Arroz salteado, al “Estilo Chino”

Pero claro, tiene un sabor inconfundible. Me preguntaba si se podía conseguir hacerlo en casa y me quedara parecido.

Mikel López Iturriaga, el Comidista, nos propone esta receta, que puede lograrlo.

El arroz frito o salteado como para dar salida a cualquier ingrediente que tengas en la heladera, siempre que se pueda picar y pasar por la sartén. Y la base es el arroz cocido que hiciste o te sobró del día anterior, gloriosamente resucitado por obra y gracia del calor intenso, el aceite y los condimentos.

Un arroz salteado, no requiere litros de grasa. La libertad creativa con los ingredientes contrasta con la rigidez de las normas de preparación, cuyo incumplimiento puede llevar con facilidad al fracaso (recomendación personal: no te olvides del cubito de caldo, por mucha fobia que le tengas a ese producto)

Arroz Salteado AL ESTILO CHINO

Ingredientes

Para 2 o 3 personas

  • 350 g de arroz de grano largo o medio cocido el día anterior
  • 1 zanahoria picada muy fina
  • 3 huevos batidos
  • ¼ de lechuga capuchina cortada en juliana fina
  • 170 g de colas de camarones o pollo cortado en trozos de 3 x3
  • 1 diente de ajo picado fino
  • 85 g de arvejas congeladas
  • 30 g de cebolla de verdeo picada fina
  • 1 cucharadita de cubo de caldo de pollo desmenuzado
  • Aceite de girasol
  • Sal
  • Pimienta blanca molida

Preparación

  1. Desmenuzá con las manos el arroz blanco cocinado del día anterior.
  2. En un wok o sarten grande, calentá una cucharadita y media de aceite en una sartén a fuego vivo. Cuando empiece a humear, añadís la mitad del arroz (tiene que tener espacio) y lo cocinás unos tres minutos, salteándolo hasta que se dore ligeramente. Reservalo.
  3. Repetí la operación con el resto del arroz y reservalo junto a la primera mitad.
  4. En la misma sartén, calentás un par de cucharaditas de aceite. Cuando esté bien caliente, añadís la zanahoria y salteás. Cuando empiece a dorarse, sacala y reservala en el mismo recipiente que el arroz.
  5. Calentá otras dos cucharaditas de aceite en la sartén y cuando esté muy caliente, añadís la lechuga. Sazonala con una pizca de sal, pimienta blanca molida y media cucharadita del cubito de caldo de pollo. En cuanto la lechuga empiece a ablandarse, sacala y juntala con el arroz.
  6. Calentá otras dos cucharaditas de aceite. Cuando humeen, añadí los huevos batidos y una pizca de sal. Removelos enérgicamente y cocinalos unos 45 segundos, hasta que coagulen. Rompé los huevos en pedacitos con una cuchara y juntalos con el arroz.
  7. Calentá dos cucharaditas de aceite más. Cuando humee, añadís el ajo. En cuanto empiece a soltar aroma, sumale los camarones o el pollo (si usás pollo, lo salteás antes de incluirlo). Removes y condimentás con sal, pimienta y media cucharadita mas del cubo de caldo desmenuzado.
  8. Cuando las gambas estén al punto (no demasiado hechas), añadís el arroz con sus acompañantes de la reserva, sumás las arvejas y la cebolla picada muy fina. Saltealo hasta que las arvejas se hayan descongelado y el arroz esté suelto.
  9. Corregí al gusto con sal y un poco más de cubito de caldo, y servis inmediatamente.

Secretitos

Hay quienes prefieren los brotes de soja en lugar de lechuga, excelente!.

Podés usar ajinomoto como condimento secreto y tu arroz salteado será “requete chino”

Si estás buscando adelgazar o tenés diabetes, reducí la cantidad de arroz que te servís y acompañalo de una ensalada de hojas.

Editado por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Rollitos con Palta

Cada año tenemos más información sobre las bondades nutricionales de los aguacates o paltas. Y su presencia crece en las recetas que los incluyen. Recordemos que la grasa presente en estos frutos es similar al aceite de oliva (el núcleo vital de la Dieta Mediterránea).

Hoy vamos a hacer unos panquequitos sencillos, que van a enrollar una fresca y oportunísima preparación vegetal. Vamos!

INGREDIENTES

  • 4 panqueques
  • Hojas de lechuga
  • 2 tomates cortados
  • 1 cebolla morada cortada en juliana
  • 1 palta
  • Jugo de limón
  • Aceite de oliva EV
  • Queso blanco untable o yogur natural

Prepará tus panquequitos

Instrucciones

Batí el huevo en un bol. Agregá la fécula de maíz de a poco y agregale la leche mezclando muy bien con un batidor, para que se disuelva bien la preparación.

Calentá una sartén chica o panquequera a fuego mediano, untala con aceite o spray vegetal.

Revolvé bien la preparación del bol.

Sacá medio cucharón de pasta y echalo en la sartén. Inclinalo rápidamente en todas las direcciones hasta que una delgada capa de pasta cubra la base.

Cociná el panqueque hasta que los extremos se doren, despegalo con una espátula y dalo vuelta, dorando el otro lado.

PREPARACIÓN

Pelá la palta y cortala en cubitos. Rociala con jugo de limón.

Cortá también los tomates en pequeños trocitos y picá la cebolla.

Acomodá los panqués sobre una plato, untalos con queso blanco y colocá las hojas de lechuga, los tomates, la cebolla y la palta.

Enrollalos y serví.

por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Diabetes 2021 – La Insulina cumple 100 años

El 14 de noviembre se recuerda el nacimiento del  médico canadiense Frederick Banting (1891-1941).

En el verano de 1921, el profesor Frederick Banting descubrió en la Universidad de Toronto (Canadá), junto con su alumno Charles Herbert Best, la insulina, hormona que metaboliza los hidratos de carbono y cuya falla o ausencia es causa de la diabetes. Banting  recibió el Premio Nobel por este hallazgo y el ayudante  se quedó sin él, pero Frederick  decidió compartirlo con Best.

Gracias a su trabajo lograron disponer de uno de los productos farmacológicos más eficaces del mundo, millones de seres humanos, enfermos de diabetes, cambiaron su condena a muerte por una existencia con expectativas de vida por delante.

Pasaron de tener que morir por diabetes a  poder vivir con diabetes.

Fue una perra llamada Marjorie, el 6 de agosto de 1921 en Canadá, el primer animal diabético del mundo que recibió extracto de páncreas o la primitiva insulina. De aquí a la prueba en humanos, a la producción industrial y al Premio Nobel por el descubrimiento pasó sólo un año y medio, un insólito récord en la ciencia médica.

El 11 de enero de 1922, Leonard Thompson, de 14 años diagnosticado desde los 12, recibió una inyección de extracto de páncreas. Tras un tratamiento con una versión purificada se logró una verdadera mejoría en Leonard.  

Insulina es considerada como la primera proteína de estructura conocida, que valió el Premio Nobel a sus descubridores, cuya fórmula exacta fue determinada mucho después, en el año 1953, cambió la vida de millones de personas.

2021 – 100 años

Para la OMS (Organización Mundial de la Salud) El  Día Mundial de la Diabetes es una oportunidad para concienciar sobre un problema de salud pública mundial y sobre las medidas que pueden tomarse, colectiva e individualmente, para mejorar su prevención, su diagnóstico y su tratamiento. 

Aprovechando el centenario del descubrimiento de la insulina la OMS  pone el foco en la enorme brecha que separa a las personas que tienen, de las que no la tienen, a su alcance este medicamento imprescindible para controlar su diabetes y de los insumos para el control de enfermedad.

Es necesario proponer soluciones que permitan ampliar el acceso a la atención y a los medicamentos antidiabéticos.

Conmemoramos a Frederik Banting por su genialidad y por un hecho de tremenda importancia en la historia de la medicina y de la humanidad.

Dr. Alejandro Ugarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

El triptófano y serotonina: paladines del bienestar

 

La serotonina, también llamada hormona del humor, es un neurotransmisor (mensajero químico) relacionado con el sueño saludable  y el buen ánimo, su concentración en el cerebro es directamente proporcional a la concentración de triptófano en tu sangre.

Los neurotransmisores son compuestos químicos que producen estimulación neuronal, lo que hace que éstas se comuniquen entre sí y trasmitan sus mensajes. Diversas investigaciones han confirmado que la serotonina es muy abundante en los lugares del cerebro que dirigen el estado de ánimo y el afecto, y por tanto, los cambios en los niveles de serotonina afectan al ánimo. Esta sustancia también actúa como el reloj interno de nuestro cuerpo, y determina nuestros ciclos de sueño y de vigilia.

El triptófano es un aminoácido esencial, es decir, que debe de ser aportado por  la alimentación. En nuestro cuerpo tendrá  cambios metabólicos que lo transformarán en serotonina.

Alimentos ricos en triptófano:

huevos, lácteos, pescados, carnes,  legumbres, frutos secos, bananas, paltas.

Huevos

La mayoría de los alimentos que incluyen proteínas suelen  contener triptófano. Es el caso de los huevos, que por cada 100 g, se estima que tienen 156 mg de triptófano en la clara y 282 mg en la yema.

Pollo

Si te sentís relajada o somnoliento después de comer un pollo, puede ser que en parte se deba al  efecto del triptófano que contiene la carne de estas aves.

Pescados azules

Los pescados azules (los más grasos), además de ser una valiosa fuente de ácidos grasos omega-3, excelentes para la salud cardiovascular, contienen cantidades importantes de lisina y triptófano

Lácteos

Sabemos que los lácteos, y especialmente la leche, favorecen la conciliación del sueño. Y es que el triptófano que contienen actúa como promotor del sueño.

Frutos secos

Si tu comida descarta alimentos de origen animal, hay fuentes vegetales de triptófano como los frutos secos:  nueces, almendras, avellanas… todos ellos son ricos en este aminoácido.

Banana

Una de las frutas con más alto contenido en triptófano es la fruta preferida de Los Minnions. De modo que comer una banana es una buena medida para prevenir el insomnio y favorecer el «buen humor».

Palta

El secreto para dormir mejor está (entre otras cosas) en llevar una dieta que favorezca el sueño. Para este propósito tu dieta debería incluir paltas.

Como ves, la alimentación guarda relación con nuestras emociones de maneras diferentes. Así como el conocimiento te da oportunidad de probar tus reacciones ante cambios favorables en tu dieta. Animate a explorarlas

“Hamburguesas de Arroz Integral y Hortalizas”

Como este fin de semana comimos carnes, pensé en preparar para hoy una receta fácil y vegetariana.

Igual que los flexitarianos, prefiero limitar el consumo de carnes a pocas veces en la semana  y la mayoría del tiempo preparar comidas que no las incluyan. Así que ahora te presento estas pseudo hamburguesas a base de arroz integral.

Ingredientes

  • 2 tazas de arroz integral cocido
  • ½ taza de zanahoria cocida
  • ½ taza de zucchini cocido
  • 1 rama de apio
  • ½ taza de avena
  • 1 diente de ajo
  • Albahaca fresca
  • Sal y especias a gusto

Preparación

Colocá la avena en el vaso de un mixer y procesarla hasta formar una harina gruesa y retirala. Ponela en un bol.

Luego volcás en el vaso del mixer  (o procesador de alimentos) el arroz, la zanahoria, el zucchini, el apio, el ajo y la albahaca.

Trituralo bien hasta formar una masa pegajosa.

Coloca la preparación en otro bol y añadís la sal y las especias elegidas. Mezclalo bien.

Por último agregás la avena para darle una consistencia más compacta a la masa. Integrá todo.

Poné con la mano porciones de masa y formá hamburguesas del tamaño que te gusten.

Disponelas en una placa para horno previamente aceitada o tapizada con papel manteca.

Cocinalas a horno precalentado a 180° por unos 15 minutos de cada lado o hasta que la superficie de las hamburguesitas esté dorada.

Nota

Van muy bien con un aderezo de «mayogur» https://doctorugarte.wordpress.com/2021/05/17/la-mayogur/

Si buscás adelgazar, o tenés diabetes, podés consumirlas también. Solo comé un par y acompañalas de una ensalada a base de hojas verdes.

por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Crepes de Espinaca: Rellenas

La palabra, del francés crêpe, ‘tortita frita en sartén, hecha de harina, huevo y leche’. En plural es crepes. Es válido su uso en ambos géneros, aunque se recomienda mantener el género femenino.

Esta receta es ideal para días calurosos, no encendés el horno y comés algo natural y liviano.

Ingredientes

  • 1 tazón grande de espinacas crudas
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de aceite
  • Sal, pimienta y… especias a gusto

Preparación

Coloca los huevos en un bol, agregá la sal y las especias y batís con un batidor de alambre o un tenedor.

Volcá los huevos en el vaso de la mixer o minipimer o licuadora, junto con las espinacas crudas.

Procesá bien todos los ingredientes.

Colocá la sartén al fuego. Añadile un poco de aceite y esperá hasta que esté bien caliente.

Volcá una cuarta parte de la preparación sobre la sartén bien caliente y dejala cocinar unos minutos de un lado. Andá despegando los bordes con ayuda de una espátula de madera y una vez que esté bien cocida de un lado, dalo vuelta y dejala unos minutos más del otro lado. Mantenete ahí presente, para que no se queme!

Colocás la crepe sobre un plato y repetí los pasos anteriores con el resto de la preparación hasta hacer 4 o 5 crepes. La cantidad dependerá del grosor que le des a cada panqueque.

Rellenalos con verduras: crudas, al vapor o al wok y aderezalo con mayogur*.

https://doctorugarte.wordpress.com/?s=mayogur

A disfrutar de un plato rico y saludable.

por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Frases Nutricionales Dudosas en la Sabiduría Popular

Se dicen todo el tiempo y en cualquier ámbito, tienen un sentido lógico y hasta, a veces, riman. Pero muchos de los refranes y frases hechas de la alimentación carecen de sentido, contradicen lo que sostiene la ciencia o con el tiempo se ha retorcido su significado.

Es un recurso dialéctico sumamente eficaz: completar una reflexión o discurso que una frase hecha. Sucede en la vida diaria y el mundo de la nutrición. Sin embargo, la mayoría macanas marketineras, vetustas, populares, etc.  Si además las dicen en inglés o en latín, el efecto redobla y la credibilidad de los interlocutores se vuelve mucho mayor. Aún gana más “prestigio” cuando la frase tiene verso; ya sabes, cosas como “una manzana al día mantiene al médico en la lejanía” (en realidad, proviene de un aforismo anglosajón: ‘one apple a day takes the doctor away’). Una estrategia, la de la rima, que suele ser el terreno perfecto para los refranes.

 En cualquier caso, son apreciadas como fruto de “la sabiduría popular”, lo de sabiduría está por verse.

Elegís lo que te interesa, descartás el resto.

Muchas veces caigo en el error confundiendo lo accesorio con lo fundamental. Veamos ejemplos con algunas de las frases sobre nutrición más conocidas.

Somos lo que comemos

Fuera de contexto, esta expresión, que suele usarse para defender y proponer una alimentación saludable -si comés bien estarás sano, y si comés mal, enfermo-, está desconextualizada.

Proviene del antropólogo alemán Feuerbach quien escribió: “Si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come”. Así pues, a la hora de usar estos argumentos a mediados del siglo XIX, Feuerbach hacía referencia a cuestiones de derechos humanos -relativas al acceso de cualquier persona a suficientes alimentos de calidad- y no a los aspectos nutricionales. En su contexto, habla de reivindicaciones sociales.  

Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo

En realidad, es una forma muy monárquica -y demodé- de pretender definir al desayuno como la comida más importante del día. Una idea que, por sí sola, da como para escribir un artículo De hecho,  la evidencia científica disponible  no le otorga la virtud de “indispendable” al hecho de desayunar. La clave no es desayunar o no: la clave es que, si decidís abrir la boca para hacerlo, elijas bien los ingredientes, porque la mayor parte de la oferta comercial de productos ‘para desayunar’ están cargados de azúcar, grasas de dudoso origen y, por tanto, de calorías y además cosas poco recomendables que características de los ultraprocesados.

Hay que beber ocho vasos de agua al día

Pouring water from bottle into glass on blue background

Ahogarte en ocho vasos, dos litros o cualquier otro volumen similar al día, carece de todo sentido lógico. Es probable que el origen de esta recomendación provenga de la interpretación sesgada que en 1945 se hizo de las recomendaciones halladas en el Food and Nutrition Board of the National Research Council que citaba textualmente: “Se podría establecer una asignación diaria de agua para un adulto en unos 2,5 litros de agua…”.

Palabras que podrían hacer bueno el consejo, si no fuera porque el mismo texto continuaba diciendo que “… la mayor parte de esa cantidad está contenida en los alimentos que se consumen habitualmente”.  Se sospecha que su popularidad actual  proviene, con pocas  dudas, de la presión de la industria embotelladora de agua. Es un  genio el que se hizo rico vendiendo agua.

Hay que comer de todo con moderación

Este concepto también adopta otros formatos como el “comer un poco de todo y un mucho de nada”, “de todo y en plato de postre”, etc. Pero no, no tenemos que comer de todo, ni hacerlo así está relacionado con mejores patrones dietéticos. Al contrario: hoy en día el catálogo y la variedad de alimentos ultraprocesados de peor perfil nutricional es tan abrumador en su oferta, que en estas circunstancias, el “comer de todo” sería más un defecto que una virtud. En tiempos de nuestras abuelas podría ser diferente, ya que solo había lo que ahora se conoce como “comida real”.

Es que en aquel entonces la variedad podría ser una virtud, ya que con ella, se podría hacer acopio de todos los nutrientes, y por tanto minimizar el riesgo de enfermedades carenciales o deficitarias, un verdadero problema en aquellos años.

En la actualidad, lo único que se consigue al promover que se coma ‘de todo’ es por un lado hacer el caldo gordo a los productores de propuestas ultraprocesadas y, no a cuidar nuestra salud.  

Hay que hacer cinco (o seis) comidas al día

Otro dogma de los comunicadores nutricionales, todavía suena como slogan publicitario

Aunque por motivos metabólicos y para evitar el riesgo de que nos entre la tentación del nefasto picoteo entre comidas.

Es que ni dos, ni tres, ni cinco, ni ochenta; recomendar al conjunto de la población un número concreto de ingestas sin tener en cuenta la variabilidad personal, los gustos, la naturaleza de las opciones escogidas y las circunstancias es, directamente, un absurdo que solo beneficia a la industria que pone en el mercado aquello que vayas a comer.

Se atribuye a Hipócrates la paternidad de esta frase. Hace 25 siglos la sentencia estaba cargada de significado. Es cierto, y no seré yo quien lo niegue, que nuestros hábitos de vida en general y los dietéticos en particular tienen un papel importantísimo en nuestro pronóstico de salud; sobre todo en materia de prevención más que de curación. Pero de ahí a pensar que alguien puede curarse de un cáncer con brócoli orgánico, o de la diabetes con lentejas verdes… claro que no.

La frase en cuestión, siendo perfectamente válida en los tiempos que se enunció, hoy, tristemente, suele ser la puerta de entrada a peligrosas falacias naturalistas -“lo natural es bueno y, si es bueno, es natural”- de cualquier índole. En ocasiones incluso causas valiosas, como el comer de forma saludable, se defienden con argumentos absurdos.

Prestemos atención a lo que comemos

Hay ocasiones en que los refranes carecen de toda lógica, tanto en su intención como en su sentido práctico. Un ejemplo claro sería el de el melón, que “por la mañana oro, por la tarde plata y por la noche mata”.

Una tontería que dice que por la noche el melón es indigesto e incluso fermenta en el estómago. Sin pretender ponernos a su altura, ante este tipo de argumentaciones “cuñadistas” solo cabe responder que en el estómago siempre es de noche. En resumen, no existe razón alguna que justifique que un mismo alimento tenga diferentes efectos en una misma persona en virtud de la hora del día y dentro de unas circunstancias razonables.

En fin…

Tené  en cuenta que ni las frases hechas ni los refranes nutricionales son ciencia, y que si nuestas tatara-tatara-tatara-abuelas fuesen infalibles, no haría falta seguir investigando prácticamente sobre nada.

Basado en un texto del Dietísta-Nutricionista  Juan Revenga

Editado por DoctorUgarte

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

ALBÓNDIGAS CON SALSA DE YOGUR Y PEPINO

Típicas en los Balcanes, el norte de África, Oriente Próximo, Oriente Medio e incluso la India y Paquistán.  La versión más habitual de estos pinchos/albóndigas se prepara con carne de cordero, vacuno, pollo o una combinación de ellas, que se moldea de diversas maneras, la forma clásica que conocemos como una albóndiga, que con frecuencia se ensartan en brochetas, al modo kebab, y se preparan a la parrilla.

El especiado es lo que aporta el sabor característico y también es costumbre mezclar algún tipo de grano o cereal que pueden ser arroz, bulgur o incluso pan, como en las albóndigas más conocidas por aquí. Las albóndigas de hoy están hechas de carne vacuna; una recomendación habitual es que la carne esté finamente picada, si es posible pasada dos veces por la máquina en la carnicería; lo que ayuda a que la mezcla se amalgame mejor y no se abra ni desarme al cocinarla.

Acompañás estas suculentas albóndigas con una salsa refrescante,  mezcla de yogur, pepino fresco y condimentos, te lo comerás sin anestesia mojando un buen pan árabe.

Ingredientes

Para 4 personas

Albóndigas

  • 1 kg de carne, picada dos veces
  • 1 cebolla rallada
  • 2 dientes de ajo
  • 1 rebanada de pan de molde o de miga remojada en leche
  • 1 cdta. de pimienta recién molida
  • 1 cdta. de romero
  • 1 cdta. de comino molido
  • 1 cdta. de orégano
  • ½ cdta. de canela molida
  • Sal al gusto
  • Un poco de aceite de oliva para la plancha

Salsa

  • 200 g de yogur griego ( o natural)
  • ½ pepino fresco
  • 1 diente de ajo
  • 1-2 cdas. de menta/hierbabuena fresca
  • El jugo de ½ limón
  • Aceite de oliva virgen extra

Y además

Ensalada a tu gusto,  para acompañar.

Preparación

Para la salsa (el tzatziki), pelá el pepino y rallalo o picalo muy fino. Salalo y ponelo sobre un colador para que suelte agua, por lo menos 15 minutos.

Mezclá el yogur con el diente de ajo aplastado, el zumo de limón y la menta. Añadile aceite de oliva al gusto y mezclalo.

Escurrí bien el pepino; aplastalo con una cuchara sobre el colador para que suelte más agua.

Agregá el pepino a la mezcla del bol y corregí de sal. Reserva en la heladera mientras se preparan las albóndigas.

Para las albóndigas, poneé la carne picada en un bol. Quitá la corteza a la rebanada de pan y ponela en un bol a remojar con la leche que sea necesaria, hasta que se pueda hacer casi un puré con el pan. Dejá que empape unos minutos y lo aplastás (desmenuzalo) con un tenedor.

Rallá o picá la cebolla muy finamente, y aplastá bien los ajos pelados.

Añadi el pan mojado en leche, la cebolla y los ajos al bol de la carne junto con todas las especias. Amasalo a mano hasta que la mezcla esté perfectamente homogénea.

Formá pelotitas de carne del tamaño de una mandarina y moldearlas en forma de chorizo. Las vas poniéndo sobre una bandeja engrasada.

Cuando se hayan formado todas las albóndigas, ensartarlas en brochetas

Calentá una plancha o parrilla, caliente como el sol, pintá con aceite de oliva las albóndigas y doralas por todos los lados unos minutos, sin pasarse porque deben quedar tiernas y jugosas por dentro (por ello, es imprescindible que la plancha esté muy, muy caliente).

Cuando estén hechas, servirlas de inmediato con una ensalada y el tzatziki, que les va “como piña”.

Secretito

Sazoná bien la carne y hacela en un fuego intenso que la deje tierna por dentro y tostada por fuera sin que le des tiempo a que pierda jugos.

Receta sugerida por MIRIAM GARCÍA

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

COACHING Nutricional: ¿ Moda o la Solución que esperabas?

Hace ya unos años que el término coaching y coach circulan en los medios de comunicación, pero ¿sabés qué es el coaching?  Yo veo que todavía  hay mucha confusión.

El coaching

Es un proceso de cambio y aprendizaje, donde persona  (un deportista, por ejemplo) trabajando con un coach, logra identificar «el objetivo» que quiere conseguir (mejorar su saque, ganar un torneo, completar una maratón, etc), visualiza y atraviesa barreras. Se hace cargo, asume responsabilidad y aprende a usar nuevas herramientas para conseguir sus objetivos.

Y también se puede aplicar en problemas de salud. Sabemos que “el informar y dar consejo por parte del profesional, ya no es suficiente para conseguir cambios de comportamiento a largo plazo”.  Nos lo dijo la Organización Mundial de la Salud en 2003.

Mejorar con Coaching.

Un coach facilita, acompaña y empodera a una persona que  busca lograr sus objetivos.

El Coaching Nutricional

La alimentación es determinante en la salud. El coaching aquí se usa para mejorar la adherencia a una adecuada nutrición y estilo de vida que te lleve a mejores resultados.

Un sueño solo puede triunfar sobre la realidad si se le da la oportunidad.

STANISLAW LEM

Buscar soluciones con coaching nutricional

El coach no decide, no te impone, no te va a decir lo que tenés que hacer o no.  Te acompaña y facilita a que identifiques el objetivo (u objetivos), y guía para formulado correctamente:

Positivo – Realista – Acordado – Medible – Personal – Específico.

Al definir el objetivo en positivo, ponés el foco y tu empeño en conseguir  lo que querés, en lugar de hablar de lo que “no podés”.

Te fijás metas y definís objetivos nutricionales, por ejemplo cuanto peso querés bajar y en cuanto tiempo. Cuanto más específico y detallado sea tu objetivo, más probabilidades tenés de cumplir tus compromisos con él. Te será más fácil conseguir lo si lo descomponés en metas más pequeñas, que no te supongan un esfuerzo tremendo. Los objetivos a corto plazo te hacen ganar confianza y motivación conforme los vas alcanzando.

En el proceso, identificarás debilidades y obstáculos, al tiempo que aparecerán las herramientas para enfrentarlos.

Por lo tanto: ¡planteate algo “grande”, y da un paso “pequeño” hacia delante! Sos la persona que está llevando a cabo este proceso de cambio.

Consejito

Escribí los beneficios de vas conseguir con las metas propuestas. Cuantos más tengas en tu lista, mas fuerte tu motivación para iniciar los cambios que necesitás incorporar a tu vida.

Iniciá un proceso de Coaching Nutricional

  • Tomá conciencia.  Identificá lo que querés cambiar o mejorar. Tus objetivos nutricionales y lo que es más importante para vos.
  • Asumí la responsabilidad. El éxito depende de vos, que sos protagonista del “cambio”.
  • Ganá confianza: solemos actuar según lo que “creemos” que somos capaces de hacer. El coaching te permite a descubrir tus creencias limitantes y desafiarlas, adoptando una nueva actitud hacia el cambio.
  • Animate a salir de tu zona de confort: si hay algo que no te gusta, poné el foco en buscar soluciones. Puede ser incómodo, sin embargo, el resultado lo va a justificar ampliamente.

Te ofrecemos una metodología de trabajo que gira a tu alrededor, a tu ritmo, donde vos elegís hacia donde tenés dirigir tu vida y tus recursos. El Coaching Nutricional le abre las puertas a tus objetivos.

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos

Garbanzo: la legumbre más apreciada

El título de esta nota es una opinión personal. Ya sabés que no tenemos patrocinadores, de manera que me puedo tomar estas licencias y jugar con los títulos.

Sin embargo, creo que las personas (bien informadas) que han incorporado a esta página como parte de su vida sabrán apreciar a los garbanzos, que al decir del gran Mikel López Iturriaga (El Comidista) “…lo tiene todo para triunfar en estos tiempos de confinamiento y dudas sobre el futuro de la economía. Es barato, diez veces más nutritivo que muchas tonteras que se denominan «superalimentos», se combina bien con un montón de ingredientes y no tenés que hacer un curso para saber cocinarlos. Aunque los paladines de la oscuridad  los tilden de sosos, pesados y flatulentos, son un producto tan delicioso como saludable».

Ni siquiera es imprescindible la necesidad de cocinarlos en casa: aunque sea una noble tarea. Porque hay garbanzos ya cocidos bastante dignos, enlatados, en frascos o en “tetra”.

Legumbres caballero

Una de las formas más fáciles y satisfactorias de preparar esta divina legumbre: es en guiso.

¿Cómo hacer un guiso con garbanzos?

Tendrías que rehogar unos cuantos ingredientes que hagan de sofrito, añadir un poco de caldo, sumar los garbanzos cocidos, dar un hervor corto y rematar, si se quiere, con algún ingrediente más. Ése sería, en líneas muy generales, el patrón que siguen los guisos con esta legumbre.

Ingredientes (Para dos o tres personas)

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 6 cucharadas de tomate triturado
  • 1 cebolla picada
  • 1 zanahoria grande picada fina
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 250 ml de caldo de verduras (o de los garbanzos si los cocinaste vos)
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1/2 cucharadita rasa de comino en polvo (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación

  • Rehogá en una olla a fuego suave con un chorro de aceite la cebolla, la zanahoria, el ajo, el pimentón, un poco de sal y pimienta y el comino.
  • Cuando la cebolla esté transparente y la zanahoria haya cambiado de color y esté un poco blanda, añadís el tomate.
  • Cuando se convierta en un sofrito espeso, añadí el caldo y los garbanzos, y dejalos que hiervan un rato hasta que el caldo espese un poco, añadiendo un poco más de caldo o agua si se quedan demasiado secos.
  • Corregí sal y añadí el perejil picado.
  • Dejar cocinar  un minuto más y serví.

Secretito

Si has cocinaste tus propio garbanzos con algunas verduras, puedés triturarlas y añadirlas al guiso para hacerlo más cremoso.

Como cocinar bien tus garbanzos

Según los consejos de Mikel. Lo primero que debés hacer es ponerlos en remojo en agua con sal el día anterior: así la cocción será más rápida y serán más fáciles de digerir. Luego los debés poner al fuego en una cazuela con agua entre templada y caliente y una pizca de sal. El fuego debe estar fuerte los 10 primeros minutos de cocción; luego hay que bajar a muy suave para que se hagan lentamente. Si te quedás corto de agua, tenés que añadirla caliente. Si usás una olla a presión, los garbanzos tardan unos 40 minutos (o menos, dependiendo de la olla que uses y la clase de garbanzo); en una normal, entre dos horas y media y tres horas y media.

Lógicamente, si querés obtener un caldo más sabroso, podés dejar que los garbanzos viajen hacia su destino con una cebolla cortada en cuartos, una zanahoria, un puerro, unos dientes de ajo, laurel, pimienta en grano o lo que te venga en gana (recordá que esas verduras trituradas se pueden añadir al guiso)

DoctorUgarte “Come Bien Vive Mejor”

Seguinos en Instagram: @adelnutonline y en @doctor_ugarte

Si necesitás hacer una consulta o querés iniciar un tratamiento: Nos escribís a:  eldoctorugarte@gmail.com  …y lo hacemos.  

También por whatsapp al 11-5907-2200

Te damos propuestas para que tengas opciones “con ciencia” frente a un mundo saturado de información nutricional.

Todos los contenidos de doctorugarte.com tienen un propósito informativo. En ningún caso sustituyen el consejo, consulta, diagnóstico o tratamiento de tus médicos