la carne esté muy blanda. Retiralas del horno, dales la vuelta y dejá que se  enfríen hasta que las  puedas manipular sin quemarte.

Si están bien asadas, vas a poder extraer la “carne” con una cuchara sin problemas. Sacá bien toda la pulpa de las calabazas, poniéndola en un cuenco grande o en un bol de batidora. Triturarla hasta que quede una textura cremosa y suave.

Colocá un colador grande sobre un recipiente amplio, y poné encima un paño limpio. Volcá el puré de calabaza sobre la tela, tapalo con otro paño y dejalo reposar durante varias horas, mejor toda la noche. Después de ese tiempo, se habrá escurrido una buena cantidad de agua.

Ya te queda el puré de calabaza para usar en las recetas que vendrán, dulces o saladas.

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Salchichas, Embutidos y otras sorpresas que ¿ingerimos?.

Origen de los Embutidos

Pensá en el dicho “nada se pierde, todo se transforma”.  Cuando en un frigorífico o en la carnicería quedan trocitos de carne y grasa, que fueron retirados de las piezas que se llevó el cliente, ese material se aprovechará (reciclado) en  una variedad de productos,  como por ejemplo: una morcilla, con sangre y grasa de animales de faena. En muchos lugares el picadillo que se hace con el hígado el corazón y los pulmones de un animal terminan siendo embutidos en una tripa. Desmenuzados o picados, se  mezclan con otros ingredientes prensados y sus residuos de carne pueden proporcionar una comida de las más lujosas.

La palabra salchicha tiene una raíz latina que justamente se refiere la sal,  que en estos embutidos cumple con dos funciones sumamente importantes: la primera es impedir el crecimiento de cualquier tipo de microorganismo  y , además, disolver una de las proteínas (la miosina) para qué actúe como un aglutinante y así mantener unidos los trozos.

Antiguamente la tercera parte de la mezcla era grasa, en la actualidad muchos embutidos llevan menos grasa, reemplazada por otros productos: almidón, proteína de leche, soja, etc.

En el comercio vas a encontrar muchas variaciones de embutidos. Se los puede clasificar en:

  • Embutidos que se venden crudos y se comen recién cuando se cocinan.
  • Hay algunos que están fermentados.
  • Están también lo que están desecados al aire.
  • Otros cocinados o ahumados en diversos grados para que duren unos días o indefinidamente

Salchichería

La carne y la grasa pueden estar cortadas en trozos discretos de diversos tamaños o estar desintegradas completamente,  mezcladas y cocidas para formar una masa homogénea y  entonces el embutido puede ser casi exclusivamente carne con  grasa o incluir una importante proporción de otros ingredientes que serían desechados (pulmón p. ej.)

Las salchichas son embutidos emulsionados y cocidos,  muy consumidos. Las más populares son las salchichas de Frankfurt o salchichas de Viena así llamadas por supuesto origen en Alemania (Frankfurt) o en Austria (Viena). Tienen un interior tierno homogéneo de textura muy fina y un sabor relativamente suave. Se hacen combinando carne de cerdo, de vaca o de pollo con grasa, sal, nitritos, especias y generalmente agua adicional. Combinando los ingredientes en una mezcladora grande hasta que forman una pasta de homogénea que puede contener almidón y termina siendo similar a una salsa como si fuera una mayonesa. La grasa se dispersa de un modo uniforme en gotitas muy pequeñas que están rodeadas y estabilizadas por fragmentos de las células musculares y por proteínas musculares disueltas en sal. Una vez homogeneizada la pasta si embute en un tubo comestible y se cocina a unos 70°. El calor coagula las proteínas de la carne y convierte la pasta en una masa sólida y cohesiva.  

Debido a que su contenido de agua es relativamente alto.  Estas salchichas son perecederas y deben refrigerarse.

Apuntes:

  • Tradicionalmente los envoltorios de los embutidos eran tripas, en la actualidad la mayoría se hacen con envoltorios artificiales hechos con colágeno vegetal y papel
  • A pesar de contar con una cocción previa conviene que los embutidos frescos sean sometidos a una cocción cuidadosa como otras carnes frescas
  • Una temperatura de  70° es una cocción suave que impide que el interior llegue al punto de ebullición. Si esto ocurriera  la piel reventaría y eso haría perder humedad,  sabor y textura.

Comer embutidos es consumir carne reciclada de desechos y procesada (ultra), para muchos es materia conocida, sin embargo hay muchas personas que atraídas por la publicidad y la sencillez de su preparación, incluyen con frecuencia estos productos. No son un veneno. Solo te decimos que no es saludable su consumo.

Siempre habrá un dedicado productor artesanal que las elabora con productos nobles y seleccionados. Esos embutidos difícilmente con consigas en un supermercado.

Ya sabés…!

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Pollo, una alternativa más accesible

En tiempo de crisis, como el actual, poner comida nutritiva y sabrosa en la mesa es un desafío. Hoy el pollo resulta una carne de menor precio que la vacuna. Por lo que te voy a proponer una receta que además de cuidar tu economía, te resulte sencilla de hacer

Brochetes de Pollo

Necesitarás

  • 1 pechuga de pollo entera
  • 1 morrón  rojo
  • 1 cebolla morada
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de jugo de limón
  • 1 cucharadita de curry
  • 1 cucharada de mostaza
  • Aceite de oliva
  • Sal y  Pimienta

Preparación

Ponés en un bol:  5 cucharadas de aceite de oliva, el ajo picado, jugo de limón, mostaza, curry, sal y pimienta negra. Mezclalo muy bien con un batidor y reservalo, será para tu marinada.

Cortá el pollo:  en dados grandes y metelos en una bolsa para congelar o en un recipiente de plástico con tapa. Añadí tu marinada, cerrá la bolsa o el recipiente y remové muy bien para que se impregne todo con el aliño. Guardalo en la heladera durante (mínimo) una hora.

Cortá el morrón y la cebolla en rodajas. Poné en el pincho un trozo de pollo, morrón y cebolla repitiéndolo hasta completar el palito de brochete. Ponelo en el grill o en una plancha aceitada y cocinalas unos 15 minutos. Dales la vuelta de vez en cuando y regalas con un poco de la marinada.

Acompañalas con una ensalada de hojas verdes tomate y zanahoria rallada

Y tu comida esta lista!

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Pescado a la plancha

Ya fuimos a comprar el pescado, elegiste filet (sin espinas por favor) y lo trajiste a casa. ¿Y ahora que?. Vamos a cocinarlo

Mi primer sugerencia es hacer una breve maceración. Disponé las piezas en una fuente y rociales con jugo de limón y especias. Pensá en un poco de sal y pimienta, provenzal, orégano. Si te gusta, aplastás un para de dientes de ajo y adentro.

Cubris con una bolsa de plastico limpia o un film. ! hora, máximo 2. Que el limón no te cocine el pescado.

Precalentá la plancha, untala con aceite de oliva y un papel de cocina, preferimos este método al rociador de aceite en spray comercial.

Colocá los filetes y guardate el liquido de la maceración. Los dejás unos 5 minutos o hasta que se esté dorando en la base. Allí les das vuelta y le volcás el liquido “macerador” a la parte ya cocida; aprovechá para cocinar en la plancha mitades de tomates frescos, que serán parte de la guarnición.

Cuando estén listos emplatás y llamás a comer.

Agregá una ensaladita de hojas verdes para completar la comida.

Un plato nutritivo, fácil y con un sabor embriagante.

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.

Porqué las “dietas” no te adelgazan

Me acaba de llegar el libro “50 Herramientas de Coaching Nutricional”. Ya nomás en el prólogo, la primera desafiante sorpresa, el Dietista-Nutricionista español Juan Revenga hace una descripción que me parece muy acertada respecto a porqué “hacer dieta no funciona”.  En su opinión  “te dará igual que la dieta sea:  de la banana, una disociada,  la del ayuno intermitente,  la cetogénica (y si la llamás  Keto tampoco), la Herbalife, la Pronokal,  la de 1600 calorías, la de 1200 tampoco,  la de tu ginecóloga,  menos;  la de Pamela Anderson (ja ja!!). Ni la de esa Instagramer tan canchera -que además es nutricionista-,  la del índice glucémico, la del alcaucil,  la baja en grasa, baja en hidratos de carbono. Ni esa que hace una youtuber desayunando copos de avena orgánica luciendo una mini bikini, mientras ejercita abdominales”.  Todas son en un punto lo mismo.

Verás que en el mediano o largo plazo te dejarán sin resultado que acreditar como “éxito” y es más,  hay un sentido contrario que habitualmente no se menciona y es que terminás con más peso que el que tenías cuando comenzaste con ese proceso (dieta).

Si preferís miralo de este modo, es una paradoja que ninguna dieta obtenga “el resultado”, es que si existiera al menos una, todo el mundo ya tendría que tener el peso que desea, aplicando esa dieta que realmente funciona.

Además ya se han comprobado de diversos estudios comparando métodos entre sí, con el fin de determinar qué dieta es la mejor. Hoy tenemos la información: ninguna dieta es mejor que otras.  Es cierto que todas consiguen (sin apenas diferencias significativas)  hacer perder peso a una cierta cantidad de personas en el corto plazo,  pero ninguna en particular consigue éxito en el largo plazo. De algún modo es bastante lógico, porque el adoptar medidas puntuales de quitar o de agregar un alimento, rara vez logra tener un efecto duradero.

Alguna vez te preguntaste porque se deja de hacer dieta o porque se abandonan,  la respuesta es simple: es que a nadie le gusta vivir a dieta, y eso es así porque cuando asumís actitudes y comportamientos que no te son habituales, sentís todo el tiempo que es un “régimen”  y estás castigada/o. Hasta  te puede servir de excusa para justificar tu mal carácter o para explicar un humor particularmente sombrío.

Dicho de una forma más académica: las dietas se abandonan porque no generan adherencia. Es difícil por no decir imposible que alguien se adhiera de por vida  algo que le resulta desagradable, que le produce discriminación o que simplemente no le compensa lo que obtiene por lo que se “sacrifica”.

Así las cosas el Coaching como estrategia en el proceso de transformación para el cambio de hábitos,  ayuda averiguar qué es lo que deseás, a identificar ventajas e inconvenientes,  y las dificultades que cada uno de nosotros puede encontrar. En definitiva el Coaching proporciona una perspectiva racional al tiempo que personal para que cada uno encuentre individualmente al camino del cambio que puede lograr para mejorar hábitos de vida,  y en este caso observar la diferencia entre un adquirir un nuevo hábito por elección frente a hacer dieta,  y que te guste claro, porque es tu decisión y eso conduce a que haya adherencia y satisfacción plena. El Coaching Nutricional no es una dieta, es una metodología de trabajo para que encuentrés tu propio camino hacia lo que deseas que pase. Con la herramientas que termines eligiendo y comprometiéndote a usarlas.

Un Coach es un facilitador, la persona que te acompaña a encontrar tus propias y más adecuadas soluciones. Para siempre, por que vos decidís lo que querés.

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos.